Asesino, joven de 21 años

Univision.com | Mar 17, 2006 | 6:47 PM

Víctima salió del hospital

MÉXICO - Diego Santoy, joven de 21 años que atacó a puñaladas a ex novia Ericka Peña Coss y asesinó a los dos hermanos menores de ésta, declaró, tras las rejas, que está viviendo una pesadilla de la que espera despertar pronto además de asegurar que la realidad de los hechos es muy distinta a la que se ha presentado, publica el diario mexicano El Norte.
"Mi vida cambió radicalmente desde ese día (del crimen), ya nada volverá a ser igual para mí. Es algo con lo que tendré que vivir siempre. Pero puedo asegurar que esto es más bien es una pesadilla de la que espero despertar pronto", aseguró el muchacho, originario del norteño estado de Monterrey, en un escrito.
Santoy aceptó dar una entrevista por escrito al grupo editorial Reforma, siempre y cuando no se abordara el asesinato de Erick, de 7 años y María Fernanda Peña Coss, de 3, hermanos de su ex novia.
Desde la casa de arraigo, Santoy comentó que no había forma de cambiar el pasado.
"Hay dos almas intranquilas que no descansarán hasta que se haga justicia", explicó.
Los familiares y abogados de Santoy reconocen que el joven debe pagar por el crimen que cometió, sin embargo aseguran que los hechos no son como se han contado.
Al respecto, Santoy afirmó que hay una gran distancia entre lo que se sabe y lo que pasó.
"Del cielo a la tierra, y por razones obvias no puedo entrar en detalle", dijo.
Por su parte, el padre del infanticida, José Manuel Santoy Plowell, acusó a la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) de “limpiar” las evidencias de la escena del crimen.
Luego de cometerse el multihomicidio, personal de la PGJE custodiaban la vivienda y sus bienes, pero la víspera la liberaron para que la familia Peña Coss, la cual se mudó temporalmente a un hotel de la ciudad, retirara las cosas que considere convenientes.
Ericka Peña, la única sobreviviente del ataque ha calificado a Santoy, como una persona sumamente celosa y posesiva, por lo que decidió terminar su relación el pasado 14 de febrero.
Ante esta situación, Santoy respondió que todo le gustaba de la muchacha de 18 años.
"Su forma de ser, su forma de ver la vida. Tal vez no le encontré defectos porque no los buscaba, la veía con ojos de enamorado y para mí ella era perfecta", agregó. "Sí teníamos nuestros desacuerdos, pero en toda relación hay altas y bajas, momentos difíciles que te hacen apreciar los buenos", publicó El Norte.

Versiones contradictorias

La conductora de televisión Tere Coss, madre de las víctimas dijo, en días pasados, que el acusado era respetuoso con su hija y que sentía que la quería mucho, por lo que se sentía consternada.
Pero al parecer, el joven no tenía la misma percepción de los padres de su ex pareja.
"Era una familia muy distinta a la mía, pero estoy consciente de que no todas las familias son iguales. Había muy poca comunicación entre ellos, mucho conflicto, se delegaban tareas y responsabilidades", aseguró el acusado, quien, en contraste, señala que su familia es unida y siempre le procuró bienestar y le inculcó valores.
Este caso he generado conmoción en todo México. El mismo día en el que Erika salió del Hospital Universitario de Monterrey, después de permanecer 13 días en terapia intensiva debido a las heridas provocadas en el cuello y en la espalda, la también astrológa dio  una conferencia de prensa en la que se mostró desecha.
"Yo todavía no puedo entenderlo, porque era una persona a la que se le abrió la casa, a la que se le dio amor, se le recibió, qué te puedo decir ahorita, que yo lo veía como un prospecto de matrimonio para mi hija, no ahorita, pero cinco o seis años adelante sí", indicó.
Padre dice que predijo tragedia
Al parecer, esta tragedia había sido anunciada por el padre de las víctimas, Gonzalo Peña Taméz, quien es estrellero (pronosticador), así lo revela en su propio sitio de internet.
En una cibercarta, el astrólogo mexicano explica que al leerle la carta astral a su hija, la previno del peligro al que estaba expuesta si seguía con su novio Diego, con el que llevaba saliendo alrededor de tres años.
"Le pedí que tuviera cuidado con él y ella me dijo que le había dicho que no quería ser su novia más, precisamente el mismo día que Plutón, en tránsito por Sagitario,  estaba a una cuadratura de un grado a su sol natal en virgo, regidor de su ascendente en Leo", detalla Peña.
El astrólogo mexicano explica que le advirtió a Erika que Diego la iba a matar, además resalta que, preocupado, llamó a su ex esposa, la también astróloga Tere Coss, para advertirle sobre el peligro.
"Temo que nuestra hija sea asesinada así que tienes que mandarla lejos de Monterrey, a pasar un año en Guadalajara. Pero ella (la madre) tenía miedo que (a Erika) le pasara algo lejos de nosotros", escribe Peña, que agrega que por este motivo su hija no se fue del norteño estado.
Peña Coss aprovecha para calificar a Diego como una persona impulsiva y con serios problemas de celos. "Todos los amigos de Erika eran acosados por él; es posesivo y le prohibía llevar una vida social normal", explica.

Descartan pacto suicida

La noche del 2 de marzo, Diego Santoy acuchilló a su ex novia y mató a los dos hermanitos de ésta, Erik de 7 años y María Fernanda de 3.
En su declaración, el joven de 21 años señaló que había pactado suicidarse con su ex pareja después de haber asesinado a los menores.
Las primeras declaraciones de Erika fueron através de una carta, donde responsabilizó a Santoy en una carta que redactó desde el Hospital Universitario.
En el escrito, presentado en una televisora de Monterrey, la joven que fue herida con un objeto punzocortante en el cuello y la espalda por el mismo Santoy, señaló que cuando se despertó, se encontró a su ex novio en el cuarto de su madre, escondido detrás de una puerta, con un pasamontañas cubriéndole el rostro.
Santoy la tomó de inmediato y le cubrió la boca. Segundos después la agregió con un  martillo.
"Me dijo que había matado a mis hermanos y a la muchacha (empleada doméstica)", escribió la chica de 18 años.
Agregó que Santoy le confesó que había tomado drogas en exceso y que le quedaba poco tiempo de vida. "Se recostó y me pidió que lo dejara morir a mi lado", explicó en la carta.
El joven le pidió que lo matara con una navaja pero Peña se negó, por lo que Santoy le dijo: "entonces yo te voy a matar aquí".
"Me agredió en el cuello y pulmón. Tardé mucho en desangrarme y él parecía tener pisa, me pisó el cuello y navajeó el pulmón para que muriera más rapidó", comentó Peña, quien fingió fallecer para que se agresor la abandonara.
Peña explicó que cuando Santoy salió de su casa, se acercó a la oficina trasera del inmueble para pedir ayuda.
Ahi fue donde encontró a Linda Victoria Marentes Méndez, secretaria de la mamá de las víctimas, quien auxilió a la herida.

Amores que matan

La versión de Érika Peña contrasta con la de Diego Santoy.
Según la versión de las autoridades, Santoy llegó a la casa de su ex novia y lanzó piedras a la ventana de su cuarto para que hablaran sobre reanudar su relación, terminada desde el 14 de febrero por celos.
El joven de origen regiomontano dijo que después de asesinar a cuchilladas a Érick Azur Peña Coss y León, de 7 años, y a María Fernanda de 3, Érika, que había presenciado los crímenes, le cuestionó sobre qué iban a hacer.
Santoy dijo que le propuso el suicidio, a lo que ella respondió con un sí.
De acuerdo con el presunto homicida, primero tomó un martillo con el que la golpeó en la cabeza, pero como no murió, decidió darle varias puñaladas en el cuello y en el tórax.
Para suicidarse, declaró Santoy, planeaba lanzarse desde el Puente Atirantado, pero, al temer que lo descubrieran antes de quitarse la vida, se llevó a la empleada doméstica y luego acudió a la casa de su amigo Humberto Leal, donde se cambió de ropa, explicó el diario El Norte.
Me eché a dos, me eché a la hermana y traigo a la chacha (sirvienta) en la cajuela", fue lo que supuestamente le dijo Santoy a Leal el día del asesinato, reveló El Metro.
Al tomarse la declaración de Catalina Bautista, la empleada doméstica que permaneció como rehén de Santoy, se supo que sorprendió al joven en el interior de la casa, encapuchado, armado y con los tenis cubiertos de cinta para no dejar huellas.
Y es que Santoy declaró que mientras se encontraba con Érika, comentó que Érik los encontró platicando y los hostigó, asegurando que le contaría el incidente a su madre. Esta situación provocó su ira por lo que tomó un chuchillo para apuñalar al menor.
Según su versión, luego bajó las escaleras de la casa María Fernanda, quien al ver el cuerpo sin vida de su hermano, comenzó a gritar.
Para callarla, Santoy la siguió y con un cordón la estranguló.
©Univision.com
Comentarios