Piden 15 años de prisión para cura que pagó a menores por sexo

EFE | Apr 20, 2011 | 12:00 PM

Pareja reclutaba a menores

CHILE - La Fiscalía chilena pidió 15 años y un día de cárcel para un sacerdote católico imputado por pagar a chicas menores a cambio de sexo en una localidad cercana a Santiago, informaron fuentes judiciales.
La petición de Cristián Cáceres, fiscal del caso, se conoció al comenzar el juicio oral contra Ricardo Muñoz Quintero, expárroco de la iglesia Santa Teresita, de la ciudad de Melipilla, a 70 kilómetros al suroeste de la capital chilena.
El fiscal pidió la misma pena para Pamela Ampuero Escobar, pareja del sacerdote, la cual está acusada de reclutar a las menores, de 16 y 17 años.
Doble vida
El caso se conoció en enero de 2010 a través de un reportaje de televisión, que además de los abusos desveló que Muñoz Quintero, de 56 años, llevaba una doble vida, pues convivía con su pareja, de 34 años, y dos hijos en la localidad de Curacaví, a 35 kilómetros al oeste de Santiago.
Muñoz Quintero está imputado por ocho casos de sexo con menores, a las que pagaba entre 30.000 y 40.000 pesos (entre 62,5 y 83,3 dólares). Una de las chicas quedó embarazada.
La investigación permitió establecer además que Muñoz se llevaba a su casa de Curacavi los donativos que hacían los fieles de su parroquia de Melipilla.
El fiscal Cáceres fundamentó en esos hechos su petición de una pena de 15 años y un día de presidio para el cura y la mujer, como autores de los delitos de abuso sexual, almacenamiento y producción de material pornográfico infantil y facilitación de la prostitución.
El estatal Servicio Nacional de Menores (Sename), que se hizo cargo de los hijos de la pareja, se sumó a la acusación y su director, Rolando Melo, asistió hoy al inicio del juicio oral, que se extenderá hasta el 2 de mayo próximo.
"Los sujetos que atacan sexualmente a los niños deben saber que en nuestro país no toleramos este tipo de actos y que serán perseguidos por la justicia", dijo Melo a los periodistas, tras la audiencia.
La Iglesia Católica chilena ha sido sacudida en los últimos meses por escándalos de abuso sexual, que han involucrado a Fernando Karadima, un influyente guía espiritual, formador de más de 40 sacerdotes, entre ellos cinco obispos, y a Isabel Lagos Droguett, conocida como Sor Paula, directora en Chile de las monjas de Santa Úrsula.
©EFE
Comentarios