Cientos viven en techos por ll

EFE | Oct 03, 2008 | 1:29 PM

Refugios inhabilitados

MINATITLAN, Villahermosa - Cientos de familias mexicanas de los estados de Veracruz y Tabasco sobreviven desde hace varios días en los techos de sus casas inundadas por el agua, a consecuencia de las fuertes lluvias de septiembre, y ven con angustia los pronósticos de más precipitaciones.Al temor de que caiga más agua se suma el miedo de que las pocas pertenencias que han salvado sean robadas, pese a que en varias zonas afectadas han sido destacados militares y policías.
Una cuarta parte de la ciudad de Minatitlán, Veracruz, en el este de México, lleva siete días bajo el agua.
Cientos de habitantes del segundo centro urbano y petrolero del sur del estado Veracruz han trepado a los techos de sus viviendas y desde las azoteas tratan de sortear la inundación.
Otros optaron por refugiarse en los albergues habilitados por las fuerzas armadas, aunque diariamente regresan a sus hogares en lanchas para vigilar que sus pertenencias no sean hurtadas.
El corazón de esta ciudad, donde se asienta la primera refinería de Latinoamérica, se encuentra cuatro metros bajo el agua y el Servicio Meteorológico pronostica lluvias para los siguientes días.
Varios automóviles han quedado en el fondo de las aguas y el único medio de transporte son las lanchas de los pescadores de la zona.
Son 40 calles inundadas desde hace siete días, cuando el río Coatzacoalcos sobrepasó las barreras de protección construidas diez años atrás para proteger a la población de inundaciones.
"La situación está crítica", afirmó Juan, un pescador convertido en estos días en taxista acuático, quien guía su lancha sobre las aguas con varios pasajeros abordo en busca de familiares que están en la planta alta de sus viviendas.

Intensas lluvias

Las intensas lluvias que azotaron el Golfo de México en los últimos diez días desbordaron 43 ríos, entre ellos el Coatzacoalcos que ingresó con furia a la parte baja de Minatitlán.
Los que tienen casa de dos pisos la libraron. Tienen un refugio seguro, aunque son los menos, ya que la mayoría decidió refugiarse en albergues.
La inundación seguirá 15 días más, según el secretario de Protección Civil, Ranulfo Márquez, quien anunció que 40 bombas de achique ayudarán a sacar el agua.
Si bien el centro de la emergencia está en Minatitlán, en todo el estado 776 comunidades rurales sufren inundaciones, 10 mil viviendas están dañadas y hay 400 mil personas damnificadas.
Las fuerzas armadas mantienen un puente aéreo, apoyado con 20 aeronaves, para llevar víveres a decenas de poblados.
En el estado vecino de Tabasco, que en 2007 sufrió la peor inundación de su historia con más de un millón de damnificados, las lluvias de septiembre pasado han provocado el desbordamiento de los ríos Carrizal y Grijalva que cruzan la capital tabasqueña, Villahermosa, con 400 mil habitantes.
El Gobierno tabasqueño programó la evacuación de 40 mil personas que habitan en la zona norte de Villahermosa ante un eventual agravamiento de la situación, pero varios lugareños han improvisado sus techo como refugio, en lo que pasa el temporal.
La situación también se ha complicado en la zona oeste de la capital, donde Rosalba García, de 40 años, sufrió la inundación de su casa, pero no quiso ir a un albergue.
Exigen pertenencias
Llevó sus cosas, una estufa, ropa y alimentos, a la azotea de la casa de unos vecinos.
"Si nos vamos, nos robaran lo poco que tenemos", dijo.
Así como ella, otras 200 familias de la colonia Indeco han decidido quedarse en las azoteas de los edificios.
"Los ladrones están por todas partes y ya no se puede con la delincuencia", agregó.
Indeco es una colonia ubicada al oeste de Villahermosa. Aquí viven unas 20 mil personas. En la parte posterior de este barrio, se unen los ríos Carrizal y Grijalva.
Asunción Palomeque improvisó una casa con láminas, plásticos y madera en los altos de un edificio desde donde ve pasar a otras familias en lanchas.
"Son tiempos difíciles pero muchas veces nos piden que salgamos de aquí y luego nadie responde por nuestras pertenencias", dijo.
©EFE
Commentarios