Abuelas Plaza de Mayo hallaron a nieta 103

AFP | Apr 07, 2011 | 6:32 PM

La identidad de los padres adoptivos

 
BUENOS AIRES, Argentina - Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron el miércoles que hallaron la nieta número 103 nacida durante el cautiverio de sus padres en la última dictadura militar (1976-1983).
Los resultados de las pruebas de ADN revelaron que la joven, cuya identidad no trascendió, es hija de Ricardo Horacio Klotzman y Cecilia Beatriz Barral, militantes de un grupo guerrillero que permanecen desaparecidos desde agosto de 1976, reveló la organización en un comunicado.
Como la nieta no aceptaba realizarse los análisis genéticos, se le practicaron de manera compulsiva por orden judicial.
Según Abuelas, Barral estaba embarazada de nueve meses cuando fue secuestrada junto a Klotzman en su vivienda de Rosario, provincia de Santa Fe, en un operativo conjunto del ejército y la policía provincial. La pareja fue trasladada a un centro clandestino de detención y tortura.
Barral fue vista por última vez el 11 de agosto de 1976, pocos días después de dar a luz a una beba. La recién nacida fue dada en adopción ilegal por un juez actualmente procesado por el delito de supresión de identidad de otra hija de desaparecidos.
Abuelas tampoco informó la identidad de los padres adoptivos de la hija de Klotzman y Barral.
Organismos de derechos humanos denunciaron la desaparición de 30 mil personas durante el régimen de facto, entre ellas muchas embarazadas que dieron a luz en cautiverio. En general los bebés eran entregados mayormente a militares, quienes los inscribían con su apellido. Según Abuelas unos 500 niños nacieron en cautiverio o fueron secuestrados con sus padres. Los registros oficiales sólo dan cuenta de 13 mil desapariciones.
En la actualidad se desarrolla el primer juicio contra los ideólogos del plan sistemático de robo de bebés nacidos bajo el cautiverio de sus madres, considerado un delito de lesa humanidad que no tiene antecedentes en otros regímenes de facto del mundo. El ex dictador Jorge Rafael Videla es uno de los principales acusados.
©AFP
Commentarios