Piden reunificación familiar

Univision.com* | May 23, 2007 | 4:16 PM

"Parientes inmediatos"

Un grupo bipartidista presentó hoy al senado una enmienda dirigida a eliminar las barreras para la reunificación familiar del proyecto de reforma que debate la Cámara Alta.
Los senadores Hillary Clinton (demócrata de Nueva York), Chuck Hagel (republicano de Nebraska) y Robert Menendez (demócrata de Nueva Jersey), anunciaron que la enmienda reclasifica a los cónyuges y menores de edad hijos de residentes permanentes como "parientes inmediatos", y que quedarían eximidos de los límites de visa que cada año otorga el Departamento de Estado.
"Estados Unidos es un país construido por inmigrantes, pero nuestras leyes están separando a las familias de inmigrantes legales", aseveró Clinton en un comunicado.
La senadora añadió que cada año cientos de miles de residentes se suman a la lista de quienes esperan demasiado tiempo para reunirse con sus cónyuges o hijos "debido a los retrasos en el procesamiento de visas", y que estas personas "son residentes que pagan impuestos y se han apegado a la ley", por lo que no deben ser privados "a esperar por un trágico juego de números".
"Es inconcebible que estén viéndose forzados a escoger entre su familia y su nuevo país adoptivo", apuntó.
"Cuestión de justicia"
El Senador Hagel señaló que la enmienda se centra en la justicia y criticó los enormes retrasos en el servicio de inmigración causados por el sistema de cuotas.
"Las familias de residentes permanentes no deberían ser castigados porque nuestro sistema de inmigración actual está paralizado por retrasos", apuntó.
A su vez, el senador Menéndez mentó que las decisiones que tome el Senado enfrentarán "un cambio fundamental a los valores de nuestro sistema de inmigración", y que el principio fundamental de la familia "se vería drásticamente socavado" si el Senado no modifica el acuerdo logrado la semana por la comisión tripartita integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca.

Esperas de hasta 8 años

En la actualidad los residentes permanentes esperan entre 5 a 8 años por un cupo de visa para un cónyuge o un hijo menor de edad, argumentó el grupo al entregar la enmienda.
"Durante ese tiempo los cónyuges o hijos no tienen permitido entrar a los Estados Unidos, ni siquiera para visitas breves", agregó.
La ley también exige que los residentes vivan permanentemente en los Estados Unidos o de otra manera se arriesgan a perder su estatus de residencia.
Los residentes legales son los únicos inmigrantes sujetos a estos requisitos. Bajo la misma ley los ciudadanos pueden traer a sus esposas e hijos nacidos en el extranjero sin ninguna espera.
Los estudiantes, trabajadores temporales y otros también pueden hacerlo. "Sólo los residentes permanentes legales deben esperar años separados de sus cónyuges e hijos menores de edad", dijo Menéndez.
Crecen los apoyos
La enmienda está recibiendo el apoyo de grupos nacionales que luchan por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.
Establecería que nuestro país “está comprometido con el principio de mantener juntas a las familias”, dijo Janet Murgia, Presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés).
"Al aprobarla estamos diciendo que los residentes permanentes legales deben poder reunirse con sus cónyuges e hijos menores de edad sin esperar en las grandes filas de retrasos que los separan bajo la ley actual", agregó.
Murguía dijo además que la enmienda "es buena para las familias de Estados Unidos, y buena para todo el país".
Reduce tiempo de espera
Karen K. Narasaki, Presidenta del Centro de Justicia Asiático Americano (Asian American Justice Center), comentó que la propuesta "reduce el tiempo de separación para cónyuges e hijos menores de edad" de residentes legales permanentes.
"La enmienda ayudará a reunir a familias que ahora están separadas por esta injusta política", apuntó el Reverendo Luis Cortés, Fundador y Presidente de Esperanza, la organización Evangélica hispana más grande de Estados Unidos.
Gideon Aronoff, Presidente del grupo Hebrew Immigrant Aid Society  (HIAS, por sus siglas en inglés), declaró que la enmienda de los senadores Clinton, Hagel y Menéndez responde a "nuestra preocupación por los esposos, esposas e hijos que son familiares inmediatos de personas que hemos invitado a este país como residentes permanentes".
"Asegurará que estas familias no estén separadas sin sentido alguno", agregó.

Cuestión de "valores"

El Servicio Luterano de Inmigración y para Refugiados (Lutheran Immigration and Refugee Service) dijo que aplaudía la iniciativa "por poner el principio de 'las familias primero' en esta legislación".
"Esta enmienda hace posible que miles de cónyuges e hijos pequeños que han sido separados de sus familias por un promedio de cinco años, se puedan reunir más rápidamente", agregó.
"El reunir familias es un valor fundamental de los Estados Unidos que LIRS apoya firmemente", dijo Gregory Chen, Director de Asuntos Legislativos del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados.
A su vez, Dan Kosten, Director de programas de inmigracion y para refugiados de la organización World Relief, indicò que "nuestro gobierno debe promover leyes y políticas públicas que fortalezcan el bienestar familiar, incluyendo el de las familias inmigrantes", e hizo un llamado al Senado para que considere la enmienda y la apruebe.
Resonancia latina
"Esta enmienda, para eximir a cónyuges y menores de edad hijos de residentes permanentes legales de los límites de visas, tiene resonancia en la comunidad latina, la cual pone un gran valor a la reunificación familiar", dijo Eric Gutierrez, Abogado de Asuntos Legislativos del Fondo de Defensa Legal y Educación Mexico Americano (MALDEF).
Kevin Appleby, Director de Políticas de Migración y Refugiados de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, refirió que la enmienda Clinton-Hagel-Menéndez "ayuda a restaurar un elemento de unidad familiar al proyecto de ley que se está negociando en el Senado".
"Como está propuesta ahora, la legislación deja los valores familiares en el Río Grande", agregó.
El Senado debate desde el lunes una reforma migratoria que incluye una vía de legalización para indocumentados que entraron a Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.
Se prevé que en las próximas semanas tanto demócratas como republicanos presenten enmiendas tanto para endurecer los requisitos de legalización como para eliminar los requerimientos para alcanzar la codiciada tarjeta verde.
©Univision.com*
Comentarios