El disidente Guillermo Fariñas resposabiliza a los hermanos Castro de su próxima muerte

AFP | Jul 05, 2010 | 7:17 PM

Por presos políticos

LA HABANA - El disidente cubano Guillermo Fariñas, en peligro de muerte por una huelga de hambre que cumple 132 días, responsabilizó el lunes "a los hermanos" Fidel y Raúl Castro de su "próximo fallecimiento" y aseguró que desea "morir" en Cuba, según un carta divulgada en internet."Consciente estoy de mi próximo fallecimiento y lo considero un honor (...) los únicos responsables (...) son los hermanos Fidel y Raúl Castro", señaló Fariñas, periodista y sicólogo de 48 años, en la misiva que grabó su portavoz Licet Zamora y divulgó un portal digital opositor.En el texto, escrito en respuesta a un informe sobre su salud que publicó el sábado el diario oficial Granma, Fariñas criticó al periódico por "obviar" que el "motivo" de su huelga es el reclamo de excarcelación de 25 presos políticos enfermos."Considero que debido a mi estado de gravedad, han usado el humanitarismo de los médicos para ir preparando a los medios de prensa internacionales para mi futuro deceso", estimó Fariñas.TrombosisEn el inusual informe de Granma, Cuba reconoció que Fariñas está "en peligro potencial de muerte" debido a un trombo alojado en la yugular, aunque destacó que los médicos hacen "todo" por salvarlo en el hospital de Santa Clara, 280 km al este de La Habana, donde sigue la huelga de hambre desde el 11 de marzo pasado.Fariñas descartó salir de Cuba, en referencia a ofertas de atención médica que le hizo el gobierno de España, cuyo canciller, Miguel Angel Moratinos, prevé llegar a la isla para impulsar la mediación de la Iglesia Católica que busca la liberación de presos políticosy el fin de su ayuno."Confío en el equipo médico y paramédico que me atiende, por eso he rechazado las diferentes ofertas que me han hecho para irme a tratar a otros países", explicó Fariñas, tras subrayar que quiere "morir" en su "patria, ante las narices de los dictadores".Fariñas inició su ayuno el 24 de febrero, un día después de la muerte tras 85 días de huelga de hambre del preso opositor Orlando Zapata, cuyo deceso provocó condenas en Europa y Estados Unidos.En la carta, Fariñas señaló que si a Zapata hubiera recibido la atención médica que él ha recibido, "en estos momentos no fuera un difunto".
©AFP
Comentarios