Beatificación de Juan Pablo II: Teólogos cuestionan 'bloqueo' de Romero

AFP | Apr 29, 2011 | 4:24 PM

'La voz de los sin voz'

ROMA - Teólogos contestatarios deploraron que la beatificación del arzobispo de San Salvador, Óscar Romero, asesinado en 1980 por un comando de extrema derecha, siga "bloqueada" por el Vaticano y que, en cambio, sí vaya a ser beatificado el papa Juan Pablo II.
Personalidades de 16 países, como el teólogo suizo Hans Küng, el obispo brasileño Luis Flavio Cappio, el obispo francés Jacques Gaillot y el sacerdote psicoanalista alemán Eugen Drewermann, se han sumado a la iniciativa del movimiento católico contestatario "Wir sind Kirche" (Nosotros somos la Iglesia) y de la red ecuménica "Kirche von Unten" (Iglesia de abajo).
En un comunicado transmitido a la AFP, los promotores de esta llamada exhortan a los católicos a "conmemorar la beatificación del mártir San Óscar Romero" realizada ya "por los pobres de América Latina y los amigos de Jesús de toda la Tierra".
El obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, muy popular en América Latina y conocido como "la voz de los sin voz" por su compromiso con los más desfavorecidos, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 de un disparo en el corazón por un comando de extrema derecha, al inicio de la guerra civil en El Salvador.
Sus acciones fueron a menudo vistas con ojo crítico por el Vaticano, que le reprochaba su proximidad con la Teología de la Liberación.
Juan Pablo II visitó su tumba en 1996 y le rindió homenaje.
El papa polaco, que abogó con fuerza en favor de la justicia social en Sudamérica, siempre desaprobó la Teología de la Liberación, una peligrosa deriva, según él, del cristianismo hacia el marxismo.
Según los firmantes, mientras el proceso de Juan Pablo II duró sólo seis años, la beatificación de Óscar Romero sigue bloqueada "con argumentos engañosos".
Según ellos, el postulador de la causa, el obispo Vincenzo Paglia, teme que los partidarios de la Teología de la Liberación puedan "instrumentalizar" la figura del obispo salvadoreño y recuperar su mensaje.
©AFP
Comentarios