Fuerzas de Gadafi continúan atacando Misrata

Univision.com y Agencias | Apr 02, 2011 | 9:42 AM

Los rebeldes libios ganan terreno y afirman controlar Brega

AJDABIYA - Las fuerzas del gobierno mataron el sábado a seis civiles en la ciudad de Misrata en una incesante campaña de ataques con artillería y rifles de precisión cuyo fin es expulsar a los rebeldes de la ciudad que controlan en el oeste de Libia, informaron médicos.
Los doctores dijeron que 243 personas han muerto y unas 1,000 han resultado heridas en más de un mes y medio de combates entre las fuerzas de Muamar Gadafi y los rebeldes en Misrata. La mayoría de los asesinados el sábado cayeron abatidos por francotiradores, afirmaron.
"Las armas que usan las brigadas de Gadafi no son para impedir el movimiento en la ciudad, sino para causar deformaciones o parálisis, de manera que el sufrimiento de las personas dure toda su vida", dijo un doctor a The Associated Press con la condición de no ser identificado por temor a represalias.
Investigan ataque
Por su parte, la OTAN dijo el sábado que investiga denuncias de los rebeldes libios de que uno de sus aviones atacó a una posición antigadafista cuyos efectivos disparaban al aire cerca del frente de la batalla con las fuerzas de Gadafi.
Fuentes rebeldes dijeron a The Associated Press que un ataque aéreo alcanzó a los combatientes de la oposición unos 20 kilómetros al este de la población de Brega el viernes por la noche.
Mohamad Bedrise, médico de un hospital cercano, dijo que tres cuerpos quemados fueron traídos por varios hombres que denunciaron haber sido alcanzados por el ataque luego de disparar una ametralladora pesada al aire.
Idris Kadiki, un ingeniero de 38 años, dijo haber visto una ambulancia y tres autos incendiados después de un ataque.
La vocera de OTAN Oana Lungescu dijo que la coalición investigaba las denuncias.
Falta de organización
La fuerza rebelde escasamente organizada había mostrado señales de mayor disciplina en los últimos días. El viernes sólo se permitió la presencia en el frente de ex oficiales militares y los voluntarios entrenados bajo su mando. Algunos acababan de arribar y esperaban impulsar ataques contra las fuerzas leales a Gadafi que esta semana obligaron a los rebeldes a retroceder unos 160 kilómetros.
Estos combatientes, a diferencia de sus predecesores, saben distinguir el fuego enemigo del de la propia tropa y evitar los caminos. Y saben cumplir órdenes.
La mejora en la organización era una señal que las fuerzas militares que desertaron del régimen para unirse a la rebelión empezaban a cumplir un papel mayor en los combates luego de semanas de desorganización. Los combatientes aplaudieron al paso de uno de sus comandantes, el ex ministro del Interior Abdel-Fattah Younis, quien se dirigía hacia el frente.
Aún no se podía determinar si estas mejoras inclinarán la balanza a favor de los rebeldes, que intentan aprovechar la oportunidad que les brindan los ataques aéreos internacionales contra las fuerzas de Gadafi.
Por su parte, el gobierno intentaba iniciar conversaciones con Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia para poner fin a la campaña aérea, dijo el ex primer ministro Abdul-Ati al-Obeidi, actual enviado de Gadafi. "Tratamos de encontrar una solución mutua", dijo al Canal 4 de la televisión británica el viernes.
La batalla de Brega
Los insurgentes libios que luchan contra las fuerzas leales al régimen de Muamar Gadafi recuperaron este sábado terreno y afirman controlar Brega (este) después de tres días de encarnizados combates.
Interrogados por la AFP, varios habitantes de Brega afirmaron que las fuerzas rebeldes habían recuperado el control de esta ciudad e intentaban acabar con los francotiradores emboscados, fieles al coronel Muamar Gadafi, cuyo grueso de las tropas parece haberse replegado más al oeste.
Sin embargo, era imposible verificar con fuentes independientes si la totalidad de Brega, a 800 km al este de Trípoli, está en manos de los rebeldes.
Blanco de ataques
En la carretera que va a "Nueva Brega", un pueblo situado en la periferia de la ciudad, un reportero de la AFP contó los cadáveres de siete combatientes ataviados con el uniforme de las fuerzas lealistas.
De un lado de la carretera había una decena de camiones del ejército quemados. Un cráter de unos cinco metros de diámetro y dos de profundidad hace pensar que una columna de vehículos ligeros fue blanco de al menos un ataque aéreo de la OTAN la pasada noche, y es que nada en el arsenal de los insurgentes puede causar daños tan grandes.
Los combates parecían haber terminado la mañana de este sábado en los alrededores de Brega, donde sólo podía escucharse el zumbido de los cazabombarderos de la OTAN.
Escudos humanos
El miércoles y el jueves se produjeron alrededor de esa ciudad violentos combates. Ocho miembros de dos familias diferentes, en la aldea de Argub, al sur de la ciudad, fallecieron, indicó el doctor Isam Abu Harba, del hospital de Ajdabiya, al este de Brega. Las circunstancias de su muerte siguen siendo oscuras.
"Lo que es seguro es que los soldados de Gadafi se esconden entre las casas para escapar a los ataques aéreos", dijo el doctor. "Ayer llamé a un habitante de Brega, y me dijo que unos pick-up llenos de soldados habían pasado la noche en una callecita junto a su casa".
A cientos de kilómetros al oeste sigue activo otro frente: el de Misrata, a unos 200 km al este de Trípoli. La ciudad está en manos de los rebeldes y es blanco de obuses y cohetes. Los disparos causaron 28 muertos en tres días, según la rebelión.
Rechazan alto al fuego
El viernes, Trípoli rechazó tajantemente las condiciones planteadas por el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano directivo de la rebelión, para un alto el fuego: libertad de palabra para los libios que viven en el oeste, en manos del ejército, y retirada de éste de las ciudades bajo su control.
El mismo día, la coalición internacional, bajo mando de la OTAN, efectuó ataques aéreos contra posiciones de las fuerzas lealistas en las regiones de El Joms (este) y de El Rojban (noroeste), según la televisión estatal.
Unos responsables del Pentágono confirmaron a la AFP que el ejército estadounidense empezará a retirar a sus aviones de combate y sus misiles del teatro de operaciones a partir de este fin de semana.
El papel de Washington
Estados Unidos quiere limitarse a tener un papel de apoyo, ya que la OTAN tomó el jueves la dirección de las operaciones asumidas desde el 19 de marzo por la coalición liderada por Washington, París y Londres.
Por otro lado, en pleno debate sobre si se debe armar a los rebeldes, los insurgentes hicieron un trato con Qatar para vender el petróleo crudo de las zonas que controlan. A cambio obtendrán comida, medicamentos y carburante, indicó el viernes un responsable de los insurgentes en Bengasi, su bastión en el este del país.
"El gobierno de Qatar ha dado su acuerdo, que está firmado. Venderán el petróleo crudo por nosotros", indicó Ali al Tarhoni, encargado del Petróleo y de las Finanzas en el CNT. En el marco de un "intercambio", destinado a sortear las sanciones internacionales contra Libia, Qatar venderá el petróleo y, con los fondos, dará ayuda humanitaria a los rebeldes, añadió.
Durante este tiempo, el precio del petróleo ha seguido escalando. La cotización del barril superó el viernes los 108 dólares por primera vez desde septiembre de 2008 en Nueva York, aupado por los combates en Libia.
©Univision.com y Agencias
Comentarios