Angustia por salida de soldados en Haití

AFP | Mar 10, 2010 | 4:36 PM

Temor por ayuda humanitaria

La angustia crecía entre los habitantes de Puerto Príncipe tras el anuncio de Estados Unidos de que reducirá su despliegue militar en Haití, en medio de advertencias sobre la irrupción de pandillas en la capital destruida por el sismo del 12 de enero."Si se van los estadounidenses, habrá muchos problemas después" en términos de seguridad, dijo Lucien Samedi, de 23 años, un sobreviviente del sismo que se refugia en uno de los tantos campamentos custodiados por soldados estadounidenses.
El martes responsables militares anunciaron que un buque-hospital estadounidense dejará aguas haitianas en los próximos días tras una misión humanitaria de siete semanas, en la que desempeñó un papel clave ayudando a víctimas del sismo.
El "USNS Comfort" partirá de Haití el miércoles y llegará a Baltimore (Maryland, este) el domingo, informó el Mando Sur del Departamento de Defensa estadounidense, pues se lo necesita menos ahora que las infraestructuras médicas y los hospitales de campaña en Hatí son capaces de asumir un mayor papel.
Estados Unidos anunció además que prevé reducir de 11.000 a 8.000 el número de militares desplegados en Haití para labores humanitarias.
"Esperamos que el contingente de Estados Unidos se reduzca a alrededor de 8.000 soldados a finales de semana", dijo Jose Ruiz, responsable de las operaciones militares del Comando Sur en la zona.
Durante las operaciones internacionales de ayuda humanitaria, Estados Unidos llegó a desplegar hasta 20.000 soldados en Haití a causa del sismo que dejó unos 220.000 muertos.
"No puedo especular sobre lo que pasará después del fin de semana", agregó el también portavoz militar, y señaló que el Comando está evaluando constantemente el número de tropas necesarias en Haití.
El retiro de soldados preocupa a una población traumatizada por el sismo en un país de violencia rampante. La policía advirtió sobre la irrupción de violentas pandillas, reforzadas con la fuga de presos peligrosos de las cárceles durante el sismo.
"Estos presos fugados son un peligro para la población. Están armados", advirtió el inspector de policía Rosemond Aristide, a cargo de la seguridad del barrio de Cité Soleil, la mayor villa miseria de América Latina y donde se esconden muchos de ellos.
"Los estamos buscando. Ya hemos recapturado a unos 20. Pero no nos animamos a entrar a buscarlos por miedo a los daños colaterales", añadió.

Presencia criminal

Uno de los fugados, que pidió el anonimato debido a su situación, destacó que había pocas posibilidades de que los detuvieran dentro de los límites de Cité Soleil.
"Estamos en nuestro territorio aquí, protegidos por los locales", aseguró este joven.
Otro fugado, muy conocido en el hampa de Haití bajo el nombre de Ti Blanc, dijo que los temores de las autoridades estaban infundados, y que ellos habían cambiado de estrategia.
"Hemos regresado con una nueva visión de las cosas. Le decimos No a la violencia. Sólo promovemos la fe en Dios", dijo este convicto, quien fue condenado a cadena perpetua por homicidio y secuestro, y que había sido extraditado desde Francia.
Los locales se niegan a comentar sobre la presencia de criminales en el barrio.
"No son un problema para nosotros. Y nosotros no queremos ser un problema para ellos", comentó un vecino de Cité Soleil.
Pero para la mayoría de los habitantes de Puerto Príncipe, la presencia de soldados estadounidenses era una garantía.
"Me da pena que se vayan, por que hacen mucho para ayudar a la gente aquí, sobre todo en la seguridad", comentó Natascha Sincere, de 22 años, mientras colgaba la ropa en un campamento instalado en lo que fue otrora un campo de golf.
Pero para algunos soldados estadounidenses la estadía fue más que suficiente.
"Me quiero ir cuanto antes", dijo el militar Michael Bennet.
©AFP
Comentarios