Inmigrantes se toman las calles este 1 de mayo

Univision.com* | Apr 29, 2011 | 2:57 PM

Piden a Obama que frene las deportaciones y otorgue beneficios inmigratorios a indocumentados

Por sexto año consecutivo y en medio de una andanada de propuestas estatales para combatir la inmigración indocumentada, miles de inmigrantes vuelven a las calles este 1 de mayo para pedirle al gobierno del presidente Barack Obama que frene las deportaciones, conceda algún tipo de beneficio para los indocumentados y aumente la presión al Congreso para que debata y apruebe una reforma migratoria comprensiva.
Activistas, religiosos y sindicalistas indicaron que este domingo, además, alzarán las voces para pedirle a las asambleas y legislaturas estatales que suspendan la discusión de leyes similares a la polémica SB1070 de Arizona, que entre otras medidas criminalizó la estadía indocumentada, un acto que en el resto del país sigue siendo una falta de carácter civil no penal.
"Nosotros vamos a insistir este domingo 1 de mayo en la reforma migratoria comprensiva que incluya una vía hacia la residencia permanente para millones de inmigrantes indocumentados", dijo a Univision.com Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Angeles, California. "Esa es nuestra principal demanda, un llamado por los derechos plenos para los inmigrantes".
El 1 de mayo se celebra en todo el mundo =excepto en Estados Unidos- el Día Internacional del Trabajo.
Récord de deportaciones
En los dos primeros años de la Administración Obama casi 1 millón de inmigrantes han sido deportados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la cifra sigue aumentando, según un reporte de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).
"La comunidad inmigrante está preocupada. Este domingo saldremos a las calles para insistirle al presidente Obama que frene las expulsiones y con ello detenga la separación de familias", indicó Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de CHIRLA.
Gutiérrez agregó que "estamos viviendo una situación sumamente difícil. Por un lado tenemos a un partido demócrata -nuestro partido- con el control del Senado y del Ejecutivo, pero pareciera que son los republicanos los que están gobernando siendo que ellos sólo tienen el control la Cámara de Representantes. Por otro lado, seguimos viendo un doble discurso en el que (el Presidente) Obama dice que está trabajando por una reforma migratoria, pero en los hechos vemos una continuación de programas antiinmigrantes que afectan a la comunidad".
"Eso es inaceptable. Por este motivo volvemos a las calles este domingo, para seguir insistiendo en que nuestras autoridades federales tienen que modificar, con carácter de urgencia, la ley migratoria vigente", añadió.
Iniciativa nacional
Las marchas de inmigrantes de este 1 de mayo no sólo se llevan a cabo en California. En Texas, Illinois, Florida, Nevada, Arizona, Nueva York, Virginia y Nueva Jersey también habrá concentraciones, reuniones informativas y charlas donde activistas explicarán a la comunidad el futuro inmediato de la reforma migratoria, y las actividades que se desarrollarán en las semanas y meses venideros.
"Estamos organizados en todo el estado", adelantó Teodoro Aguiluz, director del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Houston. "Ya tenemos los permisos correspondientes para marchar. Vamos a pedirle a las autoridades que paren las deportaciones, y también un llamado al presidente Obama para que detenga la separación de las familias".
Durante la campaña electoral 2008 Obama se comprometió con la comunidad hispana a empujar una reforma migratoria comprensiva durante el primer año de su mandato. Pero la discusión de las guerras en Afganistán e Irak, la reforma de salud y la crisis financiera, entre otros temas de interés nacional -y la carencia de un acuerdo bipartidista- impidieron el debate.
Aguiluz insistió en la urgente necesidad de frena las deportaciones y subrayó que en el país "hay un promedio de 4 millones de niños ciudadanos que están en peligro de quedar sin la protección de sus progenitores porque no tienen papeles. Ese es uno de nuestros principales reclamos este 1 de mayo".
El poder hispano
Simultáneamente a los preparativos en la costa oeste y el sur, en el centro y el noroeste del país sindicatos y activistas también saldrán a las calles este 1 de mayo.
"Habrá marchas Washington DC y Nueva York", confirmó Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU). "Vamos a seguir enviando un mensaje de nuestra comunidad a nivel nacional, y asegurar nuestra participación en la elección presidencial de 2012".
Indicó que además de pedirle al gobierno que frene las deportaciones, y al Congreso que debata la reforma migratoria, "le vamos a decir a los republicanos que no sigan pensando que van a conseguir más votos atacándonos, y a los demócratas que si quieren seguir contando con nuestro apoyo, tienen que escuchar nuestras demandas".
"Ninguno tiene asegurado nuestro voto. Por eso es importante el 1 de mayo y cada actividad que organicemos. Nos haremos escuchar en Washington", sentenció.
En los comicios presidenciales de 2008 participaron 10.2 millones de electores hispanos. De ellos, 6.7 millones votaron por Obama. "En 2012 volveremos a ser nosotros los que inclinaremos la balanza", advirtió Medina.
Tres días de actividades
En Chicago no sólo habrá marcha el domingo. "Habrá tres días de actividades en apoyo a los 11 millones de inmigrantes", dijo Artemio Arreola, director político de la Coalición de Illinois pro Derechosde Inmigrantes y Refugiados. "Comenzaremos el sábado para apoyar el debate y aprobación en el congreso estatal de leyes pro inmigrantes, una de ellas el Dream Act".
El domingo se llevará a cabo una marcha que concluirá en un centro de detenciones de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE). "Ahí pediremos que se frenen las redadas y se ponga término a la separación de familias", detalló Arteaga.
"El lunes iremos al cementerio y visitaremos las tumbas de los mártires de Chicago, para pedirle a las autoridades federales que detenga las deportaciones. Después de estos tres días seguiremos trabajando hasta conseguir nuestras metas", agregó.
Lauro Barajas, de la Unión de Trabajadores Campesinos en Oxnard, California, dijo que si bien este año saldrá menos gente a las calles que años anteriores –a causa del miedo y de la escasa respuesta del gobierno y del Congreso a la reforma migratoria- "no nos olvidamos del problema y haremos que la Administración tampoco de olvide de los indocumentados".
Derechos en riesgo
En Tennessee tampoco se quedan atrás. "Trabajadores, religiosos y activistas nos organizamos para hacer nuestra tarea, para discutir nuestra agenda y redefinir nuestra estrategia", dijo Víctor Contreras, directivo del Centro Campesino Owatonna. "Arizona disparó el ataque hacia la inmigración y tenemos que pararlo. Muchos estados están replicando y esto afecta mucho a nuestra comunidad. Se están violando los derechos de morada, los derechos constitucionales y el debido proceso de los individuos detenidos".
La tercera semana de marzo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CDIH) emitió un severo informe para denunciar las criticas condiciones en las que viven inmigrantes detenidos en cárceles de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), y el deterioro del debido proceso a los extranjeros durante el proceso de encarcelamiento y deportación de Estados Unidos.
Si bien el documento señaló que la administración de Obama mejoró el trato a los inmigrantes indocumentados –en comparación con lo actuado por la administración republicana de George W. Bush (2001-2009)-, apuntó que el avance no fue lo suficiente, y que éstos (los extranjeros sin papeles de estadía legal) siguen sujetos a vejaciones.
El extenso informe de la CIDH, entidad que depende de la Organización de los Estados Americanos (OEA), fue elaborado tras varias visitas a seis centros de detención de inmigrantes y entrevistas con funcionarios, expertos, detenidos y familiares. La Comisión subrayó las precarias condiciones de inmigrantes detenidos, falta de acceso a abogados y capturas discriminatorias basadas en la raza.
Clima de miedo
A la pregunta si el miedo reinante entre la comunidad hispana puede disminuir la participación este 1 de mayo, Gutiérrez dijo que se trata de un factor a ser considerado, pero que "estamos luchando para que no haya un estancamiento cívico".
"El 1ro de mayo es una tradición que se está afianzando cada vez más para decirle a las autoridades nuestro sentir y expresarles nuestras desilusiones por la respuesta a este tema. No sabemos cómo será esta vez, cuántos vendrán. Esperamos miles. Y si no vienen miles igual seguimos luchando por impactar no solo en algunos estados, sino en todo el país, en los lugares donde se concentra nuestra comunidad inmigrante, principalmente hispana", añadió.
"Queremos la reforma migratoria y que frenen las deportaciones. Si ahora no nos escuchan, estamos seguros que sí lo harán en las próximas elecciones presidenciales de 2012", concluyó.
Debates sin respuestas
En los últimos seis años el Congreso ha debatido sin éxito en al menos seis ocasiones la reforma migratoria. La falta de un acuerdo bipartidista previo ha detenido cualquier posibilidad de una modificación que abra la puerta a la legalización de millones de indocumentados, por ejemplo, que carecen de antecedentes criminales.
En 2009 los demócratas se hicieron con el control de ambas cámaras del Congreso y de la Casa Blanca, pero no supieron canalizar un acuerdo bipartidista dirigido a la aprobación de la reforma migratoria. El fallo abrió la puerta a grupos ultraconservadores para promover una agenda antiinmigrante con el debate y aprobación de severas leyes migratorias estatales, como la SB 1070 de Arizona que criminalizó la estadía sin papeles en ese estado fronterizo con México.
Los opositores a la legalización de indocumentados culpan a la Administración de Obama y al Congreso de no hacer el trabajo de frenar la inmigración sin papeles, al tiempo que el gobierno insiste en que se trata de un tema que debe ser resuelto por las autoridades federales.
Las partes más polémicas de la ley de Arizona se encuentran temporalmente suspendidas por orden de una corte federal mientras se resuelve una demanda entablada por el Departamento de Justicia. Pese a ello, en al menos 20 otros estados se debaten medidas similares y algunos, como Georgia, ya aprobó una propuesta escrita en los mismos términos.
En la primavera de 2006 (marzo) cerca de 500 mil inmigrantes salieron a las calles de Los Angeles para pedirle al Congreso que apruebe una reforma migratoria justa. En los años posteriores el número de convocados ha ido disminuyendo, aseguran las organizaciones, por la severa política de deportaciones ejecutada por los gobiernos de George W. Bush (2001-2009) y Obama.
©Univision.com*
Comentarios