El espionaje, ciberdelito a la alza

EFE | Jun 10, 2010 | 2:12 PM

A la venta información de gobierno

MÉXICO -  El espionaje informático y las copias ilegales constituyeron en 2009 el 60 por ciento de los delitos cibernéticos denunciados en México, donde este tipo de ilícitos se incrementó un diez por ciento en ese período, según un informe de la empresa Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.
El reporte reconoce que "es común el apoderamiento de investigaciones, listas de clientes y balances".
Para los responsables del estudio, el ascenso de estos delitos tiene que ver "con el desarrollo actual de la era de la información".
En los últimos meses, dos fugas de datos pusieron en tela de juicio la seguridad de la información personal de millones de mexicanos.
La prensa nacional desveló este mes que el nombre y el número de teléfono de los ciudadanos que figuran en el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil se oferta en Internet.
Además, en abril se supo de la venta, en el mercadillo de un barrio capitalino, de padrones electorales y registros de vehículos y licencias de conducir.
Multisistemas de Seguridad Industrial aclara que, en muchos casos, el objeto de estos apoderamientos ilícitos fue software con alto valor económico.
Les siguen en importancia el fraude (20 por ciento de los ciberdelitos registrados), el empleo de sistemas ajenos (10 por ciento) y el sabotaje informático (7 por ciento).
En cuanto a los fraudes informáticos, el informe destaca el 'phising', suplantaciones de identidad que persiguen adquirir información confidencial como contraseñas o datos bancarios.

Pedofilia cibernética

Los delincuentes que emplearon esta técnica se hicieron pasar por entidades de confianza en correos electrónicos, advierte la empresa.
Respecto a la utilización de sistemas ajenos, su forma más habitual fue el uso de ordenadores de empresas para fines privados por parte de sus empleados.
El estudio cita el spyware o 'software espía', los 'gusanos', el adware y el spam (publicidad no deseada) y los virus como las formas más frecuentes de enviar sin autorización información a otros equipos.
La pornografía infantil supuso, junto con los accesos no autorizados, los delitos contra la privacidad y la interceptación de correos, un tres por ciento de este tipo de delitos el pasado año en México.
En el 98% de los casos, los consumidores mexicanos de pedofilia fueron hombres de entre 25 y 45 años, que, en un sesenta por ciento, revela el informe, actuaron de forma compulsiva.
La peculiaridad de los ciberdelitos, comenta Alejandro Desfassiaux, fundador de la empresa Multisistemas, "es que es difícil rastrearlos y su detección no suele realizarse de manera oportuna".
©EFE
Commentarios