Activistas presionan a Obama para que empuje con más fuerza la reforma migratoria

Univision.com y Agencias | Apr 03, 2010 | 1:53 PM

Campaña en la mira

WASHINGTON - El no cumplimiento de la promesa de campaña, de empujar en el Congreso un plan de reforma migratoria en el primer año de su mandato, le está costando un fuerte dolor de cabeza al Presidente Barack Obama. Si bien otros temas de interés nacional tales como la economía, las guerras en Afganistán e Irak y el debate de la reforma de salud postergaron irremediablemente el compromiso, hay quienes creen que los esfuerzos del mandatario fueron "tibios" y ahora demandan que aumente la presión para lograr que millones de indocumentados legalicen sus permanencias en 2010.
Pero la presión también está dirigida a la Casa Blanca. Grupos nacionales pro inmigrantes anunciaron el viernes nuevas protestas y movilizaciones para pedir a Obama que "rinda cuentas" a la comunidad hispana de Estados Unidos y comience a debatirse la reforma migratoria en un plazo no mayor a dos meses, antes del receso del Congreso.
Si ocurre una demora, es probable que el debate nunca se lleve a cabo porque comienza la campaña electoral que culmina el primer martes de noviembre, cuando los estadounidenses renueven el legislativo."Para los latinos el lema este año es que hay que rendir cuentas", dijo Clarissa Martínez, directora de Campañas Nacionales y de Inmigración del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), en rueda de prensa, junto con representantes de otras organizaciones.
Faltó garraMartínez apuntó que "la promesa del cambio" de Obama fue lo que le dio "energía" a la comunidad hispana para participar en las elecciones presidenciales de 2008 y lamentó que el apoyo del presidente haya sido más "tibio" en el último año."El presidente hizo esa promesa muy clara y de manera muy especifica" y ahora es "importante demostrar que pueden rendir cuentas al haber ganado ese apoyo y rendir resultados en las promesas que se hicieron", dijo.
En los comicios presidenciales de noviembre de 2008 acudieron a las urnas unos 10 millones de votantes hispanos y más del 65 por ciento votó a favor de Obama, respaldo que le permitió desmarcarse de su rival, el senador republicano John McCain (Arizona) y encaminarse a la Casa Blanca.¿Qué opina del papel desempeñadp por el Presidente Barack Obama en el debate migratorio? Opine aquí.

Demasiado tiempo

Diecisiete meses después de aquella histórica victoria, los hispanos reclaman el cumplimiento de promesas y llevan a cabo una batalla nacional de movilizaciones para que la Casa Blanca y el Congreso se pongan de acuerdo e inicien un debate que permita cambiar las leyes de inmigración vigentes para que unos 12 millones de indocumentados (10.8 millones según el gobierno) inicien un largo peregrinaje hacia la residencia permanente y luego la ciudadanía estadounidense.
La batalla, sin embargo, no es fácil y se avecinan días complejos y complicados, donde prevalecerán las estrategias de campaña para captar, demócratas y republicanos, el mayor número de votos posible y hacerse con el control del poder del Congreso.Los activistas que dirigen las organizaciones lo saben, están conscientes de que la lucha por la reforma es "una batalla campal" y por ese motivo anunciaron nuevas movilizaciones, esta vez para el 10 de abril y el 1 de mayo en ciudades como Las Vegas, Chicago, Nueva York y Los Angeles.
Movilización nacionalEl pasado 21 de marzo reunieron unos 200 mil manifestantes en Washington DC y el 27 marcharon cerca de 7 mil por el centro de Los Angeles, California, para pedir el comienzo del debate migratorio y que el Gobierno federal frene las redadas y las deportaciones hasta que concluyan las discusiones legislativas.
Tanto Martínez como la portavoz del Foro Nacional de Inmigración, Katherine Vargas; la organizadora regional de la Campaña de Reforma Migratoria PRO América, Petra Falcón; y el portavoz de la colación por los Derechos Humanos de los inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), Jorge-Mario Cabrera, mencionaron que es el momento de los hispanos y que las movilizaciones no se detendrán hasta ver resultados concretos."Vamos a marchar y a presionar hasta que duelan los huesos", dijo Cabrera a Univision.com. "Ahora es el momento, la oportunidad. No podemos quedarnos quietos esperando que lo hagan por nosotros. Somos los hispanos de Estados Unidos quienes tenemos la responsabilidad de participar y luchar por los derechos de nuestra comunidad", agregó.

Pequeños pasos

Hasta ahora la reforma migratoria ha dado pequeños pasos en el Congreso y los directivos esperan más en el curso de abril y mayo.El 15 de diciembre un grupo demócrata liderado por el congresista Luis Gutiérrez, envió a la Cámara de Representantes un proyecto de ley que incluye una vía de legalización para indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.Los republicanos no participaron en el esfuerzo.La tercera semana de marzo los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York y presidente del poderoso Subcomité de Inmigración del Comité Judicial del Senado) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), anunciaron un borrador de reforma basado en cuatro puntos:Reforzar la seguridad en la frontera;Poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados;Tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, yEl establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales.
Faltan votosLos activistas apoyan la iniciativa senatorial, pero advierten que "vamos a necesitar los votos del partido republicano" para que el proyecto sea aprobado.Los demócratas cuentan con 57 de los 100 asientos del senado, pero entre 10 y 12 legisladores no apoyan la reforma migratoria comprensiva porque fueron electos en distritos electorales cuyos votantes no quieren que se legalice a los indocumentados.Graham en el único republicano, hasta ahora, que públicamente apoya la elaboración de un plan bipartidista. Se necesitan 60 votos para que el proyecto sea aprobado.Vargas, del Foro Nacional de Inmigración, subrayó la importancia de que comience el trámite formal de la reforma en el periodo de dos meses para que se presente en el Comité Judicial del Senado y para que se realice el debate y el proceso legislativo antes de las elecciones legislativas de noviembre.Martínez lamentó que cada vez se está dando más espacio al periodo previo electoral mientras "se encoge el periodo de acción" a favor de la reforma comprensiva, dejando al electorado "problemas más grandes que no parece que tengan la voluntad de resolver".El 10 de abrilLa organización Pro América, entidad que aglutina a unas 800 organizaciones que demandan la aprobación de una reforma migratoria comprensiva, anunció en su página de Internet que el 10 de abril habrá una marcha en Las Vegas a la que asistirán el congresista Luis Gutiérrez y el Senador Harry Reid (líder de la Cámara Alta).A su vez, Cabrera dijo que el 1 de mayo todas las organizaciones de Los Angeles marcharán unidas con un solo propósito, y que esperan congregar a unos 100,000 manifestantes en el centro de la ciudad.El 25 de marzo de 2006 una marcha convocada para exigir al Congreso que no aprobara una ley que criminalizaba la estadía indocumentada reunió a más de 500 mil personas. La concentración evocó el movimiento por los derechos civiles que en la década de los sesenta encabezó el reverendo Martin Luther King.Marchas similares se llevaron a cabo en Phoenix, Dallas, Chicago, Nueva York y Washington DC, pero el 3 de junio de ese año el entonces liderazgo republicano del Congreso canceló el debate migratorio aduciendo razones de seguridad nacional.
©Univision.com y Agencias
Comentarios