Senador demócrata pide al gobierno deportar más criminales

Univision.com y Agencias | Apr 15, 2011 | 7:15 AM

Criticó la expulsión de inmigrantes sin antecedentes penales

WASHINGTON – Un influyente senador demócrata envió una carta a la jefa de la seguridad de Estados Unidos para pedirle que las autoridades de inmigración centren su atención en la captura y deportación de indocumentados con antecedentes criminales, al tiempo que criticó la expulsión de inmigrantes sin prontuario policial y que no representan un peligro para la seguridad del país.
El legislador Charles Schumer (Nueva York) dirigió la misiva a la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Janet Napolitano en un esfuerzo por recomendar su eficiencia ante la posibilidad de un drástico recorte del presupuesto.
Schumer calificó en la carta como “desacertado e ineficiente” el enfoque del DHS “de concentrar sustancialmente nuestros recursos en casos no criminales cuando hay todavía indocumentados criminals” que no han sido arrestados.
Advierten recortes
El senador, quien preside el subcomité judicial para inmigración, refugiados y seguridad fronteriza, sugirió que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, que opera bajo el mando del DHS) destine en criminales sus fondos para deportar a 400 mil personas al año, y advirtió la existencia de solicitudes para hacer recortes importantes en el gasto público.
"El DHS probablemente necesitará operar con menos recursos este año y en el futuro", escribió en la carta a Napolitano.
Schumer envió la nota un día después de que otros 22 senadores demócratas solicitaran al presidente Barack Obama que exima de procesos de deportación a inmigrantes indocumentados que reúnan los requisitos contemplados en un proyecto de ley Dream Act, plan que otorgaría residencia a estudiantes sin papeles que ingresaron a Estados Unidos siendo niños, tienen buenas notas e ingresen a la universidad o a las Fuerzas Armadas.
El 9 de diciembre del año pasado la Cámara de Representantes aprobó la denominada Ley del Sueño, pero ocho días más tarde el Senado desestimó el proyecto que beneficiaba a por lo menos 850 mil jóvenes.
Esfuerzo truncado
Schumer lidera en el Congreso un tímido esfuerzo bipartidista para redactar un plan de reforma migratoria comprensivo que incluye una vía de legalización de indocumentados que carecen de antecedentes criminales, pagan impuestos y hablan inglés.
En junio de 2009 se incorporó a la redacción del documento el también senador Lindsey Graham (Carolina del Sur), pero el esfuerzo se detuvo en marzo de 2010 por diferencias entre ambos partidos sobre el tema y cuando arrancaba la campaña electoral de medio tiempo.
En febrero de este año Schumer confirmó que había vuelto a conversar con Graham sobre la posibilidad de impulsar nuevamente la redacción del borrador, pero el tema no ha sido incluido en la lista de debates para 2010.
El proyecto Schumer-Graham propondría:
   1. Reforzar la seguridad en la frontera;   2. Poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados;   3. Tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, y   4. El establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales.
Otros detalles del borrador
Según el borrador interrumpido en marzo de 2010, los ciudadanos y los inmigrantes legales que quisieran trabajar en Estados Unidos requerirían una tarjeta de la Seguridad Social a prueba de falsificación y de alta tecnología, que contendría los datos biométricos de su portador.
La Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) consideró esta medida como una intromisión en la privacidad de los ciudadanos estadounidenses.
Otras organizaciones precisaron que la nueva tarjeta de identificación de trabajadores sugerida por Graham y Schumer era similar al Real ID aprobado por el Congreso en abril de 2005 y cuya vigencia se encuentra suspendida temporalmente por falta de consenso de los gobiernos estatales.
Los empleadores deberían comprobar esas tarjetas antes de contratar a nadie, según el borrador.
Beneficios adicionales
El borrador Graham-Schumer también recomendaba crear un sistema para admitir a trabajadores con menor capacitación y permitir su regreso a sus países al cabo de un tiempo.
Los trabajadores que hayan tenido éxito en su trabajo, y que hayan contribuido a sus comunidades a lo largo de los años, podrían también acceder a un permiso de residencia.
Los 11 millones de indocumentados que se calcula residen en territorio estadounidense contarán también con una vía para la legalización, indicaba el proyecto bipartidista.
"Tendrían que admitir que violaron la ley y pagar su deuda a la sociedad mediante el cumplimiento de servicios comunitario y el pago de una multa e impuestos atrasados", explicaba.
Fichaje completo
Los beneficiarios de la vía de legalización, según el borrador, tendrían que someterse a una investigación sobre sus antecedentes y dominar el inglés antes de poderse poner a la cola de los inmigrantes que esperan su turno para conseguir la residencia permanente.
Según Graham y Schumer, "el pueblo estadounidense merece más que una retórica vacía y llamamientos poco prácticos a una deportación masiva".
"Instamos al público y a nuestros colegas a unirse a nuestros esfuerzos bipartidistas para poner en marcha estas reformas", concluyeron ambos senadores antes del rompimiento de la alianza a finales de marzo del año pasado.
Dirigentes de organizaciones nacionales que defienden la reforma migratoria reiteraron que la legalización de los 11 millones de indocumentados “pesará” en el resultado de la elección presidencial del primer martes de noviembre de 2012, cuando los estadounidenses acudan a las para elegir al 45 Presidente de Estados Unidos.
©Univision.com y Agencias
Comentarios