Masiva redada en Iowa

Univision.com y Agencias | May 12, 2008 | 10:57 PM

La versión del gobierno

DES MOINES, Iowa - Los malos presagios anunciados el viernes se hicieron realidad el lunes cuando más de 390 trabajadores inmigrantes fueron detenidas el lunes durante una redada ejecutada por agentes federales del departamento de Seguridad Nacional (DHS) en un frigorífico de Postville, al noroeste de Des Moines, estado de Iowa. Pero un legislador demócrata de Iowa advirtió que los detenidos sobrepasaron los 600, transformando la redada en una de las mayores registradas en los últimos años en Estados Unidos.
Kadia Koroma, portavoz del departamento de Justicia, dijo que un grupo de agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), una de las 23 agencias del DHS, ejecutaron una "orden de arresto de criminales" en la planta Agriprocessors, Inc.
La funcionaria agregó que el operativo se montó "en relación con robo de identidad agravado, uso fraudulento de números de Seguro Social y otros crímenes".La agencia española de noticias, Efe, dijo que como parte del operativo también se ejecutó una "orden de arresto civil" de personas indocumentadas.Versión de un testigoLa hermana Mary McCauley, una religiosa católica de la Iglesia St. Bridget de Postville, dijo que los familiares de los arrestados habían llegado llorando a la iglesia vecina."En este momento, la gente puede escuchar y ver los helicópteros sobrevolando la zona", indicó McCauley. "Han entrado en pánico y llegan a la iglesia en busca de un lugar seguro", agregó.La iglesia está situada a cinco cuadras de la planta, afirmó.Señaló que comenzaron a circular rumores en toda la comunidad desde el viernes de que iba a realizarse un allanamiento, lo cual dejó preocupados a muchos.Relató que los agentes de inmigración llegaron en autobuses, camionetas y dos helicópteros. McCauley dijo que fue a la planta para ayudar a dar información y asistencia a los trabajadores pero no se le permitió acercarse."Algunos de los que iban a ser arrestados fueron colocados contra la reja y ahora les están amarrando las manos", agregó.Muchos de los trabajadores de la planta son hispanos, en su mayoría de México y Guatemala, afirmó la religiosa.Decenas de agentes policíacosMatt M. Dummermuth, fiscal federal del Distrito Norte de Iowa, enfatizó que "ésta es la mayor operación de esta clase jamás realizada en este estado" y agregó que, además de los efectivos del ICE, también participaron otros agentes del orden púbico federales, estatales y locales."La coordinación y la planificación de este operativo se viene realizando desde hace meses", comentó.La semana pasada la comunidad latina de la localidad de Waterloo, al oeste de Des Moines, había advertido la presencia de un fuerte contingente de agentes federales, quienes habían eriogodo una especie de “centro de mando” en un lugar para exposiciones agrícolas.El ICE dijo en un comunicado que esta no es la primera redada de esta magnitud que ejecuta a nivel nacional, pero sí la de mayor envergadira en el estado de Iowa.

Como la redada de 2006

Según el doctor Mark Grey, del Colegio de Ciencias Sociales de la Universidad del Norte de Iowa (UNI), la cantidad de agentes del ICE en Waterloo y el equipo de esos agentes parecía “similar a lo que se vio en diciembre del 2006 en la sede de la Guardia Nacional de Iowa en Fort Dodge, donde se mantuvo presos a los inmigrantes detenidos después de las redadas en los frigoríficos Swift".Grey, fundador del Centro de Liderazgo e Integración de Inmigrantes de Iowa en UNI, comentó que "es evidente que algo se está planeando", pero lo preocupante es que "precisamente se hace de una manera evidente".En el 2006, puntualizó el catedrático, el operativo se mantuvo en secreto. En este caso, la movilización del ICE es obvia.

De acuerdo con Grey, numerosos hispanos no han ido a trabajar esta semana y otros prefieren evitar los lugares públicos, intimidados por la presencia de los agentes.Arrestos "humanitarios"El agente especial Claude Arnold, a cargo de la oficina del ICE en Bloomington, Minesota, y supervisor de la redada del lunes en Des Moines, aseveró que "los arrestos se realizan de la manera más humanitaria posible”.Añadió que las autoridades toman en cuenta “las necesidades de los detenidos".Sin embargo, "toda persona arrestada que esté ilegalmente en Estados Unidos será eventualmente deportada", comentó, y aclaró que "el número de detenidos podría aumentar en las próximas horas debido a nueva información disponible".Podrían ser más de 600En declaraciones a los medios de prensa en Des Moines, el congresista demócrata por Iowa, Bruce Braley, sostuvo que los arrestos podrían llegar a 600 o quizá 700, lo que representaría casi el 80 por ciento de los trabajadores de Agriprocessors.Arnold dijo que cada uno de los detenidos será interrogado para determinar su estado de salud o para verificar si existen circunstancia que ameriten dejar a ese detenido en libertad supervisada, por ejemplo, si se trata de alguien que es el único responsable por el cuidado de niños o de un enfermo.Como resultado de las investigaciones preliminares, 44 personas han quedado en libertad supervisada. "Pero eso no anula los procedimientos legales en su contra", indicó.Arnold sostuvo que los gobiernos locales, las escuelas del área y los representantes regionales del Departamento de Servicios Humanos de Iowa recibieron información previa del operativo.Los hombres arrestados serán trasladados al centro de detención del ICE en Waterloo (al suroeste de Postville), lugar que había sido advertido por la comunidad hispana de la zona.Por su parte, las mujeres permanecerán en la cárcel local.

Adonde conseguir datos

El DHS dijo que quien necesite información sobre estas personas debe llamar gratis al 1(866) 341-3858.De acuerdo con Arnold, además de cerca de 200 agentes del ICE, el FBI, el Servicio de Rentas Internas (IRS), el Servicio Postal (USPS), el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, numerosas agencias del gobierno de Iowa y los departamentos de policía de Postville y Waterloo participaron del operativo, que comenzó a las 10 de la mañana (hora local).Poco después del mediodía, los primeros hombres detenidos comenzaron a llegar a Waterloo, donde permanecerán "no más allá del miércoles", declaró Arnold.Postville es una localidad de 2.500 personas donde viven 500 latinos, la mayoría de ellos inmigrantes que llegaron al área a partir de 1990.El gobierno dijo además unas 40 personas detenidas en el frigorífico "fueron puestos en libertad por motivos humanitarios, bajo supervisión, a la espera de un futuro proceso ante una corte de inmigración". Agriprocessors, con una plantilla laboral de 900 personas y fundada en 1987, es el principal empleador en Postville y el mayor frigorífico procesador de carne kosher en el mundo, con ventas anuales superiores a los $100 millones."Pagando el precio"A finales de octubre, La Raza y The Urban Institute publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Los más afectados

De acuerdo con el informe, las redadas del servicio de inmigración ejecutadas entre 2006 y 2007 han causado serios daños a unos 500 niños estadounidenses, y otros 3 millones, hijos de inmigrantes indocumentados, corren la misma suerte, además de violar los derechos de trabajadores con ciudadanía de Estados Unidos.El estudio mostró además el drama humano detrás de cada detención y se centró en los menores porque, dijo La Raza, "la sociedad debe velar por ellos, especialmente cuando son ciudadanos estadounidenses y Estados Unidos es su hogar"."Los niños afectados por las detenciones merecen toda la atención de la sociedad, sobre todo su estabilidad emocional, financiera y afectiva", dice el documento.A largo plazoEn Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, también se reportó que muchos padres fueron deportados pocos días después de su detención, y que las familias hicieron arreglos para intentar que el padre regresara a Estados Unidos.Otros padres fueron detenidos durante meses y sólo los liberaron después de pagar una fianza (en algunos casos de $10 mil o más). Pero no todos fueron liberados antes de proceder a su deportación.Durante la época en que estos padres fueron detenidos, sus hijos y otros miembros de la familia reconocieron importantes dificultades, incluida la dificultad para hacer frente a las consecuencias económicas y el estrés psicológico causado por la detención.Las dificultades han aumentado con el tiempo, ya que las familias de escasos ahorros y fondos, y que vivían del trabajo diario, ya agotaron las reservas.Escondidos y con miedoLa Raza y el Urban Institute también apuntaron que algunas organizaciones consiguieron fondos para asistir a familias durante uno o dos meses, pero los arrestos generalmente duraron dos a tres meses, y en algunos casos los trabajadores padres de familia permanecieron arrestados cinco o seis meses.Otros fueron puestos en libertad, pero esperaron hasta que el último de los detenidos compareciera ante un juez para liberarlos, tiempo durante el cual no pudieron trabajar.El aumento de las difíciles condiciones de vida entre las familias se extendieron, se agravaron y las redes familiares necesitaron más recursos, porque adquirieron cada vez más y más responsabilidades para cuidar de los niños de padres detenidos.Después de la detención o desaparición de sus padres, los niños han experimentado sentimientos de abandono y mostraron síntomas de traumas emocionales, coacción psicológica y problemas de salud mental.
©Univision.com y Agencias
Comentarios