Tailandia se hunde en el caos tras un mes de severas protestas

EFE | May 19, 2010 | 10:36 AM

Comercio cerrado

BANGKOK - Las calles de Bangkok, capital de Tailandia, quedaron casi en silencio y desiertas, después que entrara el vigor el toque de queda declarado por el Gobierno para frenar la ola de violencia y saqueos que ha seguido a la rendición de los líderes de los camisas rojas.
En la capital tailandesa, una metrópoli de más de 12 millones de habitantes y de una extensión de más de 1,500 kilómetros cuadrados, los comercios y las empresas cerró puertas cuando las autoridades anunciaron que las 20:00 hora local de este miércoles (13:00 GMT) entraría en vigor el toque de queda.Grupos incontrolados incendiaron el edificio de la Bolsa de Valores, saquearon y destruyeron comercios y grandes almacenes situados en el centro, y en al menos en otras 14 áreas de la urbe, en represalia por el asalto de las tropas contra el bastión de los camisas rojas, en el corazón comercial de Bangkok.Los diarios Bangkok Post y The Nation, los de lengua inglesa de mayor circulación y que tienen ediciones en tailandés, evacuaron a su personal por temor a que fueran blanco de un ataque de los camisas rojas, que acusan a estos periódicos se mantener una línea editorial afín al gobierno.Evacuación aéreaEl edificio del canal 3 de la televisión estatal fue incendiado, y parte de su personal fue evacuado por la azotea en helicópteros.En respuesta, el Gobierno declaró el toque de queda en Bangkok, desde las 20:00 hora local (13:00 GMT) hasta las 06:00 (23.00 GMT) del día siguiente.El anuncio de la medida provocó que las empresas cerraran y decenas de miles de ciudadanos hicieran acopio de alimentos en los supermercados y comercios que permanecían todavía abiertos en áreas de la metrópoli a las que no había llegado la violencia.Murió un periodistaDesde hace unas horas, todos los canales locales de televisión emiten continuamente mensajes advirtiendo que está prohibido salir a las calles, excepto para aquellas personas que precisan atención médica y los viajeros que parten o llegan de destinos internacionales.Al menos cinco personas, entre ellas un reportero italiano, murieron y unas 60 resultaron heridas durante los tiroteos librados por los manifestantes y soldados, que apoyados por blindados penetraron por todos los flancos en la zona ocupada desde hacía casi seis semanas.Desde que comenzaron los disturbios a raíz de que el Ejército emprendiera el pasado jueves una amplia operación para cercar a los manifestantes en su campamento, al menos 46 personas han muerto y unas 400 resultaron heridas.
©EFE
Commentarios