Los "marcianos" existen, dicen expertos

Univision.com y Agencias | Feb 18, 2005 | 8:00 AM

Microbios en el Planeta Rojo

WASHINGTON - En una reunión a puerta cerrada con autoridades espaciales, dos científicos de la NASA aseguraron esta semana haber encontrado "fuerte evidencia" de que en estos momentos sí hay vida en Marte, escondida en cuevas y sobreviviendo gracias a yacimientos de agua en diferentes puntos del Planeta Rojo.
Los científicos, Carol Stoker y Larry Lemke, del Centro de Investigaciones Ames en Silicon Valley, California, dijeron que ellos habían presentado los resultados de su hallazgo a la revista Nature, y que serán publicados en mayo.
Space.com publicó que los dos expertos estadounidenses estaban preparando informe completo que deberá ser revisado y divulgado en los próximos días.
Mientras, del otro lado del Atlántico, un científico italiano de la Agencia  Espacial Europea (ESA) corroboró el anuncio de que sí existe vida en Marte. No obstante, este experto basó su conclusión en el hallazgo en la superficie del  Planeta Rojo de una gran cantidad de metano, un gas que en la Tierra es producido por bacterias.
El italiano Vittorio Formisano, del Instituto de Física y Ciencia Interplanetaria de Roma, hizo estas declaraciones en un reporte publicado esta semana por la revista británica New Scientist.
Lo que Stoker, Lemke y Formisano han encontrado no es una prueba directa de que exista vida en Marte. Sin embargo, los rastros de metano son señales de la posibilidad "actividad biológica" en la superficie marciana, muy similar a la descubierta hace poco en cuevas aquí en el planeta Tierra.
El metano es un gas producido en la Tierra por las bacterias anaeróbicas, que derivan su energía de la oxidación de moléculas orgánicas simples tales como metanol y acetato o de hidrógeno molecular.
Lugares importantes de producción de metano son los cultivos de arroz, sedimentos lacustres, humedales y el intestino del ganado y las termitas.
"Creemos que hasta que no se demuestre qué procesos no biológicos pueden estar detrás de la producción del metano, la única forma de producir este gas es a partir de vida", indicó Formisano, a la revista británica.
"Mi conclusión es que existe vida en Marte", precisó el experto italiano.
Las grandes cantidades de metano fueron detectadas en la atmósfera marciana por el equipo Espectrómetro Planetario Fourier, de la misión europea "Mars Express", que orbita el Planeta Rojo desde diciembre de 2003.
Por su parte, Formisano calculó que la atmósfera posee una concentración de 130 partículas de formaldeído por cada mil millones, lo que cree que se debe a la existencia de microbios.
"No es cien por ciento convincente, pero seguiremos trabajando sobre los descubrimientos de Formisano", declaró por su parte el astrónomo Therese Encrenaz, del Observatorio de París.

Las futuras misiones a Marte

En tanto, misiones espaciales como la del Laboratorio de Ciencia de la NASA, tienen previsto analizar en los próximos meses la existencia de moléculas orgánicas en la superficie del Planeta Rojo.
Lo cierto es que desde hace tiempo, Stoker y otros investigadores han teorizado que el suelo de Marte podría albergar organismos biológicos que han desarrollado estrategias inusuales para sobrevivir en medio ambientes extremos.
En 2003, esas sospechas motivaron a Stoker y a un equipo de científicos españoles y estadounidenses a explorar la vida subterránea del suroeste de España, cerca del Río Tinto. Ese lugar se caracteriza por el color rojo de su suelo debido al alto índice de hierro que se disuelve en el agua, altamente ácida.
Stoker habló con Space.com en 2003, semanas antes de la expedición en España, y dijo que al estudiar las características del Río Tinto ella y otros expertos esperaban determinar la posibilidad de un "birreactor químico" en el subsuelo; esto es una especie de ecosistema subterráneo con microbios que podrían controlar el ambiente en la superficie.
Un hallazgo de ese tipo en el Río Tinto, precisó Stoker en 2003, es importante porque "la búsqueda de vida en el Río Tinto es una buena analogía de la búsqueda de vida en Marte".
En su reunión a puerta cerrada esta semana en Washington, Stoker dijo que los hallazgos realizados en el Río Tinto sumados a los datos recolectados en Marte por telescopios en la superficie y sondas en órbita, le hacen creer a ella y a Lemke que tienen "fuerte evidencia" de que sí existe vida bajo la superficie marciana.
El Opportunity, uno de los robots de la NASA que explora el suelo marciano, ayudó a fundamentar la creencia de que existía agua en Marte cuando descubrió jarosita y otras sales minerales en la cordillera marciana de Merdiani Planum. Ese lugar fue seleccionado para que aterrizara el intrépido robot debido a que los científicos opinan el área estuvo alguna vez cubierta por agua salada.
La investigación de Stoker y Lemke podría contribuir a la búsqueda de seres vivos en el subsuelo de Marte, donde los hallazgos de agua podrían ayudar a esclarecer los curiosos rastros de metano encontrado.
"Están desesperados por saber qué podría estar produciendo este metano", dijo a Space News uno de los que participó en el encuentro con los expertos estadounidenses. "Su respuesta es hay que excavar, hay que excavar, hay que excavar".
Por el momento, NASA no tiene planes de enviar una sonda equipada con perforadotas para excavar el suelo marciano, pero la agencia está considerando enviar un robot nuevo en 2009 que podría ofrecer más detalles sobre el descubrimiento de Stoker y Lemke.
Este vehículo de la NASA, denominado como el Laboratorio Científico de Marte, será un nuevo robot a control remoto que utilizará combustible nuclear y que podrá explorar a distancias superiores a sus predecesores. Estará equipado con un espectrómetro capaz de analizar los depósitos de metano en el aire marciano.
En 1996, un equipo de NASA y la Universidad de Stanford crearon cierta controversia tras publicar que meteoritos obtenidos de la región Allen Hills, en Antártica, contenían evidencia de la posibilidad de que había vida en Marte.
Ese hallazgo continúa bajo el escrutinio de la comunidad científica que duda que esos meteoritos tenían la mínima evidencia de que una vida primitiva de microbios vivió alguna vez en el Planeta Rojo.

La sonda desplegará su radar

Por otro lado, la sonda europea Mars-Express podrá empezar a buscar agua a partir de mayo bajo la superficie del Planeta Rojo, una vez que los responsables de la misión han dado la luz verde para desplegar para entonces su radar, anunció la Agencia Espacial Europea (ESA).
La delicada operación de despliegue del radar MARSIS, compuesto por dos antenas en cilindros huecos de 20 metros de largo y 2.5 centímetros de diámetro realizadas en fibra de vidrio, y un mástil de 7 metros, estaba inicialmente prevista para principios de abril pasado.
Plegados por el momento en acordeón, una vez liberadas, estas antenas van a desplegarse por sí mismas gracias a su elasticidad y situarse en línea recta.
Sin embargo, sofisticadas simulaciones, realizadas el pasado año por el fabricante, Astro Aerospace (Estados Unidos), antes de la fecha de su despliegue pusieron de relieve que existe un riesgo de que las antenas reboten antes de encontrar su posición final, lo que puede afectar a la sonda.
"Después de ocho meses de simulaciones informáticas y de trabajos técnicos intensos", realizados conjuntamente con el Laboratorio de Propulsión Espacial (JPL) de la Agencia Espacial Americana (NASA), la comisión de revisión de la ESA ha empezado a desplegar las antenas. Esta decisión fue adoptada a pesar de que "no se puede excluir un riesgo de impacto sobre la sonda".
No obstante, la cantidad de energía sería débil y la probabilidad de un daño grave es mínimo.
El despliegue del radar debe empezar a partir del 2 de mayo o incluso antes, para el 25 de abril, si los preparativos concluyen antes de lo previsto, se comenta en la ESA.
Si se concluye con éxito, el radar empezaría a buscar agua en el suelo marciano y a estudiar la ionosfera del planeta.
La sonda Mars-Express fue lanzada en junio del 2003 y entró en la órbita marciana seis meses después. Desde enero del 2004, estudia la atmósfera y la superficie de Marte, al tiempo que transmite imágenes del paisaje marciano.
El inicio de la misión se vio empañado por la pérdida de su aterrizador británico, el Beagle-2, lanzado como previsto el 25 de diciembre del 2003 por la "sonda-madre" hacia el suelo marciano, pero con el que los científicos nunca han logrado establecer contacto.
©Univision.com y Agencias
Commentarios