Caravana por la paz seguirá 'ruta del dolor' en México

Univision.com y Agencias | May 31, 2011 | 5:05 PM

Habrá 12 escalas

MEXICO - La caravana del poeta Javier Sicilia que arranca el sábado en México se detendrá en 12 ciudades afectadas por la violencia siguiendo una "ruta del dolor" y será apoyada por inmigrantes de Centroamérica y manifestaciones en Estados Unidos, informó el escritor.
La "Caravana Consuelo por la Paz con Justicia y Dignidad" partirá de Cuernavaca (centro), la ciudad donde vive Sicilia y donde fue hallado el 28 de marzo el cadáver de su hijo junto a otras seis personas asesinadas y torturadas.
Firmarán pacto ciudadano
El recorrido finalizará el jueves 9 de junio en Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, donde al día siguiente se debatirá y firmará un pacto ciudadano para detener la violencia y se concluirá con un acto público el sábado.
La caravana forma parte de la tercera fase del movimiento "Estamos hasta la madre" detonada a raíz de la muerte del hijo del poeta y que ya ha organizado dos manifestaciones, la última de las cuales logró congregar a unas 85,000 personas en el Zócalo (plaza central) de Ciudad de México el 8 de mayo.
"Vamos por toda una buena parte de la ruta del dolor", explicó en conferencia de prensa Sicilia al detallar el recorrido.
Durante el recorrido de más de 2,000 km los participantes pernoctarán en ciudades como Morelia, Durango, Torreón y Monterrey, escenarios de hechos violentos registrados en México, como los combates entre narcotraficantes o el descubrimiento de fosas clandestinas con cientos de cadáveres.
El objetivo de la caravana
El objetivo de la caravana es "volvernos a reencontrar, a mirar a los ojos, volver a encontrar esta condición de seres humanos y a partir de ahí empezar a construir esta conciencia ciudadana", añadió.
Sicilia dijo que espera una amplia movilización de los mexicanos "porque de esto depende que salgamos del infierno en el que estamos metidos".
El poeta dijo que el 11 de junio se realizarán en forma simultánea eventos públicos en Ciudad Juárez y en la vecina ciudad estadounidense de El Paso (Texas), que serán apoyados por otras organizaciones en diferentes ciudades de ese país.
Cártel del  Pacífico Sur ligado a crimen del hijo de Sicilia
Sicilia ha señalado que la captura la semana pasada de los asesinos de su hijo, anunciada por la policía, no es suficiente para detener la caravana.
Los autores materiales e intelectuales del crimen de Francisco Sicilia, de 24 años, y sus seis acompañantes, han sido detenidos e identificados como miembros del cartel del Pacífico Sur que actuaban apoyados por el jefe de policía de Cuernavaca, también capturado.

Revisar estrategia militar

La violencia que ya dejó 40,000 muertos en México desde fines de 2006, más que la guerra en Irak en el mismo lapso, no parará enviando al Ejército a sus cuarteles, sino replanteando la errada estrategia oficial, dice el poeta Javier Sicilia, cabeza de una marcha que pide el fin del desangre del país.
"Estamos sumando muchos dolores, dejando al país con una generación de muertos", señala el escritor de 55 años, quien junto a cientos de víctimas de la violencia ha caminado 90 km desde Cuernavaca, donde su hijo fue torturado y asesinado junto a seis acompañantes supuestamente por un grupo del narcotráfico.
"Seguridad Nacional no sólo es sacar las tropas a las calles, son muchas cosas más. Tampoco podemos devolver al Ejército de la noche a la mañana" a los cuarteles, manifestó a la AFP, antes de comenzar la cuarta y última jornada el domingo en Ciudad de México.
"Tenemos que sentarnos a pensar la estrategia, porque la que se ha utilizado hasta ahora está equivocada y ha terminado por producir 40.000 muertos".
El presidente Felipe Calderón ha convertido el despliegue de unos 50.000 militares en punta de lanza contra los cárteles, una estrategia aplaudida por Estados Unidos, pero cuestionada por la oposición y organismos de derechos humanos.
Jóvenes víctimas
Sicilia luce cansado, la piel quemada -pese a un sombrero de fieltro- y la barba de varios días, que junto a sus lentes enmarcan siempre una sonrisa, salvo cuando se evoca a su hijo de 24 años, cuando se transforma en rictus.
Le duele el asesinato de su hijo, según una de las muchas versiones -a veces contradictorias- de las autoridades, por una banda narcotraficante que goza de la complicidad de policías.
Pero no sólo le duele esa muerte: también las de los jóvenes sicarios, víctimas a su modo, dice.
"Todos producen un dolor muy grande. No sólo los muertos buenos, los inocentes que caen en episodios absurdos, o las víctimas de omisiones o complicidades de la fuerza pública. Están también los otros muertos: niños y jóvenes mexicanos a quienes la falta de oportunidades, la pobreza o la ambición -no sabemos bien qué circunstancias- terminaron arrojándolos al narcotráfico", dijo.
Cuando los muertos se cuentan por miles, se corre el riesgo de olvidarlos. Por eso Sicilia se empeña en poner sus caras y rostros al frente de las marchas, para que no sean sólo un número. "Tenemos que ponerle rostro a las víctimas: a todas", dice mientras organiza a sus acompañantes para otra prolongada caminata.
Ahora, esta listo para su siguiente paso de su movimiento, que no pide apoyo de partidos sino de organizaciones ciudadanas, es la firma en junio de un pacto "por la dignidad nacional", en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, la más sacudida por la violencia.
"Hay que hacer un trabajo fino, lento, mirando todas las aristas, consultando a expertos ciudadanos, a gente que no tenga intereses propios y sobre todo saber que no queremos un Estado policíaco o militar, no. Queremos un Estado democrático y de derecho", apunta.
Sicilia teme que los políticos, de cara a las presidenciales de 2012, podrían convertir el tema de la violencia en factor de división y no de unidad nacional.
"Los partidos con sus discursos están dando un pésimo mensaje al país, con la violencia verbal entre ellos", cuestiona mientras enciende un cigarrillo.
©Univision.com y Agencias
Comentarios