Nueva York suspendió participación en el programa Comunidades Seguras

Univision.com* | Jun 01, 2011 | 4:43 PM

Activistas aseguraron que la decisión del gobernador Andrew Cuomo es un 'paso correcto'

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el miércoles que ese estado suspendió su participación en el polémico programa federal denominado Comunidades Seguras.
Cuomo justificó la decisión indicando que el retiro permitirá revisar las evidencias de que el programa no está cumpliendo con sus objetivos definidos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en 2008, cuando fue puesto en funcionamiento.
Según el gobierno federal, el programa fue diseñado para deportar a criminales que cometan graves delitos. Pero el estado de Nueva York dice tener evidencia de que Comunidades Seguras está incurriendo en omisiones y que está socavando la ejecución de la ley.
Un argumento similar aportó en días pasados el Inspector General del DHS, fallo que obligó a al ministerio a investigar el programa.
"Hay preocupación por la aplicación del programa, así como su impacto en las familias, las comunidades de inmigrantes y la policía en Nueva York", dijo Cuomo.
En una carta a DHS, el despacho de Cuono dijo que la información producida hasta el momento ha puesto en duda - tanto a nivel federal como estatal - la ejecución y el efecto previsto del programa de Comunidades Seguras.
La estaban esperando
La decisión era esperada desde hace varias semanas y fue vista por activistas como un ‘paso correcto’ que beneficiará a inmigrantes indocumentados con antecedentes o delitos simples que hayan cumplido o estén cumpliendo penas de cárcel.
“Sin lugar a dudas es una movida en la dirección correcta”, dijo a Univision.com el empresario Eduardo Galeano, director de la Cámara de Comercio de Queens y un firme defensor de los derechos de los indocumentados y de la reforma migratoria. “El programa se ha prestado para su manipulación y practicar la discriminación contra la población latina”.
Galeano agregó que la puesta en vigor del programa “ha perjudicado a familias hispanas completas, sobre todo en condados donde se registra mucho racismo y donde el programa la sido cuestionado por su utilización para estos fines”.
“Además sienta el precedente de que la solución al problema pasa por la reforma migratoria”, una vía que no sólo daría la oportunidad de legalización a 11 millones de indocumentados, “sino que le brindará al país la oportunidad para recuperarse de la crisis económica”.
“Los inmigrantes son un aporte importantísimo para el progreso. Hay más de 10 millones de trabajadores que no vinieron a utilizar a Estados Unidos, sino a contribuir con su progreso”, destacó.
En una carta a DHS, el despacho de Cuono dijo que la información producida hasta el momento ha puesto en duda - tanto a nivel federal como estatal - la ejecución y el efecto previsto del programa de Comunidades Seguras.
Clima de tranquilidad
A las declaraciones de representantes federales se sumaron apoyos de dirigentes políticos locales quienes se congratularon con la decisión de Cuomo.
"La decisión para poner fin al programa Comunidades Seguras permitirá restaurar los derechos y la justicia a los inmigrantes”, dijo el senador estatal Adriano Espaillat, Presidente del Caucus Latino del Senado. “Debemos adoptar políticas y reformas que refuerzan nuestra población diversa, no penalizarlo por inculcar un sentido de temor a la deportación ilegal en nuestros vecindarios", agregó.
El senador estatal Gustavo Rivera, vicepresidente del Caucus Latino del Senado, dijo: "Aplaudo al Gobernador Cuomo por tener el coraje de poner fin a la existencia de este programa en Nueva York. El programa de Comunidades Seguras tiene víctimas miedo”.
El asambleísta Félix Ortiz dijo que "el programa de Comunidades Seguras ha hecho lo contrario de lo que debía hacer, y el gobernador Cuomo tomó la decisión correcta de eliminarlo”.
Asimismo, Thomas H. Mungeer, presidente de la New York State Police Benevolent Association, dijo que "apoyamos la acción Gobernador Cuomo” y resaltó el trabajo conjunto que las policías deben realizar con las comunidades para controlar el crimen en el estado. Agregó que Comunidades Seguras no estaba permitiendo “mantener una relación de confianza con la comunidad”.
Y Jack Mahar, alguacil del Condado de Rensselaer y Presidente de la Asociación de Sheriffs del estado de Nueva York, dijo que “mucha gente se pregunta si Comunidades Seguras realmente ha logrado sus objetivos”.
Breve historia
El programa Comunidades Seguras fue puesto en funcionamiento en 2008 bajo la administración del ex presidente George W. Bush (2001-2009) con la premisa que se trataba de un plan al que los estados se adherían voluntariamente.
En abril de este año la legisladora demócrata Zoe Lofgren (California), exigió al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) una investigación para determinar si empleados de ese ministerio le mintieron al público, a los gobiernos locales y al Congreso sobre el programa, al afirmar que se trataba de un plan obligatorio y no voluntario, como había sido diseñado.
Comunidades Seguras permite identificar a los inmigrantes que podrían ser deportados debido a su estado de migratorio o a haber cometido un crimen.
Lofgren pidió al inspector general del DHS y a la Oficina de Responsabilidad Profesional revisar las declaraciones hechas por los empleados del departamento, incluido el personal de Inmigración y Control de Aduanas.
Declaraciones falsas
La congresista argumentó que “declaraciones falsas y engañosas” de funcionarios y empleados del DHS “pueden haber sido intencionales, mientras otras se hicieron de manera imprudente, a sabiendas de que eran ambiguas y posiblemente crearían confusión", en referencia al funcionamiento del programa y la participación de los estados.
John Morton, director del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), se disculpó y dijo que su agencia es responsable de la "confusión y declaraciones inconsistentes" en una carta enviada a Lofgren.
Morton dijo que su agencia ha realizado algunos cambios como consecuencia, incluyendo el despido de un contratista que fue el "autor de varios correos electrónicos inapropiados".
El funcionario añadió que la ley federal requiere el intercambio de información entre las agencias federales específicamente para el control de la inmigración y los gobiernos estatales y locales no pueden prohibir ese intercambio.
No es el primero
A finales de mayo el estado de Illinois abandonó el programa, decisión que este miércoles fue seguida por Cuomo y que algunas ciudades, como San Francisco, en California, anunciaron su salida pese las advertencias del DHS.
Nueva York ingresó al programa en mayo del año pasado por decisión del entonces gobernador David Paterson, quien firmó el acuerdo con el DHS y afilió los 62 condados al sistema de seguridad.
"Este programa divide las familias. La mayoría de los deportados no tienen antecedentes penales. Es hora de que nos unamos, es hora de que los inmigrantes defiendan sus derechos", expresó a un corresponsal de la Agencia Mexicana de Noticias (Notinex), el reverendo Fabián Arias.
Los activistas de Nueva York aseguran que Comunidades Seguras convirtió a policías locales en agentes federales de inmigración.
En las últimas semanas funcionarios electos entre concejales municipales, senadores y asambleístas estatales enviaron cartas al gobernador en la que le pidieron que retirara la participación de Nueva York del programa federal.
Herramientas para deportar
Comunidades Seguras junto al programa E-Verify, que chequea la identidad y el estado migratorio de millones de trabajadores en Estados Unidos, han sido las `principales herramientas para el éxito de la política migratoria del presidente Barack Obama que en los dos primeros años de su mandato ha deportado a más de 800 mil inmigrantes, cifra récord en la historia del DHS.
Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), reiteró que entre seis y siete de cada 10 expulsados por el gobierno de Obama “carecen de antecedentes criminales serios que los convierta en una amenaza seria para la seguridad nacional”.
“Cada vez más se escuchan las voces que cuestionan la efectividad del programa de Comunidades Seguras”, dijo Katherine Vargas, secretaria de prensa del Foro Nacional de Inmigración “A pesar de que el programa fue creado para identificar a los criminales más peligrosos, la realidad es que las mismas estadísticas de ICE demuestran que la mayoría de los detenidos por este programa carecen de antecedentes criminales o tan solo han cometido delitos menores como infracciones de tráfico”, agregó.
“La Administración de Obama debe de escuchar la creciente andanada de preocupaciones sobre la efectividad de este programa y suspender su expansión hasta que se realice una investigación exhaustiva y se efectúen medidas preventivas que garanticen su correcta implementación”, añadió Vargas.
Tanto Comunidades Seguras como E-Verify dan vida a lo que activistas denominan “redadas silenciosas”, una nueva modalidad que hace uso del recurso tecnológico para primero ubicar a los indocumentados y luego deportarlos de Estados Unidos.
Entre octubre de 2008 y el 31 de marzo de 2011, el ICE deportó a 101,741 personas, dijo Michael Gilhooly, director de comunicaciones de esa agencia federal para el noreste de Estados Unidos. De ellos, 72,445 eran inmigrantes que cometieron un crimen, agregó.
©Univision.com*
Commentarios