Reliquias de Juan Pablo II veneradas en Polonia

AFP | Apr 27, 2011 | 2:59 PM

Cuenta regresiva para la beatificación del Papa polaco

CZESTOCHOWA, Polonia - Incluso antes de la beatificación del papa Juan Pablo II el 1 de mayo en el Vaticano, su cinturón, perforado por una bala y manchado de sangre durante el atentado de 1981, es venerado como una reliquia en el santuario mariano de Jasna Gora, en la Polonia católica.
"Formalmente, hay que esperar el 1 de mayo y la beatificación para que el cinturón pueda ser considerado como una reliquia. Pero para los peregrinos ya es un objeto de culto", explicó a la AFP el padre Jan Golonka, encargado de los exvotos ofrecidos por los fieles durante décadas.
"Hemos tenido una suerte enorme pues el propio Juan Pablo II nos ofreció su cinturón. Los otros que quieran tener sus reliquias deberán pasar por el Vaticano, a través de un procedimiento muy complicado", explicó.
Según dijo, el Vaticano no prevé sacar reliquias de los restos del papa, por lo menos en lo inmediato y a pesar de que la demanda es enorme.
Visita a Fátima
Después del atentado cometido por el turco Ali Agca, Juan Pablo II había guardado en el Vaticano su cinturón y una de las tres balas que casi lo mataron. En 1982, lo regaló al Santuario de Fátima y un año más tarde, durante un viaje a Polonia, el cinturón fue depositado en el Santuario de Jasna Gora, como exvoto ante la Virgen Negra por haberle salvado la vida, explicó el sacerdote.
"Sólo en 2004, el papa dio su acuerdo para que fuese expuesto ante los fieles. Fue colocado en el relicario, detrás de un cristal, junto a la Virgen Negra", agregó el padre Golonka.
Los monjes paulinos de Jasna Gora no son los únicos en Polonia que disponen de tal tesoro. El cardenal Stanislaw Dziwisz, arzobispo de Cracovia y ex secretario del papa, guardaron una ampolla con sangre del papa polaco.
Les fue entregada por los médicos que efectuaron el primer examen de traqueotomía. Esta ampolla será trasladada el 11 de junio al Centro Juan Pablo II en Lagiewniki, en los suburbios de Cracovia, no lejos de la cantera donde el papa trabajó como obrero durante la Segunda Guerra Mundial.
Regalo de fe
El cardenal Dziwisz ofreció una gota de sangre papal al piloto de Fórmula 1 polaco Robert Kubica (Lotus Renault), gravemente herido en un accidente en Italia, para obtener su curación.
Según tengo entendido, las hermanas del Sagrado Corazón también obtuvieron sangre de Juan Pablo II antes de su muerte, así como un mechón de sus cabellos, dijo el escultor polaco Czeslaw Dzwigaj, profesor de arte sacro en la Academia papal de Cracovia.
Dzwigaj es el autor de un altar y de un relicario en la iglesia de esta congregación en Cracovia pero aún no ha visto las reliquias que serán depositadas allí después de la beatificación.
En Jasna Gora, los monjes han expuesto más de un centenar de objetos como sotanas del papa, su solideo blanco, sus rosarios, su anillo, así como otros de uso cotidiano como un vaso de cristal, un plato e incluso una toalla de baño.
"Todos esos objetos ya son reliquias para los fieles. No hay que olvidar que el papa los tocó o llevó consigo. Son verdaderas reliquias de Juan Pablo II", explicó Marek Socik, que preparó la exposición.
©AFP
Comentarios