Obama se reunió con hispanos influyentes para hablar de reforma migratoria

Univision.com* | Apr 28, 2011 | 5:14 PM

Don Francisco, María Elena Salinas, Bárbara Bermudo, Lily Stefan y 'El Piolín' Sotelo entre los invitados

El presidente Barack Obama se reunió el jueves con un grupo de "hispanos influyentes" para conversar acerca de la importancia de "arreglar el sistema de inmigración a fin de que funcione" y les pidió ayuda para que lo ayuden a impulsar en el Congreso una reforma migratoria comprensiva.
La reunión se llevó a cabo nueve días después de que el mandatario se reuniera con un grupo multisectorial integrado por políticos, funcionarios de gobierno, religiosos, activistas, dirigentes de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, ex secretarios de estado y ex funcionarios, para hablar de reforma migratoria y el futuro de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
"Esta reunión es un esfuerzo del presidente Obama para buscar un diálogo abierto e importante sobre la reforma migratoria. Estas personas pueden ayudar en el proceso", dijo Dan Restrepo, asesor de la Casa Blanca para el hemisferio occidental.
Los invitados
En la reunión estuvieron presentes Bárbara Bermudo (co presentadora del programa Primer Impacto de la cadena Univision), el empresario musical Emilio Estefan, Lily Estefan (co presentadora del programa El Gordo y La Flaca de Univision), Mario Kreutzberger (el popular animador Don Francisco), María Elena Salinas (co presentadora del Noticiero Univision), el locutor Eddie ‘El Piolín’ Sotelo, José Díaz-Balart (presentador de la cadena Telemundo), Rosario Dawson, las actrices América Ferrera Y Eva Longoria, Vanessa Hauc y María Teresa Kumar.
Díaz-Balart dijo que la reunión fue un encuentro “grato” donde se pudo hablar “sin cámaras y reflejarle (al presidente) los temores existentes en la comunidad hispana, especialmente sobre movimientos estatales como los de Arizona y Georgia contra inmigrantes indocumentados”.
"Muchos (hispanos) no ven un liderazgo feroz en el gobierno federal para una reforma" migratoria, agregó el periodista.
"Tenemos que luchar"
El popular conductor chileno Don Francisco, expresó que "la idea más concreta (que surgió en la reunión) es que tenemos que luchar para que la comunidad (hispana) tenga una mejor imagen dentro de Estados Unidos y tengamos más adeptos para lograr todas las reformas que se pretenden".
En un comunicado difundido al término de la reunión, la Casa Blanca detalló que el Presidente “reiteró su gran decepción de que la actividad legislativa en el Congreso con respecto a la reforma de inmigración esté estancada y que el Senado de Estados Unidos no haya aprobado la Ley Dream Act tras su aprobación en diciembre por una mayoría bipartidista en la Cámara de Representantes”.
El proyecto mencionado por el mandatario otorgaba residencia a unos 850 mil estudiantes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos.
Encuentro anterior
Obama también le habló al denominado grupo de “hispanos influyentes” sobre las inquietudes que escuchó de líderes del sector policial, religioso y empresarial cuando se reunió con ellos el 19 de abril, y reiteró su preocupación “de que educamos a los mejores y más brillantes jóvenes pero después los enviemos al extranjero o de que expulsemos a esos jóvenes de talento que han sido criados como estadounidenses y que quieren continuar sus estudios o unirse a nuestras Fuerzas Armadas”.
Obama señaló que la única manera de arreglar el sistema de inmigración es con medidas legislativas en el Congreso, y que él no puede cambiar las leyes unilateralmente.
El mandatario instó al grupo a que ayuden a llevar el debate a un nivel más alto y, con ese fin, hagan un esfuerzo público, gracias a su singular posición, por forjar alianzas en todos los sectores y grupos demográficos para lograr que el Congreso apruebe la reforma migratoria.
Encuentro franco
La actriz Eva Longoria calificó la reunión como muy "franca" y dijo que el presidente escuchó los planteamientos del grupo y lo que esperaban de él en lo que resta de su mandato.
El encuentro se llevó a cabo a partir de las 2 p.m. en el salón Roosevelt de la Casa Blanca.
Durante la campaña presidencial 2008 Obama prometió que durante el primer año de su mandato empujaría una reforma migratoria comprensiva, pero otros debates de mayor interés postergaron el compromiso.
Para que el Congreso apruebe la reforma se necesitan 218 votos en la Cámara de Representantes y 218 en el Senado. Los republicanos, que actualmente controlan la Cámara, se resisten a cualquier forma de legalización de inmigrantes indocumentados.
Pese a la resistencia, Obama no se rinde y volvió a reiterar este jueves su compromiso de “arreglar el sistema de inmigración”. El mandatario considera que demócratas y republicanos deben unirse para solucionar “este asunto, que es crucial no solo para nuestra seguridad nacional, sino también para la economía y nuestra competitividad mundial”.
Puntos de la agenda
La agenda incluyó la presentación de una base de principios sobre los cuales la administración quiere que se debata la reforma migratoria.
La Casa Blanca colocó en primer término la responsabilidad del gobierno federal en el resguardo de las fronteras y el aumento de los recursos para la aplicación de la ley. También resaltó la vigencia del programa federal de verificación de empleo (E-verify).
Respecto al camino a la residencia, la agenda mencionó que quienes califiquen para una eventual vía de de legalización deberán primero admitir que infringieron la ley, pagar impuestos y multas y aprender inglés “antes de que puedan ponerse en la fila para legalizarse y hacerse ciudadanos”.
La Administración apuntó que las leyes de inmigración “deben darles a los agricultores una manera legal de contratar a los trabajadores que necesitan”, al tiempo que “deben respetar a las familias que cumplen con las normas y alentar a las personas altamente capacitadas que se gradúan de las excelentes universidades de este país a que permanezcan en Estados Unidos”.
Obama también hizo hincapié en los esfuerzos que el gobierno ha ejecutado en las mejoras a la seguridad fronteriza y la modernización de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).
La reunión del 19
En la reunión del 19 de abril Obama “se comprometió a traer la reforma migratoria este año, pero que para lograrla necesitaba del apoyo de todos los que estábamos en la Casa Blanca”, explicó Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Trabajadores y Servicios (SEIU), uno de los asistentes a ese encuentro.
La Casa Blanca explicó que en ese encuentro “el Presidente, miembros de su gabinete y altos funcionarios se reunieron con un extenso grupo de líderes empresariales, policiales y religiosos, además de ex funcionarios electos y otros en funciones de todo el espectro político, para escuchar sus ideas y sugerencias sobre formas de hacerle frente a nuestro desafío común de arreglar el sistema de inmigración de nuestro país a fin de atender nuestras necesidades económicas y de seguridad del siglo XXI”.
Medina agregó que el mandatario se comprometió a iniciar, en breve, una campaña “del mismo nivel que hizo por la reforma de salud” y que estaba dispuesto a invertir un fuerte capital político en conseguir un resultado favorable.
“Yo creo que si le pone todo el empeño que dice, lo va a conseguir. Te diría que estoy un poquito quemado con esto, porque he escuchado esto mismo en el pasado, pero esta vez pienso que las cosas van a ser diferentes. La gente que estaba reunida en la Casa Blanca tiene peso y piensan usar ese poder para conseguir que esta vez la reforma migratoria sea aprobada en el Congreso”, destacó el sindicalista.
En cuanto a la reunión de este jueves, el sindicalista dijo: "el presidente está tratando de alcanzar a todas las voces de nuestra comunidad. Pero también me encantaría que se juntara con un grupo de empresarios republicanos para que ellos también le echen ganas a la reforma y cambien de parecer. Son ellos quienes le cambiarán el tono al debate de la reforma migratoria", concluyó.
Críticas al encuentro
Mientras la Casa Blanca y sus invitados explicaban en Washington los resultados del encuentro, en Los Angeles representantes de organizaciones pro-inmigrantes criticaron el evento y señalaron que las deportaciones "no son un chisme" y que "el espectáculo que queremos ver es acción", de acuerdo con un reporte de The Associated Press.
"¡Qué bueno que Obama se reunió con celebridades del espectáculo, porque él también es una personalidad del mundo del entretenimiento! Todo esto es un espectáculo", dijo irónicamente María Rodríguez, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes en Florida. "Lo que Obama puede hacer es lo que necesita hacer: parar las deportaciones. Muéstranos acción. Ese es el espectáculo que queremos ver".
Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA), dijo que "definitivamente la problemática de inmigración no es un tema de entretenimiento para desglosarlo en un chisme, en un chiste o en una nota roja de un minuto" (…) "El presidente debe de parar estas reuniones simbólicas y debe de ponerse los guantes y usar su discreción administrativa para detener las deportaciones y el sufrimiento de gente trabajadora y honesta que contribuye a este país".
"Nos anima que el presidente Obama siga hablando sobre una reforma migratoria… que se reúna con celebridades que tienen poder para convocar una reforma migratoria pero lo que él todavía no ha hecho es invitar (a la Casa Blanca) a inmigrantes indocumentados, ciudadanos hijos de indocumentados para escucharlos directamente y ver cómo ellos están siendo afectados", apuntó María Graciosa, directora de la Campaña para Cambios Comunitarios. "La pregunta es, ¿cuándo va a mirar cara a cara a esas personas afectadas?", concluyó el despacho de AP.
©Univision.com*
Comentarios