Familiares visitan a tres mexicanos que podrían ser ahorcados en Malasia

Univision.com y Agencias | Apr 26, 2011 | 3:58 PM

Acusados de narcotráfico

SUNGAI BULOH - Los tres hermanos mexicanos que se enfrentan a la pena de muerte en Malasia por un presunto delito de narcotráfico recibieron el martes la primera visita de sus familiares en cerca de tres años, un día antes de que su juicio entre en la recta final.
A las 08.00 de la mañana (00:00 GMT), tres mujeres de la familia González Villarreal, llegadas horas antes de México, cruzaron los portones metálicos del presidio de máxima seguridad de Sungai Buloh para ver y conversar con Luis Alfonso, José Regino y Simón.
La dirección de esta cárcel, en la que se hacinan unos 2,500 internos de más de una decena de nacionalidades, permitió que los tres reos oriundos de Sinaloa mantuvieran un encuentro de unas dos horas con sus hermanas Alejandrina y Leticia y con María Consuelo Soto, la esposa de Luis Alfonso, el mayor de los tres.
El complejo penitenciario de Sungai Buloh, al que Luis Alfonso, José Regino y Simón fueron trasladados la pasada semana desde la cárcel provincial de Johor Baru, está situada a medio centenar de kilómetros de Kuala Lumpur, la capital, en lo que ya es el estado vecino de Selangor y sobre una colina rodeada de plantaciones de palmeras aceiteras.
Al término del encuentro familiar tras los altos muros de la cárcel, las mujeres se mostraron reconfortadas del estado de ánimo y de salud de los tres hermanos, cuyo abogado, Kitson Foong, expondrá mañana el argumento en su defensa.
'De buen ánimo'
"Están tranquilos y bien de salud, también optimistas", dijo Alejandrina pocos minutos después de ver a sus hermanos.
"Tienen mucha esperanza y fe en Dios de que todo saldrá bien", añadió mientras portaba en su mano una de las pequeñas bolsas con ropa que habían traído para ellos, pero que no pudieron entregar debido a los trámites burocráticos que regulan la paquetería para los presos.
"Nos han dicho en la prisión que es mejor que se las entreguemos en mano mañana" al final de la vista, señaló la hermana menor.
Alejandrina explicó que sus hermanos se habían rasurado la barba que se dejaron crecer durante su reclusión en la cárcel de Johor Baru y que durante la conversación preguntaron sobre todo por cómo se encontraban sus padres y el resto de la familia, originaria de Culiacán, en el estado de Sinaloa.
María Consuelo Soto, quien al final de la visita parecía preocupada, comentó que su marido, Luis Alfonso, se había emocionado mucho al hablar de la hija de ambos.
Detenidos en el 2008
Luis Alfonso, de 47 años; José Regino, de 36, y Simón González Villarreal, de 33, fueron detenidos en marzo de 2008 en una nave industrial de Johor Baru, donde la policía encontró supuesto material para la fabricación de metanfetaminas, precursores químicos y cerca de 29 kilos de esa droga.
La legislación penal de Malasia contempla la pena capital para la persona declarada culpable de haber sido detenida en posesión de más de 15 gramos de cualquier droga de las consideradas duras o de 200 gramos de las calificadas como blandas.
En las cárceles de Malasia hay en la actualidad un total de 702 personas condenadas a muerte, dos de las cuales, ambas de nacionalidad india y detenidas en posesión de ketamina, recibieron ayer la sentencia a la pena capital.
En un editorial publicado este martes en la misma página que un artículo sobre el tráfico de droga, el periódico malasio en lengua inglesa de mayor circulación, New Straits Times, señaló que el creciente problema de la droga en Malasia "debe ser exorcizado sin titubeo ni reserva".

México asiste a connacionales

Luego de saberse la situación de los tres hermanos, el gobierno de México brindó asistencia consular.
El director de Protección a Mexicanos en el Exterior de la cancillería, Daniel Hernández Joseph, dijo a la que la embajada de México en Malasia entró en comunicación con el abogado de los hermanos González Villarreal, con quien analizan la posibilidad de conseguir intérpretes que apoyen durante el juicio que están por enfrentar.
Los hermanos José Regino, Simón y Luis Alfonso fueron arrestados junto con un malayo y un singapurense en marzo de 2008 en una fábrica de Johor, al sur de Malasia, donde la policía localizó más de 29 kilogramos de metanfetaminas.
El tráfico de drogas en esa nación asiática conlleva la pena de muerte en la horca.
Hernández dijo que la defensa de los hermanos no había hecho anteriormente ninguna solicitud de apoyo relacionada con intérpretes.
Refirió que ahora que el abogado les ha solicitado apoyo, se estudian las posibilidades porque no hay intérpretes de malayo a español.
Importancia de traductores
Una opción podría ser encontrar alguien que traduzca del malayo al inglés y otro más de inglés a español, dijo.
La Corte Suprema de Malasia tiene prevista una audiencia el 27 de abril para escuchar a la defensa de los acusados.
La cancillería mexicana informó más temprano en un comunicado que inicialmente fueron detenidos seis mexicanos en 2008, a quienes visitó personal de la embajada para verificar su estado físico, corroborar su nacionalidad y cuidar que se respetaran sus derechos fundamentales.
Aseguró que la representación diplomática les ofreció contratar abogados, aunque los detenidos dijeron que lo harían por sus propios medios.
Personal consular se entrevistó con ellos en otras cuatro ocasiones hasta octubre del 2010.
Además, una hermana de los González Villarreal los visitó poco después de haber sido detenidos.
La SRE señaló que tres de los mexicanos, a quienes no identificó, fueron excarcelados y deportados en el segundo semestre de 2010.
Hernández refirió que el último de ellos, a quien no identificó por políticas de privacidad, regresó a México en un viaje pagado por las autoridades mexicanas.
Situación en la cárcel
Dijo que los hermanos que aún permanencen en Malasia "en ningún momento han dicho que se encuentren mal, que el trato en prisión sea inhumano" o que se hayan violado sus derechos humanos.
El funcionario señaló que México mantendrá la protección consular, aunque aclaró que "no va en el sentido de (presumir) inocencia o culpabilidad, ni la juzga ni la prejuzga, ni se trata de la búsqueda de una sentencia en un sentido o en otro".
Las autoridades de Malasia han dicho que la fábrica donde fueron detenidos habría sido utilizada para producir metanfetaminas, debido a que además de la droga había productos químicos y equipos para fabricarla.
El tribunal supremo de esa nación resolvió el mes pasado que no era razonable concluir que era pura coincidencia que los hermanos mexicanos, que estaban en Malasia con visas de turistas, estuvieran en la fábrica durante la redada.
Hernández refirió que autoridades mexicanas analizan las figuras jurídicas en la ley de Malasia para evaluar una posible petición de participación en el juicio para manifestar la posición de México en contra de la pena de muerte, "sin prejuicio de la inocencia o culpabilidad".
Dijo que estos son los primeros casos de mexicanos detenidos por delitos vinculados al narcotráfico en Malasia.
©Univision.com y Agencias
Comentarios