Senadores piden freno a deportación de estudiantes que calificarían al Dream Act

Univision.com* | Apr 14, 2011 | 10:31 AM

Reiteraron interés por debatir y aprobar una reforma migratoria comprensiva

Un grupo de 22 senadores demócratas pidió el miércoles al presidente Barack Obama que frene la deportación de estudiantes indocumentados que calificarían para el Dream Act.
Encabezados por Harry Reid (Nevada), los legisladores solicitaron al mandatario que establezca un proceso riguroso, consistente y organizado para manejar las peticiones de congelamiento a las deportaciones de aquellos jóvenes quienes calificarían bajo la denominada Ley del Sueño, si ésta fuese promulgada.
“Le escribimos para discutir nuestro interés mutuo en un grupo de jóvenes talentosos y responsables, quienes poseen el potencial de seguir enriqueciendo a nuestra gran nación: individuos quienes serian elegibles para recibir alivio migratorio bajo el Dream Act”, se lee en la misiva.
El Dream Act es un proyecto de legislación que surgió en 2001. Desde entonces ha sido debatido sin éxito por falta de suficiente apoyo bipartidista. Recomienda permitir que jóvenes talentosos puedan regularizar sus permanencias en el país si poseen buenas calificaciones, ingresaron a Estados Unidos antes de los 16 años, ingresen a la Universidad o presten servicio en las Fuerzas Armadas, entre otros requisitos.
Récord de deportaciones
El pedido surgió una semana después que la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) denunciara que en los dos años de la administración Obama han sido deportados 1 millón de inmigrantes, y que 7 de cada 10 de los expulsados carece de antecedentes criminales serios.
Uno de los requisitos de la última versión del Dream Act debatida en el Senado estipulaba que si un estudiante si papeles se gradúa de secundaria y mantiene antecedentes limpios, calificaría para iniciar el camino para la obtención de la residencia permanente.
En la carta los legisladores hicieron hincapié en que los estudiantes del Dream Act, a diferencia de criminales violentos o individuos quienes si son un peligro para la seguridad nacional, no son una prioridad para las autoridades de orden público. Y agregaron que “esto ayudaría a conservar recursos de orden público que son limitados”.
“Creemos firmemente que los estudiantes del Dream Act no deben ser sacados de Estados Unidos, ya que tienen un gran potencial para contribuirle a nuestro país, y además, los hijos no deben ser castigados por los errores de los padres”, añadió el grupo.
"Acción diferida"
Los senadores advirtieron que en algunos casos la administración ha concedido “acción diferida” a algunos jóvenes que calificarían para el Dream Act tal y como se hizo durante la administración Bush (2001-2009), pero denunciaron que “estas acciones se han tramitado sin que exista un proceso formal, lo que conlleva a un manejo inconsistente de éstos por las diferentes oficinas de servicios migratorios a través del país”.
“Usted es el máximo funcionario del orden público en nuestro país, y por supuesto está obligado a hacer cumplir la ley”, indicaron. “Sin embargo la discreción en cuanto al encausamiento judicial, teniendo en cuenta prioridades y recursos limitados, tiene una larga historia en esta nación y es completamente coherente con nuestro interés de mantener el imperio de la ley”.
“Su administración tiene una trayectoria firme en la aplicación de las leyes, ya que el año pasado deportó  a más inmigrantes indocumentados que cualquier otra en la historia. Al mismo tiempo, también le ha concedido acción diferida a un pequeño número de estudiantes que califican para el Dream Act, evaluando cada caso independientemente”.
Y añadieron: “Apoyaríamos concederle acción diferida a todos los jóvenes quienes cumplan con los rigurosos requisitos necesarios para calificar para la cancelación o suspensión de deportación bajo el Dream Act, tal cual fue pedido en una manera bipartidista por el senador Durbin y Lugar el pasado mes de abril”.
Reforma migratoria
En otra parte del documento el grupo reiteró que comparte “el deseo de aprobar una reforma migratoria integral lo más pronto posible” y señaló que la inmigración indocumentada se trata de un “problema tan crítico que está enfrentando nuestra nación”, y explicó que “mientras continuamos trabajando hacia la adaptación de una reforma integral de nuestro sistema migratorio, también hemos trabajado para aprobar el Dream Act”.
A mediados de diciembre del año pasado la Cámara de Representantes aprobó una versión modificada del Dream Act que favorecía a unos 850 mil estudiantes indocumentados, pero pocos días después el Senado rechazó el proyecto patrocinado principalmente por demócratas.
La misiva fue firmada por los senadores Harry Reid (líder de la mayoría), Dick Durbin (líder adjunto de la mayoría), Patrick Leahy (presidente del Comité Judicial) Carl Levin (presidente del Comité de las Fuerzas Armadas), Daniel K. Akaka, Mark Begich, Michael F. Bennet, Jeff Bingaman, Richard Blumenthal, Barbra Boxer, Maria Cantwell, Christopher A. Coons, Dianne Feinstein, Kirsten E. Gillibrand, John F. Kerry, Frank R. Lautenberg, Joseph I. Lieberman, Barbara A. Mikulski, Patty Murray, Bill Nelson, Jack Reed y Sheldon Whitehouse.
El último intento
El 18 de diciembre el Senado rechazó por 55 votos a favor y 41 en contra el proyecto de ley Dream Act y dejó a cientos de miles de jóvenes indocumentados sin la posibilidad de legalizar sus permanencias. Necesitaba el apoyo de 60 de los 100 legisladores que componen esta cámara del Congreso.
La decisión significó un duro golpe no sólo a las aspiraciones de la comunidad inmigrante de conseguir una pequeña reforma a las leyes migratorias antes del término de 2010, sino también a la Administración del Presidente Barack Obama que, por segundo año consecutivo, no logró cumplir con una promesa de campaña.
En 2008 Obama prometió a los electores empujar una amplia reforma migratoria en el curso de su primer año de mandato, pero la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán, los debates de las reformas de salud y medio ambiente, el desempleo y ahora la falta de respaldo bipartidista, sacaron de la agenda de prioridades el tema de la legalización de millones de indocumentados.
El 9 de diciembre la Cámara había aprobado el proyecto por un voto de diferencia.
El Dream Act ha sido debatido al menos 12 veces en el curso de 10 años.
©Univision.com*
Commentarios