Los demócratas y la reforma

Univision.com* | Sep 09, 2007 | 9:37 PM

Tema prioritario

MIAMI, Florida - Siete de los ocho aspirantes demócratas a la Casa Blanca dijeron que si resultaran electos en la elección de noviembre de 2008, impulsarán la aprobación de una ley de reforma migratoria en el primer año de sus mandatos.
Pero no todos mencionaron la existencia de un plan uniforme y dejaron entrever que el principal partido opositor al gobierno del presidente George W. Bush también respalda el muro, las cámaras de vigilancia, el aumento del número de agentes de la Patrulla Fronteriza y regular detalladamente una posible vía para alcanzar la ciudadanía.
Durante el foro presidencial organizado por Univision y celebrado el domingo en la Universidad de Miami -conducido por los periodistas María Elena Salinas y Jorge Ramos-, los precandidatos respondieron varias de las más de 2,300 preguntas enviadas por los usuarios de Univision Online, la mayoría de ellas relacionadas con inmigración.
"Es un asunto que preocupa a al 73 por ciento de los usuarios de Univision.com", dijo Ramos en una parte del foro. "Quieren saber si respaldan la reforma migratoria y si apoyan o no un plan de legalización", agregó.
La primera pregunta sobre el tema fue dirigida a todos los aspirantes.
Ninguno de los 19 terroristas que participaron en los atentados del 11 de septiembre de 2001 cruzó como indocumentado por la frontera, señaló Salinas. Por qué entonces construir un muro en la frontera con México, preguntó al Senador Barak Obama, enfatizando que tanto él como los senadores Clinton y Dod votaron a favor de la ley del muro en el Congreso.
Obama respondió estar a favor de los inmigrantes y dijo que ellos vienen a Estados Unidos "porque quieren una mejor vida para sus familias", pero enfatizó que Estados Unidos también necesita "seguridad".
Verificación de empleo
Dentro de los planes de seguridad mencionados por Obama figura el sistema de verificación de empleo, (EEVS, por sus siglas en inglés), sistema aprobado por el Congreso en 2003 y que forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001.
El sistema, al que los empleadores acceden voluntariamente -por teléfono o internet-, faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con diversas bases de datos y compruebe que cuenta con visa y permiso para laborar en Estados Unidos.
Obama dijo que la verificación debe ser parte de una reforma integral y que la reforma migratoria comprensiva debe incluir mayor seguridad en las fronteras, pero no mencionó que la mejora a las leyes de inmigración debe estar basada en la detención del flujo de inmigración ilegal.

Reforma segura y amplia

Clinton, al igual que Obama, también mencionó una reforma amplia pero con severas medidas de seguridad fronteriza, un planteamiento similar al señalado por el gobierno de Bush desde el debate de 2005 en la Cámara de Representantes.
"Yo estoy en favor de mayor patrullaje y de mayor vigilancia en ambas fronteras", dijo la Senadora por Nueva York. "Tenemos que asegurar nuestras fronteras", y agregó que esto "es parte de la reforma exhaustiva de inmigración".
"De esta forma le podemos dar más apoyo a quienes vienen a nuestro país. Tenemos que trabajar de manera bipartidista y aprobar una reforma que incluya verificación, vigilancia y legalización. Yo haré eso como presidenta de Estados Unidos".
El papel de México
Christopher Dod tampoco tomó distancia de Clinton y Obama, aunque agregó que en la solución del problema migratorio debe participar México.
"Debemos hablar con México para ayudar a mejorar las condiciones económicas en México y que entonces la gente no se vea obligada a emigrar a Estados Unidos. Debemos trabajar en ello".
Luego mencionó que la reforma migratoria debe incluir castigos a los empleadores que contraten inmigrantes indocumentados, que resume el principal objetivo del programa de verificación de empleo del gobierno de Bush.
Respecto a si estaría dentro de las prioridades de sus gobiernos la reforma migratoria, el congresista Dennis Kucinich no dijo si, resultara electo, durante su primer año de mandato impulsaría una reforma migratoria.

Adiós al NAFTA

Agregó, sin embargo, que "no hará muros", sino que establecería relaciones", y que "cancelaría" el Acuerdo de Libre Comercio firmado entre México, Estados Unidos y Canadá (NAFTA), "para establecer nuevas relaciones que "detengan" el flujo migratorio.
"Eso es lo que haré durante mi primer año de gobierno", apuntó.
Bill Richardson, el actual gobernador de Nuevo México, aseguró que en su primer año como presidente de Estados Unidos -si es primero nominado y luego gana las elecciones de noviembre de 2008- impulsaría la aprobación de una reforma migratoria en el Congreso.
"Lo haría", dijo, y también que incluya seguridad y tecnología, agregó.
Indicó que, como Kucinich, establecería acuerdos de cooperación con México y apoyaría una amplia vía de legalización y que los favorecidos tengan acceso a la ciudadanía.
"Ejemplo horrendo"
Sobre el muro fronterizo, que en su momento contó con el voto favorable de los senadores Obama, Clinton y Dod, el gobernador Richardson lo tildó de "ejemplo horrendo de la política sin rumbo de Washington", y agregó que si Estados Unidos construye muros de 10 pies de altura, del otro lado de la frontera construirán "escaleras de 13 pies".
John Edwards, quien en las elecciones presidenciales de 2004 acompañó al Senador John Kerry como candidato a la vicepresidencia, fue un poco más lejos que el resto. Dijo que si es electo presidente no sólo tratará el tema de la reforma durante el primer año, sino "al principio" de su gestión presidencial.
Agregó que también respalda una vía hacia la ciudadanía, pero advirtió que también buscará encontrar y solucionar las causas de la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.
"La pobreza, las malas condiciones de salud, la falta de empleo son algunos de los motivos por los cuales vienen aquí", dijo Edwards.

"Chivo expiatorio"

El senador Mike Gravel fue más lejos que todos los demás aspirantes. Dijo que la reforma migratoria debe ser tratada inmediatamente, al comienzo de su gestión en la Casa Blanca si es electo. Y acotó que "toda la cuestión radica en que se trata de un chivo expiatorio".
Dijo que Estados Unidos tiene fallos en todos los aspectos, en educación, en salud, en trabajos y que "tenemos que culpar a alguien", y que ese alguien "son los inmigrantes".
"Estoy abochornado con el muro. Tenemos que dejar de usar a estas personas (los indocumentados) como chivos expiatorios" para ocultar los errores de Washington, mencionó.
Sobre fechas específicas para sacar adelante un proyecto de reforma migratoria, la Senadora Hillary Clinton dijo que para que sea posible "necesitamos trabajar con el Congreso para aprobar una ley amplia".
Y agregó: "No debemos separar a las familias".
Sistema roto
Los senadores Dod y Obama también dijeron que el tema es urgente y que México jugará un papel preponderante en el debate.
"Tenemos que arreglar el sistema migratorio porque está roto", dijo Obama. "La reforma debe incluir la reunificación familiar", subrayó.
Sobre el tema de las redadas que lleva a cabo el servicio de inmigración por órdenes del departamento de Seguridad Nacional, Gravel dijo que éstas deben ser detenidas "inmediatamente".
"Lo único que quieren hacer los indocumentados es alimentar a sus familias. Si les hacemos más fácil entrar y salir, si tenemos una reforma, no tendríamos este problema".
Richardson, a su vez, dijo que las redadas eran "inefectivas", un "mal signo", y acusó a la administración Bush de estar "deshumanizando a los inmigrantes".
"Deberían ver a los latinos que están luchando en Irak y que son parte del sueño americano. Es cuestión de liderazgo arreglar el problema de la inmigración para hacerla comprensiva y justa", dijo.
Sentimiento antiinmigrante
En cuanto al sentimiento antiemigrante generado en los últimos meses en Estados Unidos, Clinton condenó la existencia de "ciertas actitudes racistas y discriminatorias", y lamentó que la creación de un sentimiento antihispano.
"Es un problema muy serio", apuntó. "Haré lo que más que pueda para combatirlo".
El senador Obama opinó igual que Clinton, pero fue más lejos. Dijo que "ellos (los antiinmigrantes) piensan que están perdiendo empleos y seguros medidos" por culpa de los inmigrantes, pero el responsable de esa pérdida "es la falta de liderazgo y no de los hispanos ni de los inmigrantes".
Y Edwards agregó que el presidente George W. Bush está usando "todas las herramientas políticas para dividir al país y eso hay que detenerlo".
Al final del foro Jorge Ramos dijo que los aspirantes republicanos fueron invitados por Univision para un foro similar y con las mismas reglas, pero que por ahora no han respondido si aceptan o rechazan el debate.
©Univision.com*
Comentarios