En la recta final juicio de tres mexicanos en Malasia

Univision.com | Apr 27, 2011 | 2:52 PM

Abogados pidieron la revisión del caso

KUALA LUMPUR - El polémico caso de tres hermanos mexicanos que son juzgados en Malasia por narcotráfico está a punto de llegar a su recta final y en poco tiempo se sabrá si estos jóvenes serán sentenciados a la horca por tales cargos. En lo que es casi el cierre del juicio, el Alto Tribunal de Malasia suspendió la vista del juicio, a raíz de que la defensa pidiera la revisión del caso al sostener que hubo una manipulación de las evidencias.
La primera de las dos vistas que en principio debe durar la recta final del juicio de Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villarreal, originarios del estado de Sinaloa, fue suspendida por el juez a cargo del caso, Mohamed Zawawi, conocido en el ámbito judicial de este país asiático por la dureza de sus sentencias.
El magistrado Zawawi suspendió la vista tras mantener durante sesenta minutos una discusión, en momentos acalorada, con los abogados de la defensa, quienes expusieron notables discrepancias entre las pruebas que la Policía citó en su primer informe y el que finalmente remitió a la Justicia.
La defensa, con el abogado Kitson Foong al frente, sostiene que sobre todo existen divergencias con siete de las evidencias, que van desde la clase de droga a los materiales que la policía encontró en la nave industrial en la que fueron detenidos los mexicanos, además del ciudadano malasio Lee Bonh Sia y otro singapurés identificado como Lim Hung Wan, quienes también se sentaron en el banquillo.
"Las drogas que se citan en el informe final son diferentes, los colores y también la forma", dijo Foong, tras la suspensión de la vista pública celebrada en una sala de la quinta planta del enorme edificio que alberga el tribunal.
Con incertidumbre esperan resolución
Esposados y sentados en la primera hilera de bancos, José Regino, Simón y Luis Alfonso prestaban atención a la traducción simultánea de la interprete, una mujer malasia que estudió español en México.
Detrás de los acusados se situaron al menos tres funcionarios de la embajada de México y, en la hilera de bancos siguiente, tomaron asiento los familiares de los reos mexicanos, sus dos hermanas Alejandrina y Leticia y la esposa de Luis Alfonso, María Consuelo.
Antes del comienzo de la vista, los acusados y sus familiares llegados desde México con el propósito de prestarles apoyo moral, departieron durante unos minutos y entonces fue cuando Alejandrina, la menor de las hermanas, no pudo contener las lágrimas mientras abrazaba a Simón.
El juez convocó una reunión con el equipo que se hace cargo de la defensa de los tres mexicanos y al que hace lo propio con los otros dos acusados para que presenten la documentación en su poder sobre las discrepancias en los informes sobre las pruebas y decidir en base a esta si existen argumentos de peso que hagan irremediable la revisión de este caso de narcotráfico, un delito que en Malasia acarrea la pena de muerte.
"Si el juez decide que hay que revisar el caso, no tendrá otra alternativa que la de dictar una orden de puesta en libertad de los acusados", afirmó Foong a los periodistas.
"Es un asunto muy serio", añadió el letrado.
Reanudarán el juicio este jueves
Luis Alfonso, de 47 años, José Regino, de 36, y Simón, de 33, y los otros dos acusados fueron detenidos en marzo de 2008 en una nave industrial de Johor Baru, una ciudad portuaria del sur de Malasia y próxima a la frontera con Singapur, otro de los países de Asia que impone la pena capital por delitos de droga.
Según la versión policial, en el interior de la nave los agentes encontraron diverso material para la fabricación de metanfetaminas, varios precursores químicos y cerca de 29 kilos de esa droga.
No obstante, la Policía ha admitido que cinco meses después parte de la droga y algunas pruebas fueron sustraídas del almacén de la comisaría provincial de Johor Baru por agentes a los que se les abrió una investigación interna.
"Pero este es otro caso", apuntó el abogado Foong.
Un rato antes de inicio de la vista, un camión custodiado por agentes armados la Policía trasladó hasta el edificio del tribunal, las evidencias sobre la que la fiscalía basa la acusación, incluidos los barreños y cubos de distintos colores que, presuntamente, fueron utilizados por los acusados para manufacturar droga.
El juez anunció que la vista se reanudará mañana, jueves, tras haber escuchado en privado el argumento de la defensa, contra el que se opone el fiscal del caso, Umar Saifuddin Jaafar.
"Las pruebas siguen siendo válidas", señaló el fiscal.
La legislación penal de Malasia contempla la pena capital para la persona declarada culpable de haber sido detenida en posesión de más de 15 gramos de cualquier droga de las consideradas duras o de 200 gramos de las calificadas como blandas.
En las cárceles de Malasia hay en la actualidad un total de 702 personas condenadas a la pena de muerte.
©Univision.com
Comentarios