Obama visita Irlanda, la tierra de uno de sus ancestros

AFP | May 23, 2011 | 11:30 AM

Cuna de su tatarabuelo

DUBLIN, Irlanda - El presidente Barack Obama elogió este lunes en Dublín la visita histórica de reconciliación que la reina Isabel II llevó a cabo la semana pasada a Irlanda y subrayó que el proceso de paz en el Ulster enviaba una "oleada de esperanza" en el mundo entero.
"Quería decir simplemente al pueblo irlandés cuánto nos han inspirado los progresos realizados en Irlanda del Norte", dijo Obama tras reunirse con el primer ministro de la república, Enda Kenny, en Dublín.
"Significan que la paz es posible y que gente enfrentada desde hace mucho tiempo puede reimaginar sus relaciones", agregó.
El presidente norteamericano tuvo palabras elogiosas para la "calidez y la curación mutua" que según él se produjo durante la visita de la reina.
La reina Isabel II de Inglaterra realizó la semana pasado una histórica visita de cuatro días a Irlanda, la primera de un monarca británico desde la independencia de este país en 1922, que inauguró una nueva era en las relaciones de ambos países tras siglos de conflictos.
El viaje no hubiera sido posible sin los Acuerdos de Paz del Viernes Santo que en 1998 pusieron fin a 30 años de violencia (3,500 muertos) entre protestantes unionistas y católicos republicanos en Irlanda del Norte, la parte septentrional de la isla que sigue bajo el dominio británico.
Pueblo de su tatarabuelo
Obama llegó este lunes por la mañana a Irlanda, primera etapa -y la más personal- de una gira europea de una semana que también le llevará al Reino Unido, a la cumbre del G8 en Francia y a Polonia.
El avión del presidente, que viaja acompañado de su esposa Michelle, aterrizó en Dublín hacia las 09H30 locales (08H30 GMT), y se dirigió directamente a la residencia oficial de la presidenta, Mary McAleese.
Durante las 24 horas escasas que pasará en Irlanda, cuna de sus antepasados, Obama se entrevistará también con el primer ministro Enda Kenny y pronunciará un discurso ante miles de personas.
Pero el plato fuerte de la visita a la isla, rodeada de un gran dispositivo de seguridad como la de la reina Isabel II de Inglaterra la semana pasada, será su desplazamiento a la pequeña localidad de Moneygall, de donde era originario uno de sus tatarabuelos por parte de su madre.
El antepasado de Obama, Falmouth Kearney, hijo de un zapatero, vivió en este pueblo situado a unos 130 kilómetros de Dublín hasta los 19 años, cuando emigró a Estados Unidos en 1850 huyendo de la hambruna como tantos otros de sus compatriotas.
En este pueblo, que espera a Obama como al hijo pródigo, vive todavía un primo lejano del presidente norteamericano, Henry Healy, de 26 años.
Algunas partes de la casa original de los Kearney existen todavía, aunque la modesta vivienda de dos habitaciones tiene hoy dos plantas y una placa que recuerda sus vínculos con Obama.
Agentes de los servicios de seguridad de Estados Unidos llevan casi una semana vigilando la localidad, y sólo los alrededor de 350 residentes de Moneygall y de las granjas vecinas podrán asistir a la visita, que durará alrededor de una hora.
"Este será uno de los días más históricos que hemos visto", dijo Healy a la AFP.
Al final de la jornada, el presidente de Estados Unidos pronunciará un discurso en las escaleras del Banco de Irlanda de Dublín, en momentos en que el país atraviesa una grave crisis económica.
Ante una asistencia estimada de 20.000 personas, Obama abordará sobre todo la conexión que existe entre Irlanda y Estados Unidos, donde viven actualmente 34 millones de personas de origen irlandés.
"Es una oportunidad para el presidente de celebrar los vínculos entre nuestros países y los sentimimientos excepcionales que el pueblo estadounidenses tiene hacia Irlanda", dijo Ben Rhodes, el viceconsejero de seguridad nacional estadounidense para comunicaciones estratégicas.
El diario Irish Examiner dijo este lunes que el viaje de Obama era una mezcla de regreso al hogar, misión política y oportunidad para hacerse una foto electoral de cara a las presidenciales de noviembre de 2012, pero señaló que había que "aplaudir el hecho de que hubiese elegido celebrar sus lazos con Irlanda, aunque sean lejanos.
Tras esta visita simbólica, Obama abordará la parte más política de su visita, primero con una visita de Estado de dos días Londres, donde será recibido con la habitual pompa y boato previsto por la Corona británica para este tipo de ocasiones.
El jueves, el presidente norteamericano se trasladará a la localidad francesa de Deauville (noroeste) para participar en la cumbre del G8, donde abordará los temas de más candente actualidad como las revueltas sin precedentes en Oriente Medio y la misión de la OTAN en Libia.
Obama terminará en Polonia esta gira excepcionalmente larga por Europa, continente que visita por primera vez desde el inicio de su mandato en 2009 pero que al mismo tiempo se siente un poco abandonado por el autoproclamado "primer presidente estadounidense del Pacífico".
©AFP
Comentarios