Se multiplican iniciativas diplomáticas en Libia

Univision.com y Agencias | Apr 09, 2011 | 10:39 AM

Persisten encarnados combates en carretera de Trípoli a Misrata

TRIPOLI - Las iniciativas diplomáticas para encontrar una salida al conflicto libio se multiplican mientras las tropas del líder Muamar Gadafi y los rebeldes se estancan en sus combates en el este del país.
Aunque la OTAN y Estados Unidos difieren sobre los riesgos de eternizar el conflicto, la Unión Africana (UA) y la Unión Europea (UE) han asumido la iniciativa días antes de la reunión del grupo de contacto sobre Libia, que se celebrará el 13 de abril en Doha (Qatar).
Este fin de semana, un grupo de dirigentes africanos -el presidente sudafricano Jacob Zuma y sus homólogos de Congo, Mali, Mauritania y Uganda- es esperado en Libia.
El objetivo declarado de este grupo de mediadores de la UA es reunirse con el dirigente libio Muamar Gadafi, así como con los responsables de la insurrección en su feudo de Bengasi (este) el domingo y el lunes, para tratar de conseguir un alto el fuego.
El siguiente paso
El martes, los ministros europeos de Relaciones Exteriores también han previsto reunirse con un representante del Consejo Nacional de Transición (CNT), algo sin precedentes para la UE en su conjunto.
Hasta ahora, sólo Francia, Qatar e Italia han reconocido oficialmente este organismo representativo de los insurgentes.
La UE también se prepara para iniciar una misión militar y humanitaria para ayudar a la población acosada de Misrata, que está siendo bombardeada desde hace mes y medio por las fuerzas de Gadafi.
Alemania ya ha anunciado su disposición a participar en esta misión, que debe recibir todavía la luz verde de la ONU.
El jueves, Turquía, el único país de mayoría musulmana de la OTAN, propuso una "hoja de ruta" para Libia en la que prevé entre otras cosas, la declaración inmediata de un alto el fuego y la creación de "espacios humanitarios seguros".
Ayuda humanitaria
Una de las preocupaciones comunes de estas misiones es el envío de ayuda humanitaria a la población libia, sobre todo a Misrata donde varios barcos con ayuda médica y alimentaria han llegado en los últimos días.
Según un portavoz de los rebeldes en la tercera ciudad del país, situada a unos 210 km al este de Trípoli, cuatro personas perdieron la vida, dos de ellas niños, y diez fueron heridas el viernes por un obús y cohetes disparados contra viviendas.
Además de los disparos de artillería, los francotiradores se han encaramado a los tejados y disparan contra civiles, incluidos niños, según los insurgentes.
En Misrata, como en el este del país bajo dominio de los insurgentes, la Alianza está siendo criticada y acusada de no "cumplir su misión de proteger a los civiles", según un portavoz de los rebeldes, quien, reconoció, no obstante, que "los aviones de la OTAN han destruido totalmente casernas y batallones de Gadafi alrededor de la ciudad".
Zona de guerra
En el otro extremo del país, la línea de frente situada entre el centro petrolero de Brega (este) y la ciudad de Ajdabiya, bajo control rebelde, a unos 80 km más al este- no ha variado en los últimos diez días.
Los soldados de Gadafi bombardearon este sábado posiciones rebeldes en el oeste de Ajdabiya, provocando un nuevo repliegue de los insurgentes, constataron periodistas de la AFP.
Un grupo de periodistas recibieron la autorización para acercarse al frente de Brega el sábado por la mañana, por primera vez desde el miércoles. Pero responsables de la insurrección les dieron el alto en el camino y se negaron a precisar dónde está el frente. "Secreto militar", explicaron.
En ese momento no se oían tiroteos en el sector, según un periodista de la AFP.
Feudo rebelde
En la única carretera que une a ambas ciudades, los rebeldes se preparaban para ir al frente, cargando cohetes Grad y otras municiones en la parte trasera de sus camionetas equipadas con lanzacohetes múltiples y metralletas pesadas.
Dos soldados del ejército de Gadafi capturados en el frente fueron introducidos en vehículos. Alrededor, combatientes triunfales gritaban "Alá Akhbar" (Dios es el más grande) y tomaban fotos de los soldados con sus teléfonos móviles.
Uno de los prisioneros leales parecía en buena salud, pero el otro estaba gravemente herido.
El escritor francés Bernard-Henri Lévy tenía previsto llegar este sábado a Bengasi, feudo de la rebelión cuya causa defiende, para una visita "independiente".
Durante su estancia de una semana, el escritor podría tratar de ir a Brega y a Ajdabiya.
Combates en Misrata
Se oyen disparos. "No teman nada. Son de los nuestros", dice un oficial del ejército leal al líder Muamar Gadafi, a los periodistas que le acompañan a Misrata, ciudad rebelde al este de Trípoli. Una tercera bala de un francotirador le roza y el rostro empieza a sangrar.
Los periodistas se tiran al suelo y el oficial, Walid, de 29 años, se sube rápidamente a un vehículo que le llevará al hospital de Zliten, a medio centenar de kilómetros al oeste de Misrata. La herida es poco profunda y su vida no está en peligro.
"Miren cómo (los rebeldes) toman a los periodistas por blanco", dice un oficial antes de pedir a los representantes de la prensa que den marcha atrás.
Las fuerzas fieles al coronel Gadafi, situadas en pequeños grupos ante los edificios de Trípoli, responden. Disparos de metralleta resuenan de ambos lados entremezclados con explosiones.
Adrenalina al tope
Acantonados en un hotel de Trípoli, algunos desde hace más de una mes, medio centenar de corresponsales de la prensa internacional están con la adrenalina a tope.
Habituados a las monótonas excursiones que les sirven de propaganda al régimen, la mayoría de los reporteros ni siquiera han pensado en ponerse los chalecos antibalas. Primero había que conseguir un sitio en los dos buses fletados por las autoridades, con cincuenta plazas para más de un centenar de periodistas.
Después de mes y medio, los insurgentes libios defienden con denuedo Misrata, la tercera ciudad del país, acosada por las fuerzas leales.
La violencia ha dejado centenares de muertos, según los rebeldes, y miles de desplazados en esta ciudad de medio millón de habitantes. En algunas casas, viven hasta tres o cuatro familias amontonadas, mientras que otros están en escuelas. Otras han preferido irse a otras ciudades, según las autoridades.
Guerra sin cuartel
A la entrada oeste de una Misrata desierta, una treintena de familias huyen de los combates gritando eslóganes a favor de Gadafi a la llegada de los periodistas.
"Ahora estamos seguros. Hemos vivido el terror en un sector donde se encontraban los rebeldes. Gracias a nuestro ejército que nos ha salvado", dice un padre de familia.
En la avenida de Trípoli, controlada por el ejército del régimen del coronel Muamar Gadafi, los combates arrecian desde hace varias semanas. Los rebeldes tratan de impedir que las fuerzas leales avancen hacia el centro de la ciudad y sobre todo, hacia el puerto, único punto de acceso de los rebeldes con el exterior.
En esta avenida, edificios acribillados a balazos y disparos de obuses y persianas de acero torcidas por las explosiones, dan fe de la violencia de los combates.
Al menos tres carros y otros vehículos destruidos jalonan la carretera.
Según la versión de un oficial del ejército, los carros destruidos pertenecen al ejército pero estaban en manos rebeldes. "Los hemos destruido", asegura.
En el camino de vuelta, obligado es visitar al oficial herido. Una venda alrededor de la cabeza con su gorro lleno de sangre.
"Es una herida ligera. Le hemos dados unos puntos de sutura. Está bien", dice un médico.
©Univision.com y Agencias
Comentarios