La tradicional comida callejera mexicana

Univision.com | Jul 29, 2004 | 1:59 PM

A la carta

CIUDAD DE MÉXICO – El menú callejero de la Ciudad de México es tan sabroso como variado, en puestos improvisados en cualquier espacio los cocineros informales presentan lo mismo un picantísimo platillo mexicano que una crepa dulce, una empanada argentina, un sushi japonés o fideos chinos.
En la estación del metro Chapultepec, una mujer robusta y sonriente ofrece sus viandas, "chicharrón en salsa verde, mole rojo o verde, milanesas y mollejas, carne de puerco en verdolagas o chiles rellenos".
Sin interrumpir su tarea de servir tacos, doña María Gómez Arévalo, de 40 años, contó a Univision Online que "trabajo en este lugar, bueno de un lado a otro por aquí, desde hace diez años. Tengo clientes que cuando me lleva la camioneta (de las autoridades) me buscan, porque ya saben que es comida buena y barata".
Afirmó que "mi comida es más económica que en otros lugares, como en las fondas (restaurantes populares) por 25 pesos (unos 2.30 dólares), con todo y refresco, sirvo un almuerzo completo". Su lugar de venta está rodeado por puestos en los que se ofrecen tamales verdes, de mole rajas y de dulces y otras delicias culinarias.
Los tacos de carnitas de cerdo son infaltables, lo mismo que los cócteles de frutas que ganan terreno entre los amantes de la dieta vegetariana. Pero la comida mexicana se impone, en las calles de zonas cercanas a estaciones de metro y de oficinas, allí  los puestos de quesadillas y sopes brotan como hongos, lo mismo que los de barbacoa o caldos de gallina y pescado.
Abren con las primeras luces del sol y cierran cerca de la medianoche, casi todos pagan una "cuota que va de cien a mil pesos (entre 10 y cien dólares) al mes a los policías o inspectores de vía pública aunque algunos se conforman con un taco", afirmó Samuel Jaimes, que ofrece crepas a los transeúntes.
Este cocinero comentó que "la gente quiere variedad, yo vendo crepas en Tepito (barrio del norte de la urbe) desde hace cinco años, las hago muy a la francesa, con sabores nada picantes o mexicanas con chile".

'Taquear en la calle'

Sin un lugar fijo, empujando su carro y cocina, ofrece sus crepas por el equivalente de 1.50 o tres dólares. A su lado, en la calle de Jesús Carranza, se instala momentáneamente un vendedor de huevos de tortuga, despacha a un cliente y se niega a una entrevista, sabe que en México está prohibida la comercialización de ese producto.
Las autoridades afirman que no tienen registro de cuántos puestos de comida callejeros hay en la ciudad, pero cálculos de la iniciativa privada indican que no son menos de 20 mil, pues en muchos barrios la gente busca apoyar su precaria economía con la venta de alimentos.
Las autoridades sanitarias advierten cotidianamente a los mexicanos que no consuman alimentos en las calles, porque los puestos son foco de infección, pero nada detiene la demanda. Pero, los llamados son desatendidos.
Martín Sanamiego, con un taco de carne deshebrada en la mano, comentó a Univision Online: "No, la verdad es que yo paso corriendo aquí al metro Chapulpetec, me como dos tacos y a trabajar. Si voy a una fonda tengo que pagar como 30 pesos (unos 2.60 dólares) y esperar mucho, aquí con doña Mari todo es de volada (rápido) y yo nunca me he enfermado. Así que no pienso dejar de taquear en la calle".
La mayoría de los vendedores de comida, como mucho otros mexicanos que se dedican al comercio informal, comenzaron su negocios callejeros como escape al desempleo.
Samuel Jaimes dijo que él era zapatero, como muchos otros habitantes de Tepito, pero "con el contrabando de zapatos chinos se cayó (perdió) el trabajo y luego no conseguí nada en las fabricas, así que mirando en la calle a un señor aprendí a hacer crepas y pues de eso vivo, con nos 300 o 400 pesos diarios (26 o 34 dólares)".
La comida callejera es una tradición para muchos mexicanos, pero sobre todo una forma de sortear los problemas económicos tanto de consumidores como de vendedores.
©Univision.com
Commentarios