Obama invertirá capital político en la reforma migratoria

Univision.com* | Apr 19, 2011 | 8:36 AM

Se reunió con funcionarios, líderes políticos, dirigentes comunitarios y religiosos en la Casa Blanca

El Presidente Barack Obama reiteró el martes el compromiso hecho durante su campaña electoral de empujar una reforma a las leyes de inmigración que incluya una vía de legalización para indocumentados.
Al encuentro, anunciado el lunes por la Casa Blanca en un comunicado, asistieron, entre otros, ex funcionarios de la administración del Presidente George W. Bush (2001-2009) ex senadores, el ex gobernador de California Arnold Schwarzenegger, jefes de policía, activistas por los derechos de los inmigrantes, religiosos, funcionarios de la actual  administración, empresarios y sindicalistas.
“Habíamos como 70 a 80 personas en el salón, el grupo más diverso que yo he visto en todo el tiempo que tengo trabajando con la reforma migratoria”, dijo a Univision.com Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Trabajadores de Servicio (SEIU) al término del encuentro. “En otras ocasiones nos reuníamos sólo aliados, los que abogábamos por el proyecto, pero esta vez había gente de todas las opiniones sobre este importante tema que preocupa a la comunidad inmigrante”.
A la pregunta respecto a cuáles fueron los temas abordados en la reunión, Medina respondió que el Presidente Obama “se comprometió a traer la reforma migratoria este año, pero que para lograrla necesitaba del apoyo de todos los que estábamos en la Casa Blanca”.
La Casa Blanca dijo que en la reunión “el Presidente, miembros de su gabinete y altos funcionarios se reunieron con un extenso grupo de líderes empresariales, policiales y religiosos, además de ex funcionarios electos y otros en funciones de todo el espectro político, para escuchar sus ideas y sugerencias sobre formas de hacerle frente a nuestro desafío común de arreglar el sistema de inmigración de nuestro país a fin de atender nuestras necesidades económicas y de seguridad del siglo XXI”.
Campaña nacional
Medina agregó que el mandatario se comprometió a iniciar en breve una campaña “del mismo nivel que hizo por la reforma de salud” y que estaba dispuesto a invertir un fuerte capital político en conseguir un resultado favorable.
“Yo creo que si le pone todo el empeño que dice, lo va a conseguir. Te diría que estoy un poquito quemado con esto, porque he escuchado esto mismo en el pasado, pero esta vez pienso que las cosas van a ser diferentes. La gente que estaba reunida en la Casa Blanca tiene peso y piensan usar ese poder para conseguir que esta vez la reforma migratoria sea aprobada en el Congreso”, destacó el sindicalista.
Además del ex gobernador de California, Schwarzenegger, en la reunión de este martes estuvieron presentes el ex jefe de la seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff, el ex senador republicano Melk Martínez, el ex secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, el alcalde de San Antonio, Julián Castro, y el jefe de policía de Filadelfia, Charles Ramsey, quien también desempeñó el cargo de jefe policial en Washington, D.C.
Debate truncado
En los últimos cinco años el Congreso estadounidense ha debatido sin éxito al menos seis veces la reforma migratoria y otras tantas el Dream Act, un proyecto que integra el paquete de la reforma y que otorga residencia a miles de jóvenes estudiantes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos.
El fracaso de los debates desató un severo clima antiinmigrante con discusión y aprobación en varios estados de leyes para combatir la inmigración indocumentada. El caso más severo se registró el 23 de abril del año pasado cuando la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, promulgó la polémica ley SB1070 que criminalizó la estadía indocumentada, un acto que en los otros 49 estados sigue siendo una falta de carácter civil no penal.
Las partes más conflictivas de la ley de Arizona fueron suspendidas temporalmente el 28 de julio mientras una corte federal da curso a una demanda interpuesta por el departamento de Justicia, que argumenta que la ley de Arizona viola la Constitución y compromete los derechos civiles.
Récord de deportaciones
Maribel Maribel Hastings, asesora ejecutiva y analista de America’s Voice, dijo el martes al programa Despierta América de la cadena Univision que en vez de ver el cumplimiento de la promesa de Obama de empujar una reforma migratoria en el primer año de su gestión, “en los últimos dos años se ha visto un aumento en las medidas migratorias” y citó la deportación por lo menos 800 mil indocumentados desde que el presidente asumió el control de la Casa Blanca el 20 de enero de 2009.
La Coalición de los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) reiteró que la cantidad de deportaciones ejecutadas durante los dos primeros años de la administración Obama supera el millón, y que entre seis y siete de cada 10 expulsados no tenían antecedentes criminales que los convirtieran en personas que representaran una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.
“Esperamos que ahora, después de esta reunión, el gobierno federal revise las opciones administrativas para aliviar el dolor de los inmigrantes”, dijo Jorge-Mario Cabrera, director de Comunicaciones de CHIRLA.
Los pasos que siguen
En cuanto a al seguimiento de la reunión de este martes, Medina explicó que “el presidente nos dijo que pondrá a su equipo a trabajar con cada uno de nosotros para elaborar un proyecto de compromisos y definir un plan de campaña. Eso haremos y a eso nos comprometimos”.
“Y pienso que si él lo hace, invierte capital, entonces yo diría que muchos de los que estaban ahí van a entrarle a la reforma migratoria. Yo pienso que esta vez las cosas van a ser diferentes”, dijo Medina.
El representante demócrata Luis Gutiérrez (demòcrata de Illinois), un importante aliado de Obama, dijo el fin de semana en Chicago que no estaba seguro si podría respaldar al presidente en los comicios de 2012 si éste no daba un paso adelante en el tema de la reforma migratoria.
La semana pasada, 22 senadores demócratas enviaron una carta a Obama pidiéndole retrasar las deportaciones de inmigrantes jóvenes que se encuentran ilegalmente en el país porque sus padres los trajeron. Sin embargo, el senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York), quien en 2009 trabajó en un borrador de reforma junto con el también senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), le pidió en otra carta que mantuviera la política de deportación de inmigrantes con antecedentes criminales.
El DHS asegura que en el curso del año fiscal 2011 expulsará a unos 400 mil indocumentados con delitos graves y que constituyen una amenaza a la seguridad nacional.
©Univision.com*
Commentarios