Futuro Obispo de Los Angeles apoya la reforma migratoria amplia en Estados Unidos

Univision.com y Agencias | Apr 07, 2010 | 4:00 PM

Religioso más relevante

LOS ANGELES - El futuro Arzobispo de la Diócesis Católica de Los Ángeles, el mexicano del Opus Dei José Horacio Gómez, apostó el martes por la reforma migratoria en Estados Unidos en su presentación en la ciudad californiana tras ser designado heredero natural del cargo que ocupa el cardenal "progresista" Roger Mahony. El respaldo va dirigido a un plan que, entre otros beneficios, permita legalizar a los 11.6 millones (10.8 millones según el gobierno) de inmigrantes indocumentados que viven en el país.
Gómez, de 58 años, fue nombrado el martes oficialmente por el Papa Benedicto XVI Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Los Ángeles -la de mayor feligresía hispana-, en previsión de la jubilación del cardenal Mahony, anunciada para febrero de 2011 cuando cumpla 75 años de edad.Hasta ahora el religioso, natural de Monterrey, México, era Arzobispo en San Antonio, Texas, y una vez releve a Mahony pasará a ser el sacerdote latino más relevante de Estados Unidos.Gómez aprovechó un encuentro con la prensa local en Los Ángeles para reafirmar su apoyo a la reforma migratoria en Estados Unidos e insistir en la defensa de los derechos de los inmigrantes en el país.Una década de apoyoLa Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) lleva casi una década de apoyo permanente a la reforma migratoria. Desde finales de 2001 ha lanzado varias campañas a la Casa Blanca y al Congreso para que debatan un proyecto justo y comprensivo que abra una vía de legalización para millones de indocumentados.Una de ellas, desarrollada en marzo del año pasado, la USCCB solicitó al gobierno del Presidente Barack Obama que detenga las redadas hasta que el Congreso cambie la actual ley de inmigración por otra más "amplia, justa y piadosa", pero el pedido no fue respondido.Los obispos señalaron en esa oportunidad que la aprobación de un proyecto amplio sería "una señal clara de que (el presidente) está comprometido realmente con el cambio", un cambio que incluye a unos 12 millones de indocumentados que pagan impuestos y contribuyen con el desarrollo del país.Millones viven con miedoPara la USCCB, la reforma migratoria se trata de un "asunto de conciencia" y un paso importante hacia la creación de una sociedad más pacífica."No podemos fortalecer a las familias si sus integrantes viven atemorizados", ha dicho recientemente el Cardenal de Chicago, Francis George, en referencia a los millones de inmigrantes que viven atemorizados y escondidos para que los agentes federales del servicio de inmigración no los arresten y deporten.La Iglesia Católica estadounidense sostiene que la reforma migratoria debe incluir a todos los indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.¿Aprobará el Congreso la reforma migratoria este año 2010? Comente aquí.

Vía segura y legal

Los obispos católicos reiteran que el bienestar de los estados depende de "la puesta en marcha de una vía segura, legal y ordenada para que los inmigrantes puedan obtener la ciudadanía estadounidense, de manera que ellos continúen contribuyendo a nuestra sociedad y puedan participar íntegramente en nuestra comunidad".Enfatizan que la reforma migratoria también requiere leyes a nivel estatal y local para generar oportunidades para los inmigrantes y con ello superar las barreras para lograr su participación total.Respecto a la seguridad fronteriza, apoyan "el derecho de nuestra nación de proteger sus fronteras", recalcan que la inmigración ilegal "ha creado dificultades para la gente de ambos lados de nuestra frontera del sur", pero apuntan a que "cada esfuerzo por vigilar y asegurar nuestras fronteras debe ser balanceado con cuidadosa atención de manera que se protejan los derechos humanos de los inmigrantes"."De lo contrario, estos esfuerzos pueden generar un ambiente de temor que puede llevar al abuso, explotación y hasta la muerte de muchos inmigrantes", advierten. El perfil de reformaLa reforma migratoria, según los obispos estadounidenses, debe incluir:Una oportunidad para los inmigrantes, trabajadores arduos que ya están contribuyendo con este país para salir de la sombra y, bajo la satisfacción de un criterio más razonable, alcancen una alternativa para convertirse en residentes permanentes legales y eventualmente en ciudadanos de Los Estados Unidos.Reformas al sistema migratorio para reducir significativamente los tiempos de espera de las familias separadas que actualmente sufren largos retrasos para su reunificación.La creación de vías legales para los trabajadores y sus familias que desean emigrar a los Estados Unidos y entrar en nuestro país para trabajar de manera segura, legal y ordenada con sus derechos debidamente protegidos.Políticas de protección de las fronteras que vayan de acuerdo con los valores humanitarios y con la necesidad de tratar a los individuos con respeto, mientras que permitan a las autoridades a manejar tareas críticas en la identificación y prevención de entrada de terroristas y criminales peligrosos, así como la persecución de tareas legítimas para la implementación de la política de inmigración americana.
El estilo de GómezEl nuevo Arzobispo Coadjutor de Los Angeles, José Horacio Gómez, habla español e inglés y reconoció el martes no conocer bien la ciudad y la situación de sus habitantes."Necesito aprender sobre esto", manifestó, aunque señaló que "no hay otra ciudad en el mundo como Los Ángeles que represente la globalidad de la Iglesia Católica".La prensa estadounidense destacó el estilo "tradicional" de Gómez, que pertenece a la prelatura del Opus Dei, frente al corte más "progresista" de Mahony, quien sin embargo restó relevancia a estos calificativos."Algunos pueden concluir que como el arzobispo Gómez fue ordenado sacerdote por el Opus Dei, entonces tiene que ser 'conservador', pero las etiquetas de 'conservador' y 'liberal' no son de ayuda en la vida de la Iglesia", comentó Mahony.

El sucesor hispano

El Cardenal Mahony destacó además la importancia de contar con un arzobispo latino en la diócesis con mayor cantidad de hispanohablantes de Estados Unidos, un requisito en el que él mismo insistió a la hora de buscarle sucesor."Doy la bienvenida al arzobispo Gómez con entusiasmo", dijo Mahony antes de explicar que hizo llegar al Vaticano el hecho de que Los Ángeles "merecía tener un hispano como próximo arzobispo".Gómez, quien tendrá una misa de recepción el 26 de mayo, tomará en 2011 las riendas de un arzobispado salpicado por denuncias de abusos sexuales a menores durante los últimos años, y que en 2009 llevó a las autoridades federales a abrir una investigación.Danza de millonesMahony fue acusado de encubrir a clérigos que se propasaron con niños a su cargo, si bien posteriormente, en una carta abierta, aseguró a los feligreses que los "reportes de sospechas de abuso sexual y de conducta inapropiada son reportados enseguida a las autoridades civiles".Hace tres años la archidiócesis de Los Angeles aceptó pagar $660 millones a 508 personas que acusaron a sacerdotes por abusos sexuales contra ellos cuando eran menores.La compensación fue la mayor en una serie de escándalos que han involucrado más de 5 mil sacerdotes en todo el país y que le han costado a la Iglesia Católica en Estados Unidos alrededor de $2,000 millones.El Arzobispo Coadjutor de Los Angeles, José Horacio Gómez, estudió filosofía en la Universidad de Monterrey (México) y teología en la Universidad de Navarra (España), prestó servicio pastoral en un centro juvenil del Opus Dei en España, trabajó como profesor en México y fue responsable para la juventud en el decanato de Fátima de la diócesis de Monterrey.En 1987 llegó a Estados Unidos, donde ha desarrollado su ministerio pastoral tanto en la prelatura del Opus Dei como en varias parroquias.
©Univision.com y Agencias
Commentarios