Manuel Zelaya volvió a Honduras, tras exilio de 16 meses

Univision.com y Agencias | May 28, 2011 | 3:48 PM

'Animal político'

TEGUCIGALPA - El ex presidente hondureño Manuel Zelaya regresó este sábado a Honduras, donde le esperaba una bienvenida multitudinaria, poniendo fin a un exilio de 16 meses en República Dominicana, casi dos años después de ser derrocado en un golpe de Estado, comprobaron periodistas de la AFP.
El derrocado presidente Manuel Zelaya arribó el sábado a la capital hondureña en un avión venezolano procedente de Nicaragua, tras varios meses de exilio.
Llegó a la base aérea del aeropuerto internacional Toncontín acompañado por su esposa Xiomara Castro, dos de sus hijas y varios de sus ex funcionarios en un jet de la línea Conviasa de Venezuela.
Llegó en compañía del ex presidente panameño Martín Torrijos y los cancilleres Nicolás Maduro de Venezuela y David Choquehuanca de Bolivia. También del representante de la presidencia de República Dominicana Miguel Mejía y la ex senadora colombiana Piedad Córdoba.
El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza y la canciller colombiana María Angela Holguín también se encuentran en Tegucigalpa para verificar el cumplimiento del acuerdo que permitió el retorno.
Miles de simpatizantes agrupados en el Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, lo recibieron en las afueras de la base, bailando al compás de música contestataria y corridos mexicanos.
La mayoría pernoctó desde el viernes en tiendas de campañas en los alrededores de la terminal aérea. La policía custodió discretamente el lugar.
Al menos cuatro personas se desmayaron por el intenso calor luego de una noche de fuertes lluvias en la ciudad y que el agua se agotó en los puestos de ventas de la zona. Fueron atendidas por los cuerpos de socorro.
Muchísimos seguidores estaban afuera de la base vistiendo de rojo y negro, los colores del Frente, y enormes fotografías y pancartas de su líder.
Otros lo aguardaban con sombreros de paja semejantes al tejano que acostumbra usar Zelaya, con leyendas como "Urge Mel (diminutivo familiar del ex mandatario".
El ex presidente regresa en busca de disputarle el poder a los grupos dirigentes que lo derrocaron en un golpe de Estado el 29 de junio de 2009.
'Mensaje de esperanza y optimismo'
De acuerdo a CNN, Manuel Zelaya habría besado el suelo hondureño tras bajar de la aeronave; luego, se trasladaba junto a su comitiva en un vehículo que el mismo conducía.
Volver a Honduras "significa un mensaje de esperanza y optimismo para las democracias de Latinoamérica", dijo Zelaya en declaraciones exclusivas a la cadena de televisión venezolana Telesur, las primeras que formuló tras volver de un exilio de 16 meses en República Dominicana.
"Hoy (sábado), después de casi dos años, después de una lucha de toda Latinoamérica, hemos logrado volver a nuestra tierra a abrazarnos con nuestro pueblo", agregó el ex mandatario, quien vestía su tradicional sombrero blanco, un traje oscuro y botas de cuero.
Zelaya llegó desde Managua a Tegucigalpa luego de 16 meses de exilio en República Dominicana, 23 meses después de haber sido depuesto en un golpe que puso en jaque la integración centroamericana y causó la marginación de Honduras de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Sobre el arribo de Zelaya, en su cuenta de Twitter, el presidente venezolano Hugo Chávez escribió: "Volvió Mel Zelaya a su Patria Hondureña! Es una gran victoria del puebloHondureño! AbajoLasdictaduras! VivaElPoderPopular! VivaLaDemocraciaReal".
"Como animal político, haré una lucha política pacífica y democrática", declaró Zelaya en Santo Domingo el viernes, antes de partir hacia Managua, desde donde voló a Tegucigalpa.
Zelaya llegó junto a su esposa y otros familiares, cargando un gran capital político con el que pretende recuperar el poder, en un país pobre que se apresta a regresar a la OEA el próximo miércoles, paso clave para que pueda recibir nuevamente créditos y ayuda del exterior.
Le esperaba una bienvenida multitudinaria en toda Honduras. Le darán la bienvenida a 'Mel' en un acto en la plaza Isis Obed Murillo, cerca del aeropuerto de Toncontín, que lleva el nombre de un manifestante zelayista de 18 años muerto en ese lugar por las fuerzas de seguridad una semana después del golpe.
Zelaya, de 58 años, llegó en avión junto al presidente nicaragüense Daniel Ortega y el canciller venezolano Nicolás Maduro, según la prensa local.
El presidente derechista hondureño Porfirio Lobo, con quien Zelaya firmó un acuerdo de reconciliación en Colombia el domingo pasado, lo recibirá este mismo sábado en la Casa de Gobierno, junto al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y la canciller colombiana, María Angela Holguín.
"Él (Zelaya) va a venir a acá al palacio a hablar con el presidente, nosotros estaremos aquí cuando él venga", dijo Insulza el viernes.
Colombia y Venezuela son garantes del acuerdo firmado por Lobo y Zelaya.
Bienvenida popular
El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que aglutina a zelayistas, organizó una bienvenida popular para este liberal que dio un giro a la izquierda tras llegar al poder en 2006 y que fue derrocado en un golpe ejecutado por el Ejército con el aval del Congreso y de la Corte Suprema.
Zelaya regresó con planes de convertir al FNRP en un partido político para competir en las elecciones de 2013, pero su desafío inicial será mantener unidos a sus aliados, que van desde antiguos liberales a sindicalistas de izquierda.
Si quiere ser candidato, Zelaya debe lograr una reforma constitucional, pues los ex presidentes no pueden postularse. El tema de la reforma fue incluido en el acuerdo firmado con Lobo, aunque no resultará fácil instrumentarlo, pues es necesario convocar a un plebiscito, cuyo procedimiento es complejo.
Si fracasa la reforma, el FNRP pretende levantar como candidata presidencial a la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, quien "se ha ganado ese derecho en las calles desde el golpe", dijo el subcoordinador del FNRP, Juan Barahona, a la AFP.
Lobo gestionó su regreso, para lo cual convenció a la justicia de que cerrara los juicios contra Zelaya, porque su retorno era esencial para que Honduras sea readmitida en la OEA.
Durante su gobierno Zelaya adoptó un discurso socialista y vinculó a Honduras al ALBA del presidente venezolano Hugo Chávez, lo que despertó los recelos de la clase dirigente y condujo a su caída. A estos grupos ahora intentará ganarles la partida.
Zelaya fue derrocado el día en que haría una consulta nacional para avalar un referéndum dirigido a cambiar la Constitución. Sus enemigos dijeron que quería permitir la reelección y la consulta fue declarada inconstitucional por el Congreso y la Corte Suprema, que contaron con el apoyo del Ejército para detenerlo y expulsarlo a Costa Rica.
Hizo dos intentos fallidos de regresar a Honduras, hasta que volvió subrepticiamente y se refugió el 21 de septiembre de 2009 en la embajada brasileña. Allí permaneció hasta que se exilió el 27 de enero de 2010, día en que culminó su mandato constitucional y asumió Lobo.
Entre fiesta y críticas
 El regreso de Zelaya se da en medio de la fiesta de sus seguidores y las críticas de sus detractores que lo acusaron de intentar convocar a una Constituyente para fundar una nación de corte socialista.
El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA José Miguel Insulza y la canciller colombiana María Angela Holguín se encuentran en Tegucigalpa para verificar el cumplimiento del acuerdo que permitió el retorno.
Algunos de sus simpatizantes pernoctaron en tiendas de campañas en los alrededores del aeropuerto y otros se concentraron en una pequeña plaza cercana, donde el ex mandatario hablará a sus seguidores que conforman el Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió tras el golpe de Estado.
"Honduras está de fiesta", afirmó Ronnie Huete de Radio Globo, afín a Zelaya.
La Unión de Escritores y Artistas expresó en un comunicado que el regreso "constituye un acto histórico de envergadura extraordinaria que se celebra en toda Latinoamérica, junto a los pueblos heroicos que conocen la ardua lucha de la liberación nacional".
Sin embargo, el Comité Patriótico de la Defensa de la Constitución dijo en un comunicado que Zelaya "es repudiado por la mayoría de los hondureños y, por eso, se escuda en sus padrinos internacionales".
La llegada de Zelaya está garantizada por el denominado Acuerdo de Cartagena de Indias firmado el 22 de mayo con la mediación de los mandatarios Hugo Chávez de Venezuela y Juan Manuel Santos de Colombia.
El acuerdo firmado por Zelaya y el actual presidente hondureño Porfirio Lobo auspició el regreso del mandatario derrocado y la reincorporación de Honduras a la OEA, tras el golpe de Estado.
La OEA analizará el miércoles la situación hondureña en una asamblea extraordinaria a celebrarse en Washington.
El hijo del ex gobernante, Héctor Zelaya, dijo que "los golpistas actuaron bajo un sentimiento de rencor y ese capítulo debe ser cerrado".
Los militares expulsaron a Zelaya a Costa Rica el día del golpe de Estado. En un intento por recuperar el poder, él regresó subrepticiamente a Tegucigalpa en septiembre de 2009 y se refugió en la embajada de Brasil, donde permaneció más de cuatro meses.
De la sede diplomática salió el 27 de enero de 2010 hacia República Dominicana con un salvoconducto otorgado por Lobo.
©Univision.com y Agencias
Commentarios