Kerry se acerca a los hispanos

EFE | Jun 27, 2004 | 12:05 PM

¿Legalización de indocumentados?

WASHINGTON, DC - El candidato demócrata a la Casa Blanca, John Kerry, prometió una serie de medidas, entre ellas un programa de legalización migratoria, para corregir la situación de "abandono" en que están millones de inmigrantes hispanos en Estados Unidos.
Kerry aseguró que, si gana la presidencia en noviembre próximo, impulsará su propio plan de legalización para los entre 8 y 12 millones de inmigrantes que viven y trabajan desde la clandestinidad en Estados Unidos.
"Será una propuesta que presentaré al Congreso y hablaré del tema, al igual que de otros asuntos de interés para los hispanos", dijo el senador demócrata por Massachusetts.
Otros líderes demócratas han propuesto medidas similares para beneficiar a los inmigrantes indocumentados que llevan mucho tiempo trabajando en EU, pero no han prosperado en este año electoral.
Kerry criticó el plan migratorio presentado por el presidente George W. Bush el pasado 7 de enero porque consideró que "se queda corto" y no responde a las necesidades de los trabajadores inmigrantes.
Ese plan, que incluye la legalización temporal de ciertos trabajadores, se ganó la repulsa de grupos conservadores, que lo consideran una "amnistía" para quienes han violado las leyes migratorias, y de grupos de corte liberal, que lo consideran insuficiente.
Kerry enumeró la "retahíla de promesas incumplidas" de la Administración Bush en torno a la educación, la creación de empleos, el cuidado de salud y la reforma migratoria "pese a que ha tenido cuatro años para hacerla".
"La Administración Bush ha estado completamente ausente, ha dicho una cosa y después ha hecho otra", declaró Kerry.
"Creo que la gente debería estar furiosa con esta serie de promesas rotas. En cada asunto de importancia para la comunidad latina, esta Administración ha estado en el lado equivocado", añadió Kerry, quien busca afianzar el voto hispano en las presidenciales del próximo 2 de noviembre.
Kerry se mostró como la alternativa viable para los votantes hispanos, tras describir lo que percibe como la precaria situación de la creciente minoría del país: un desempleo del 33 por ciento, un alto porcentaje de deserción escolar, la continúa pérdida de beneficios de cobertura médica y, en el caso de los inmigrantes indocumentados, la constante amenaza de ser deportados.
Consciente de la ventaja financiera de la campaña de reelección de Bush, Kerry dijo, sin precisar cifras, que su campaña ha contratado a más hispanos y ha destinado más fondos publicitarios para tratar de conseguir el voto hispano en noviembre.

Mejor relación con América Latina

El candidato afirmó también que, si llega a la Casa Blanca, América Latina tendrá un puesto de "inclusión y respeto", porque su presidencia será "muy distinta" a la de Bush.
Agregó que un Gobierno demócrata buscará reconstruir la credibilidad de Estados Unidos para lograr metas y soluciones de forma multilateral.
El senador, que está logrando superar a Bush en las encuestas de opinión, reiteró su apoyo a la transición democrática en Cuba, a una solución electoral para la crisis en Venezuela, y a una relación más estrecha con México.
En ese sentido, propuso crear un "perímetro de seguridad en Norteamérica" en el que México, Canadá y EU armonicen sus reglamentos aduaneros, migratorios y de seguridad fronteriza.
Kerry reconoció que los atentados de 2001 descarrilaron las negociaciones migratorias con ese país, pero, a su juicio, no deben servir de pretexto para postergar una reforma migratoria.
Agregó que apoya la libre circulación de los camiones mexicanos por territorio de EU, siempre y cuando cumplan las normas de seguridad vial y protección ambiental.
El senador demócrata propuso un Fondo de Inversión y Desarrollo de 500 millones de dólares para fortalecer la democracia y combatir la pobreza, mediante más inversiones en las áreas de educación, salud y desarrollo económico.
También prometió revisar el acuerdo comercial alcanzado entre EU y Centroamérica para que incluya mayores protecciones laborales y ambientales.
Previo a la entrevista, Kerry pronunció un discurso ante unas 400 personas durante la XXI conferencia anual de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), un organismo que representa a más de 6 mil líderes políticos hispanos en todos los niveles de gobierno del país.
En ese discurso, Kerry prometió una "América para todos", pintó un panorama desolador sobre las dificultades que afronta la clase media y prometió recortes de impuestos.
La campaña de Bush criticó el "pesimismo y las falsas acusaciones" de Kerry, tras asegurar que es el rival demócrata el que ha incumplido promesas en sus 19 años en el Senado.
"Los latinos no deben esperar ni confiar en que Kerry cambie en lo más mínimo de ser electo Presidente", dijo la campaña del presidente en un comunicado.
©EFE
Commentarios