Día de la Candelaria en México

Univision.com | Feb 01, 2008 | 8:25 PM

De generación en generación

CIUDAD DE MÉXICO - El 2 de febrero se celebra en México una importante fiesta que ha logrado ir más allá de las creencias católicas. Se trata del día de la Candelaria, en el que culminan las festividades de la Navidad, y simboliza la presentación en el templo del niño Jesús, a los cuarenta días de su nacimiento, siguiendo la tradición judía.
Precisamente, presentar al Niño Dios ante la Iglesia es lo más importante para los católicos en el llamado Día de la Candelaria, el vestuario es variado de acuerdo al gusto de las personas, que va desde lo tradicional hasta lo más novedoso. Los fieles tienen bastante claro el ritual: El niño Dios debe ser un regalo de un ser querido, aunque generalmente es heredado de generación en generación. La familia elige un padrino para el niño, quien es el principal responsable de velar por él, después de los propietarios. El padrino es quien vestirá al infante durante tres años. El primer año, obedeciendo la tradición de la presentación del pequeño Jesús en el templo, la figura del niño Dios debe de ser llevada a misa vistiendo un 'ropón', que es el traje blanco con el que los padres acostumbran llevar a bautizar a sus hijos. En los años siguientes, entre dueños y padrinos elegirán la vestimenta. Piezas de fe “Los modelos de la ropa que usan los niños Dios cuando los llevan a misa, dependen de la creencia de cada persona. Muchos les hacen peticiones, e incluso les atribuyen milagros”, señaló Domitilo Gudiño, quien se dedica a vestir y reparar estas figuras. Existen atuendos de los santos ya conocidos y venerados por la Iglesia Católica; igualmente, hay vestimenta que representan los santos patronos de diversas estados del país. Los favoritos son el santo Niño de Atocha (venerado en Zacatecas), el Niño de las Palomas (se le rinde culto en Zacatecas), el Niño de la Salud (oriundo de Michoacán), el niño Doctor (venerado en Puebla); así como el Ángel de la Guarda, San Judas Tadeo, Sagrado Corazón, el Señor de la Abundancia, la Fe y el Trabajo. María Elena Franco, de 35 años, se dedica a vestir y repara los niños Dios. “La gente elige la ropa de acuerdo a las peticiones o agradecimientos que quiera hacer. El niño doctor, por ejemplo, es el más socorrido cuando en la familia hay problemas de salud”, comentó.

Muestras de devoción

Blanca Estela Sánchez, quien lleva casi 10 años dedicándose a este oficio, comenta que les tienen mucha devoción. “Hay niños que llegan muy maltratados, y a la gente les duele deshacerse de ellos y comprarse uno nuevo, por lo que no les importa pagar por una reparación profunda. Hay otros niños que nada más hay que cambiarles pestañas, o volver a pintar ciertas partes, como la cabecita, por ejemplo”. Aunque también se ocupan de vender semillas, don Enrique y doña Carmen refieren que durante todo el año hay trabajo de reparación, aunque es en estas fechas cuando las personas se preocupan más por la apariencia de estas piezas de fe. Ambos tienen ya más de diez años vistiendo y arreglando niños Dios.No importa el costo Mientras don Enrique hacía lo que él llama 'Retoque general', que consiste en pegar las piezas que vengan rotas (dedos, brazos, piernas, cuello, etc.), volverlo a pintar todo, poner pestañas y cejas, comentó: “Yo aprendí sólo. Posteriormente, el negocio me fue permitiendo hacerme de mis propias cosas, como aerógrafo, pinturas, yeso, etc.” Las reparaciones oscilan desde $1.5 hasta $23, dependiendo de la gravedad del daño; mientras que los trajes varían desde $5 hasta $19, con base en el tamaño del niño y el atuendo deseado, pues hay algunos que incluyen más accesorios que otros. No obstante que vestir al niño Dios representa un gasto para las familias mexicanas, buena parte de ellas no muestran mayor objeción por hacerlo. “Pues de repente dan muy caros los trajes. Es un dinerito que ya sabemos que tenemos que apartar, porque el niño lo vale. Nos da mucho todo el año, y vestirlo distinto cada año, la verdad es que no nos duele”, comentó sonriendo la señora Alma, de 50 años. Tras la presentación del Niño de Dios ante la iglesia, los feligreses ofrecen a sus invitados tamales y atole. En algunos casos son los padrinos quienes compran los alimentos, mientras que en otros, son las personas que encontraron el muñeco en la Rosca de Reyes, que se partió el 6 de enero.
©Univision.com
Commentarios