'Se sufre mucho para llegar a la tierra prometida'

Univision.com | May 18, 2011 | 4:06 PM

Historias de la Casa del Migrante

Las historias que se cuentan al interior de la Casa del Migrante San Juan Diego, en Tultitlán (Estado de México, vecino a la capital mexicana), son tantas y tan variadas como personas hay dentro de ella.
En la Casa del Migrante de San Juan Diego, los que no están durmiendo o lavando su ropa se buscan algo en qué pasar el tiempo mientras se disponen a retomar el camino. Algunos juegan baraja, otros salen a las áreas comunes a tomar aire o sol; la mayoría ve la televisión y hay quienes incluso aprovechan el tiempo para practicar trucos de magia.
“Confío en Dios, él me ha prometido llevarme hasta allá (…) ¿cómo? Sólo Dios sabe”, dijo con lágrimas en los ojos un migrante salvadoreño a Univision.com.
Este hombre, con una mirada llena de dolor pero aún con el brillo de la ilusión en los ojos, está convencido de que va a llegar a “La Tierra Prometida”, pero asegura que en el camino “se sufre mucho”.
Pese a todo esto, a los migrantes que pasan por la Casa San Juan Diego guardan palabras de agradecimiento para los mexicanos que les brindan ayuda en el país.
“No puedo decir nada malo de los mexicanos. (…) Aquí nos ayudan y en todos lados hay gente buena y gente mala”, dijo un hondureño de 25 años y que lleva consigo la ilusión de llegar a Estados Unidos para poder ayudar a sus padres. Mientras, la enfermera del lugar le revisaba la pierna derecha que se había fracturado tras caerse del tren.
Sus primos iban con él cuando pasó el accidente. Lo llevaron al médico y después no supo de ellos, pero está convencido de que están bien y ya llegaron a Estados Unidos.
Cada día, entre 100 y 150 personas cruzan el municipio de Tultitlán en su camino al norte. La Defensoría Municipal de los Derechos Humanos está conciente de que el flujo migratorio, pese a las crecientes dificultades del camino, es cada vez más numeroso.
Los migrantes centroamericanos “se convierten en presa fácil, víctimas de maltrato físico y psicológico, en su mayoría por robos, extorsiones, golpes, secuestros y detenciones arbitrarias”, informó la Defensoría en un comunicado.
Asimismo, afirmó que de enero a mayo de 2011 fueron repatriadas 49 personas de Honduras, tres de El Salvador, seis de Guatemala y una de Nicaragua, aunque cabe resaltar que no todas las personas que llegan al municipio piden ayuda a la instancia, y no todas las que lo hacen desean volver a su país.
Dormitorios, un área común, un comedor, una cocina, sanitarios, una enfermería con lo básico, un teléfono. Todo sin costo alguno. La Casa del Migrante se mantiene de las donaciones de la sociedad civil y la comunidad de una iglesia, principalmente. La comida, la ropa y la ayuda nunca están de más.
©Univision.com
Comentarios