Calaveras contra calabazas

Univision.com | Oct 31, 2012 | 2:07 PM

Disfraces y dulces contra culto y tradición

CIUDAD DE MEXICO -  Es Día de Muertos en México, los niños no saben bien qué hacer, si salir a pedir "calaverita" como lo hicieron sus padres, con una caja de cartón recortada en forma de calavera y una vela encendida, o salir a pedir Halloween al estilo de los niños en Estados Unidos, con disfraces de monstruos y fantasmas. La convivencia comercial entre ambos países ha ido borrando de la memoria de los niños mexicanos el festejo de sus difuntos.
Oscar Acosta tiene 5 años de edad y cuando le preguntan qué se celebra el 2 de noviembre, contesta "el día de Halloween".
Su infantil memoria sólo recuerda que ese día los niños se visten de vampiros, brujas y otros monstruos.
"Me visten de vampiro y en la escuela nos dan dulces", dice Oscar, tímidamente.
El pequeño acude a un jardín de niños donde, a pesar de haber instalado una ofrenda de Día de Muertos, todos los años organizan una fiesta de Halloween, a donde los niños acuden disfrazados e incluso realizan un pequeño desfile por algunas calles de los alrededores.
Como Oscar, Brenda Jazmín López también tendrá su fiesta de Halloween en la primaria. A sus 7 años sabe que el 1 y 2 de noviembre se festeja el Día de Brujas, y vagamente sabe que también se celebra el Día de Muertos porque sus abuelos acostumbran poner en su casa la tradicional ofrenda de muertos.
"Ponen  frutas, pan y comida con agua para los muertitos, que vienen a comer en la noche", recuerda Brenda.
La ofrenda de Día de Muertos es una de las tradiciones más llamativas del culto a los muertos en México. Se trata de un altar donde las familias mexicanas ofrecen un banquete a los espíritus de familiares difuntos que, según la creencia, llegan durante las noches del 1 y 2 de noviembre para degustar lo que era su comida preferida cuando vivos.
Y aunque los festejos de ambas costumbres no coinciden en el calendario, actualmente es común ver una fiesta de Halloween el 1 o el  2 de noviembre en México, cuando en Estados Unidos se celebra la noche del 31 de octubre.
La muerte del Día de Muertos
Según Obed Corrales, periodista  e investigador de la Universidad  Nacional Autónoma de México (UNAM), dicha tradición ha ido desapareciendo de las zonas urbanas más rápidamente que de las zonas rurales, debido al manejo que por razones comerciales hacen los medios de comunicación del Halloween.
"Cada vez es mayor la cantidad de productos que compañías  estadounidenses tratan de colocar en nuestro país, entre las que están los objetos de Halloween: calabazas, disfraces, máscaras, etc., y la manera de colocarlos es vender la idea del Halloween a través de los medios de comunicación.
"De esta forma podemos ver vampiros, brujas, momias y fantasmas en las calles muchas ciudades de México, donde hay más acceso a la radio y la televisión", señala el investigador
En zonas rurales, la tradición del Día de Muertos ha logrado sobrevivir a la embestida del Halloween.
"En la provincia todavía podemos ver el festejo de los difuntos tal como es: la ofrenda, el arreglo artesanal de las tumbas, el intercambio del pan con familiares y vecinos, el tender la alfombra de flores para que las almas de los muertos puedan regresar a sus casas, etc.", dice Corrales. A pesar de mantenerse la tradición en estos lugares, el también académico de la UNAM considera que el Día de Muertos está siendo desplazado.
"Es duro, pero tal vez pueda desaparecer el Día de Muertos; la prueba está en que los niños de siete u ocho años no hablan de ofrendas y de respeto por lo fieles difuntos, no conocen los detalles de la tradición, pero sí  saben que hay que salir disfrazados  e ir a pedir dulces, saben que hay fiestas en Halloween", agrega.

A pedir 'calaverita'

Brenda Jazmín también expresa, sin saber la diferencia, que el "Día de Muertos todos los niños se visten de brujas o fantasmas para ir pedir dulces a la calle".
Tradicionalmente los niños mexicanos salían a la calle sin disfraces, a pedir para su "calaverita" con una caja de cartón recortada para simular los rasgos de una calavera por un lado y una vela encendida por dentro.
Cuando un niño pedía "calaverita" se acostumbraba darle dinero para que fuera comprar una calavera de azúcar que, en esas fechas, se venden prácticamente en cualquier esquina.    Miguel Acosta, papá del pequeño Oscar, recuerda cómo salía a pedir para su calaverita.
"Nos reuníamos, mi hermano y amigos, íbamos a conseguir las cajas desde la tarde o un día antes y ya cuando empezaba a oscurecer salíamos... originalmente el dinero se pedía para comprar una calavera de azúcar, y cuando reuníamos más dinero, lo gastábamos en pan de muerto y en más calaveritas".
Las calaveras de azúcar son dulces artesanales hechos en moldes de barro, se elaboran en esta temporada y son adornadas y bautizadas con dulce de colores.
El bautizo consiste en colocar el nombre de una persona en la frente de la calaverita para ser regalada o para colocarla en la ofrenda y recordar al difunto.
Actualmente los niños mexicanos salen a pedir calaverita disfrazados de vampiros, brujas y otros monstruos, y en lugar de la caja de cartón llevan una calabaza de plástico alusiva al Halloween.
Los tradición del Día de Muertos es vestida únicamente con la imagen de una calavera, conocida popularmente con distintos nombres, como la Huesuda, la Calaca, la Flaca, la Catrina o simplemente la Muerte.
Esta imagen es diferente de las de Drácula, Frankestein, momias, fantasmas y otros personajes que se utilizan durante el Halloween.   Ya sea por coincidencia de fechas o por que ambos se refieren a un aspecto tenebroso de los seres humanos, la fusión de ambas costumbres convive en los mercados tradicionales de México, donde es fácil encontrar disfraces y caramelos de vampiros y otros monstruos compartiendo el espacio con calaveras artesanales o dulces típicos de esta temporada.
©Univision.com
Comentarios