Abusos contra indocumentados

EFE | Sep 19, 2008 | 4:28 PM

Sin agua ni comida

TUCSON, Arizona - La organización humanitaria "No Más Muertes" dio a conocer un informe en el que denuncia abusos cometidos en contra de inmigrantes indocumentados a manos de la Patrulla Fronteriza en la frontera de Arizona.En el documento de 104 páginas se resalta que los indocumentados no reciben suficiente agua y comida cuando se encuentran bajo custodia de la agencia federal, así como cuidado médico y asesoría sobre sus derechos. También se recogen quejas sobre abuso físico y verbal.
"Este es un reporte basado en el testimonio recopilado de más de 3,000 inmigrantes indocumentados en los últimos dos años en nuestros albergues establecidos en las ciudades fronterizas de Nogales, Agua Prieta y Naco en Sonora, Mexico", dijo a Efe, la paramédica Maryada Vallet, de la organización.
En el informe Cruzando la línea, abusos de derechos humanos en custodia a corto plazo de la Patrulla Fronteriza, se exponen casos de indocumentados que llegaron a los albergues de ayuda de la organización humanitaria con huesos rotos, pies destrozados por tanto caminar en el desierto y hambrientos. La organización clasificó como "indocumentados en custodia a corto plazo" a todos aquellos que fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza por 72 horas o menos antes de ser deportados. "Son personas que cuando son arrestadas por la Patrulla Fronteriza reciben muy poca agua, a pesar de que en muchos casos ya tienen tres o cuatro días de haber caminado en el desierto, están exhaustos y sumamente deshidratados", explicó Vallet. Abusos físico y verbal Otros inmigrantes se han quejado de abuso físico y verbal, de la separación de miembros de la familia y de que mujeres y niños sean deportados a altas horas de la noche en la frontera. "Otra queja común es que no les regresan sus pertenencias, como mochilas, dinero e identificaciones como la tarjeta para votar mexicana", agregó la voluntaria. Miembros de "No Más Muertes" presentan hoy en Washington D.C el informe y darán su testimonio ante miembros de dos subcomités del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Mañana, será presentado ante Amnistía Internacional.

"Crisis humanitaria"

"Queremos poner hueso y carne a todas esas personas que han muerto en la frontera y hablar sobre el tratamiento que reciben los inmigrantes indocumentados", dijo hoy a Efe el congresista Raúl Grijalva (D-Arizona).El legislador dijo que cada miembro del Congreso federal recibirá una copia del reporte y también se enviará una al Secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff."Estamos ante una crisis humanitaria de la cual nadie quiere hablar", agregó el congresista demócrata durante una entrevista telefónica.En su opinión, el Gobierno federal debe de tomar en cuenta el aspecto humanitario y el trato que reciben los inmigrantes cuando se habla de la seguridad en la frontera, sobre todo, en áreas como el desierto de Arizona donde anualmente se registran cientos de muertes de inmigrantes indocumentados."Es como si los inmigrantes no tuvieran derechos, como si su vida no tuviera valor", enfatizó Grijalva.TestimoniosEn el reporte se dan los testimonios, entre otros, de un grupo de 15 indocumentados que fueron obligados a correr en el mismo lugar por 30 minutos.Los agentes les dijeron que se querían cerciorar que no quisieran regresar de nuevo.Los oficiales supuestamente patearon a todos aquellos que se detenían, incluyendo dos varones menores de edad, de 14 y 16 años y tres mujeres.Otro inmigrante indocumentado de nombre "Herman" dijo a los voluntarios que su grupo fue obligado a permanecer boca abajo contra el lodo, mientras los agentes fronterizos llenaban el papeleo de su detención, mientras los insultaron llamándolos entre otras cosas "mala gente" y "mojados".Por su parte, Vallet dijo que el grupo humanitario sugiere se hagan cambios y se establezca una ley sobre el trato que deben de recibir los indocumentados cuando se encuentran bajo custodia.
©EFE
Comentarios