La mexicana María Suárez recibió la tarjeta verde (green card) de Estados Unidos

Univision.com y Agencias | Aug 12, 2009 | 9:16 AM

Cúmulo de lágrimas

LOS ANGELES - Una mujer mexicana que estuvo en prisión dos décadas tras ser condenada por conspirar para matar a un hombre, quien según señalaron posteriormente las autoridades la había violado y torturado, obtuvo green card o tarjeta verde.
María Suárez, quien ingresó al país legalmente en 1976, recibió la residencia legal permanente en Estados Unidos después de poseer una visa especial para víctimas de tráfico de personas durante más de cuatro años."Esta es hermosa", comentó Suárez, de 49 años, sobre la nueva tarjeta. "Tiene más dolor, más lágrimas; tiene tanta experiencia", enfatizó.Suárez, quien pasó 20 años en una cárcel, fue arrestada por el servicio de inmigración para ser deportada. Pero por gestiones hechas por congresistas federales ante el gobernador Arnold Schwarzenegger fue perdonada y en 2004 recibió una visa T, documento que el Departamento de Estado concede a víctimas de tráfico humano.El grupo de parlamentarios, encabezados por Hilda Solis (demócrata de California), dijo en 2005 que Suárez fue convicta "equivocadamente" y que "merece la oportunidad de comenzar su vida nuevamente en Estados Unidos con su familia".Vendida por $200Suárez llegó a Estados Unidos cuando tenía 15 años de edad. Fue vendida como esclava por $200 y sujeta, por años, a abuso sexual y tortura por el individuo que la compró."Llegué a este país (…) en busca de trabajo, y cuando empecé a trabajar con ese señor nunca me imaginé lo que ahí viviría. Se dedicaba a hacer brujería. Primero me golpeaba, y con el paso del tiempo abusó sexualmente de mí", contó Suárez en 2005, tras recibir el permiso para quedarse en Estados Unidos."Las violaciones duraron más de cinco años. Perdí mi virginidad y mis ilusiones a enamorarme. Lo odiaba, pero le tenía mucho miedo", agrega.Según ella contó, la trajeron de México con engaños de una mujer que la vendió a un hombre identificado como Anselmo Covarrubias, individuo que realizaba limpias espirituales y practicaba el oficio de la brujería."Desde mi primer día, cuando me quise ir, me golpeó y quedé inconsciente. Y de ahí ya no pude salirme, por miedo a sus poderes, ni podía contarle a mi familia la verdad, porque tenía miedo que los matara o que pasara lo peor", narró Suárez. Muerte y juicioEn 1981 Covarrubias fue asesinado. Suárez fue arrestada y llevada a juicio, donde fue acusada de haber participado en el crimen. La condenaron a cumplir una pena de 25 años a cadena perpetua."El día en que su inquilino, René Soto, lo mató, me pidió que limpiara el palo con el que lo golpeó y que lo escondiera. Lo hice", dijo Suárez. "Ese fue el cargo que me hicieron, el de conspiración".Veintidós años más tarde, el 18 de diciembre de 2004, el gobernador Schwarzenegger firmó la orden de libertad tras conocerse que René Soto había reconocido que había asesinado a Covarrubias porque le tenía miedo "por sus brujerías" y porque había hostigado sexualmente a su esposa."Yo no lo maté", subrayó Suárez. "Pero el abogado público que me defendía, cuando le hicieron llegar rectificaciones, respondía que no iba a hacer nada, porque era mexicana y porque yo no tenía dinero".Años después "a ese defensor de oficio lo expulsaron del Colegio de Abogados de California", recordó la inmigrante.¿Qué opina del programa de protección a víctimas de tráfico humano? Comente aquí.

Batalla interminable

Durante los 22 años en la prisión de Chino, California, Suárez apeló una y otra vez la condena. Se convirtió en una interna ejemplar, aprendió un oficio, tomó clases de inglés, terminó la educación secundaria y se agenció de recursos vendiendo objetos que ella misma confeccionaba.También tomó clases universitarias, fue voluntaria en numerosos programas de rehabilitación carcelaria, donó su cabello a pacientes de cáncer y fue tutora de otras presas. Incluso impartió clases de inglés y aerobics a indocumentadas detenidas.En 2002 la Junta de Términos Carcelarios (Board of Prison Terms –BPT-), reconoció que Suárez "sufrió un nivel extremo" del síndrome de la mujer golpeada y aprobó su libertad condicional, pero el entonces gobernador Gray Davis se opuso al veredicto y negó en dos ocasiones la libertad.Un año después, el gobernador Schwarzeneger permitió una nueva apelación de la junta, y el 18 de diciembre Suárez quedó en libertad, pero fue arrestada por el servicio de inmigración."Me robaron mi juventud y mi sueño americano pasó a ser una pesadilla", dijo. "Pero aún así, quiero quedarme aquí, porque toda mi familia ya se vino de Michoacán y ya no hay nadie allá" [en México]. Nuevas esperanzasEn 2008 Suárez logró que la Corte Suprema invalidara su condena por parte de un jurado y se declaró culpable de un delito menor, homicidio involuntario, dijo Brigit Greeson Álvarez, una de sus abogados, dijo The Associated Press.Eso ayudó a Suárez a solicitar su residencia permanente, lo cual la regresa a su estatus de inmigración que tenía antes de iniciar su dura experiencia.Sharon Rummery, una vocera del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos, rechazó hacer comentarios sobre el caso.Desde su liberación en el 2004, Suárez ha estado trabajando como consejera de víctimas de violencia intrafamiliar y educando personas sobre el tráfico humano.Con su tarjeta de residencia, Suárez espera poder llevar ese mensaje a Latinoamérica y naciones asiáticas para evitar que los traficantes atraigan a mujeres pobres y vulnerables con historias engañosas sobre una vida opulenta en Estados Unidos."Quiero ir desde abajo, donde necesitamos realmente comenzar a educar a la gente y crear conciencia de lo que está ocurriendo", señaló.
©Univision.com y Agencias
Comentarios