El presidente Obama reveló fecha del comienzo del debate migratorio en el Senado

Univision.com* | Apr 21, 2010 | 2:42 PM

Efecto peligroso

El polémico proyecto de ley que aprobó la Asamblea de Arizona y que se encuentra en el escritorio de la gobernadora Jan Brewer, no solo desató una fuerte polémica nacional y dividió al congreso federal, sino que además le causó nuevos dolores de cabeza a la Casa Blanca con el tema migratorio.
De ser promulgada, la iniciativa SB 1070 convertirá en un crimen grave la permanencia indocumentada y otorgará poderes especiales a la policía -además de los que otorga la Sección 287(g)- para que proceda al arresto de personas, incluso por su perfil racial bajo la sombra de una mínima sospecha. Pero sobre todo, advierten activistas, podría generar un efecto dominó en otros estados y agravar el clima antiinmigrante que se vive en el país.
La semana pasada Univision.com reportó que la mayoría demócrata en ambas cámaras del legislativo todavía no cuenta con los votos necesarios para garantizar el éxito en el debate de la reforma migratoria, pese a la existencia de dos iniciativas que incluyen una vía de legalización para indocumentados.La primera es liderada por el congresista Luis Gutiérrez (Illinois), que en diciembre presentó junto a otros 70 legisladores demócratas a la Cámara de Representantes, mientras que la segunda se trata de un borrador bipartidista redactado por los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur).
Números negativosLa propuesta de Gutiérrez no tiene apoyo republicano y el documento Schumer-Graham necesita algo más que del apoyo de Graham.Los demócratas tienen 57 de los 100 asientos en el Senado, pero al menos seis no apoyan la legalización de indocumentados porque pertenecen a distritos cuyos electores rechazan una reforma migratoria comprensiva. Por tanto, tendrían entre 50 y 51 votos de los 60 necesarios para que el proyecto se convierta en realidad.
El impasse le ató las manos al líder del Senado, Harry Reid, quien no cuenta, por ahora, con el espacio necesario para someter a debate el proyecto y garantizarle al partido del Presidente Barack Obama un importante triunfo político previo a las elecciones del primer martes de noviembre, cuando los estadounidenses renueven una parte importante del Congreso.Y a eso se agrega que en las siguientes seis semanas la prioridad del legislativo estará enfocada en la ampliación de los beneficios y prestaciones de desempleo, la reforma de los mercados financieros y la seguridad alimentaria.

En un mes

Pero la Casa Blanca tiene planes a corto plazo e incluyen poner sobre la mesa el debate en un mes -a mediados de mayo-, de acuerdo con una entrevista al senador Scott Brown (republicano de Massachussets) publicada el martes por The Wall Street Journal (WSJ).
Según Brown, Obama le telefoneó y le adelantó que la reforma migratoria será uno de los próximos asuntos que se aborden (en el Congreso) y que "debería tener en cuenta".Brown prometió, según dijo el periódico, examinar cuidadosamente el borrador Schumer-Graham, que entre otras recomendaciones incluye una rígida vía de legalización para indocumentados que carezcan se antecedentes criminales, paguen una multa, sean fichados y se pongan al final de la cola del servicio de inmigración para recibir una tarjeta verde o green card.Futuro inciertoEl riesgo de la probable fecha de debate, sin embargo, no radica por ahora tanto en contar con la garantía de los 60 votos necesarios en el Senado, sino en el efecto que genere la ley SB 1070 que aprobó la Asamblea de Arizona.La agitación del clima antiinmigrante, indicaron sindicalistas consultados por Univision.com, puede asustar a los legisladores de ambas cámaras que todavía no han decidido si apoyan o no la reforma migratoria y que en noviembre se someterán al escrutinio de los votantes para ver si siguen en el Congreso.Una fuente de la Casa Blanca que pidió mantener el anonimato, dijo que “este tipo de medidas -la aprobación de la iniciativa SB 1070- muestra lo importante que es una reforma integral del sistema migratorio” y agregó que por ese motivo “el Presidente está trabajando para forjar un consenso bipartidista con el objetivo de avanzar ese proceso legislativo”.Mientras, en el Senado reiteraron las prioridades para las próximas dos semanas: "Extender el plazo de los beneficios de las personas que perdieron sus trabajos y que fueron prorrogados provisoriamente por 30 días, y comenzar el debate de la reforma de Wall Street", dijo José Parra, vocero hispano del líder del Senado, Harry Reid.Este sería el motivo por el que Reid "no pone una fecha para la reforma migratoria", agregó el portavoz.Lista de zancadillasA la 'lista de zancadillas' a la reforma migratoria se agrega otra larga lista de temores que circulan por los pasillos del Congreso y que por ahora no tienen respuesta, como la falta de apoyo bipartidista, la iniciativa antiinmigrante de Arizona, el debate de otras prioridades y los comicios de noviembre.Uno de ellos es la reacción del electorado si antes de resolver los problemas económicos de los millones de desempleados a causa de la crisis financiera, se somete a debate un proyecto que otorgue beneficios a extranjeros sin permiso de estadía legal en Estados Unidos.Pese a lo difícil y delicado del tema, la oficina de Reid dijo que el Senador no se rinde y que se puede llegar a buen puerto antes del primer martes de noviembre.Una fuente del Senado reconoció que el último escenario sería presentar un proyecto con los apoyos actuales (51) y conseguir el resto durante el debate y que la fecha prevista sería a mediados de mayo, tal y como lo anticipó Brown al WSJ.Clarissa Martínez de Castro, directora de Política y Política Migratoria del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el mayore grupo hispano de Estados Unidos), dijo que mientras aguardan el comienzo del debate, la estrategia de cientos de organizaciones y grupos nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes se basa en movilizaciones y toda una serie de tácticas entre las que destacan marchas, llamadas telefónicas y envío de mensaje de texto a legisladores, despachos de fax, contactos, lobby, comunicados y campañas en los medios de comunicación e internet. "Todo esto en conjunto está dando resultados y debemos continuarlo hasta alcanzar el objetivo", concluyó.
©Univision.com*
Commentarios