Oposición libia condiciona una posible tregua

Univision.com y Agencias | Apr 01, 2011 | 9:05 AM

Rebeldes dispuestos a un alto el fuego si Gadafi para ofensiva

BENGASI - Un líder opositor libio dijo el viernes que los insurgentes aceptarán una tregua exigida por las Naciones Unidas (ONU) si Muammar Gadafi retira sus fuerzas de todas las ciudades y permite las protestas pacíficas.
Mustafá Abdul-Jalil habló en una conferencia de prensa conjunta con el enviado especial de la ONU, Abdelilah Al-Khatib, que se encuentra en el reducto rebelde de Bengasi para lograr una tregua y una solución política a la crisis que sufre este país norteafricano.
Abdul-Jalil dijo que la condición de los insurgentes para aceptar un alto el fuego es "que las brigadas de Gadafi y sus fuerzas se retiren de dentro y fuera de las ciudades libias para dar libertad al pueblo libio a fin de que puedan escoger y para que el mundo vea que elegirán las libertad.
"Estamos dispuestos a un alto el fuego con la condición de que nuestros hermanos en las ciudades del oeste puedan expresarse libremente y que las fuerzas (leales a Gadafi) que sitian nuestras ciudades se retiren", declaró Jalil en una conferencia de prensa en Bengasi (este) Abdeljalil.
Miles esperan rescate
Sundus El Sayyed tenía una vida apacible como profesora de física en Misrata (a 200 km al este de Trípoli), pero desde que la ciudad está sitiada por las tropas de Gadafi, esta egipcia, al igual que miles de refugiados, vive en una carpa en un campamento insalubre.
"Esta tienda es mi prisión", dice esta mujer de 45 años. "Los baños están en pésimo estado, no hay medicamentos y la situación es muy mala", agrega.
Al igual que unos 7,000 refugiados de este campo, llegados en su gran mayoría del continente africano -sobre todo de Argelia, Chad, Egipto, Ghana, Mali, Níger y Sudán-, atrapados en pleno conflicto libio desde mediados de febrero, Sundus El Sayyed busca un poco de calor durante la noche encendiendo un fuego.
Durante la jornada hace cola para recibir un poco de agua y algunos alimentos distribuidos por la Media Luna Roja libia.
Preguntas sin respuestas
"¿Por qué Egipto no envió barcos? ¿Por qué las Naciones Unidas no fletaron barcos?", protesta esta profesora. A su alrededor, cientos de personas manifiestan su desamparo y piden un teléfono para dar y recibir noticias de sus familiares, con los cuales no han podido hablar desde hace semanas.
Egipto envió un barco a Libia el mes pasado, antes de que el conflicto degenerase. Pero cuando llegó su turno sólo quedaba un lugar disponible, y El Sayyed prefirió dejárselo a su hija, estudiante de agronomía. "Ella tiene toda la vida por delante", explicó.
El gigantesco campo de carpas se extiende a lo largo de rutas que bordean el puerto de Misrata, donde un barco cargado de ayuda médica y alimentaria pudo atracar excepcionalmente el miércoles y el jueves. La entrada del campo es controlada por insurgentes libios armados con fusiles y cuchillos.
Ejército de  mercenarios
Entre los opositores libios hay rumores de que algunos miembros de las fuerzas leales a Gadafi que asedian a esta ciudad son mercenarios reclutados en el Africa Subsahariana. Esto hace que los africanos sean sospechosos potenciales para numerosos libios.
"Vinieron libios y nos robaron nuestro dinero, es una situación terrible", dijo Mohamed Mauad, un egipcio de 30 años.
A pesar de todo, numerosos refugiados reconocen que pudieron sobrevivir gracias a la generosidad de los habitantes de Misrata, aunque ellos mismos están privados de todo después de más de 40 días de sitio de las fuerzas de Gadafi.
Sin embargo, todos sueñan con huir de ese infierno. Como Abdelsalam Budeyelida, un argelino que vive en una carpa con su esposa egipcia y sus dos hijos. Dice que perdió por pocas horas el último barco que evacuó a los refugiados de Misrata.
"No pudimos llegar al puerto porque había bombardeos donde vivimos", indica este hombre de 55 años que posee un pequeño comercio de pintura en Misrata. Sus 15 empleados libios escaparon de la ciudad.
"Antes tenía una casa. Ahora duermo en el suelo", se lamenta.
Entrenamiento de rebeldes
Los rebeldes libios necesitan recibir entrenamiento para poder combatir a Gadafi, pero esa misión debería ser puesta en manos de "otros" países y no de Estados Unidos, dijo este jueves el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates.
Gates y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, Mike Mullen, se presentaron en el Congreso el día después de las audiciones a puerta cerrada para tranquilizar a los parlamentarios acerca de la postura del gobierno de Barack Obama en la intervención libia, que fue muy criticada por los congresistas.
"Pienso que la oposición (libia) necesita, antes que nada, entrenamiento, mando y organización", declaró Gates, al estimar que hasta ahora los rebeldes habían tenido que improvisar y están muy "dispersos".
"Numerosos países" están en condiciones de brindar esta asistencia, estimó Gates, durante una audiencia en el Congreso.
"No es una capacidad que sólo tenga Estados Unidos y, en mi opinión, otros deberían encargarse de eso", afirmó.
Manifestantes armados
Su entrenamiento "no tiene por qué estar a cargo de un país de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte)", afirmó por su parte Mullen. Eso "podría ser hecho por otro país, un país árabe que haga parte de la coalición", añadió, en referencia a Qatar y los Emiratos Árabes.
Para Mullen, los rebeldes parecen más manifestantes armados que soldados aguerridos. Según él, sólo mil de ellos tendrían competencias militares y la relación de fuerzas con las tropas leales sería de "uno contra diez".
Con el fortalecimiento de las fuerzas leales a Gadafi frente a los rebeldes esta semana, se plantea el interrogante de si entregar armas a los rebeldes o no y tanto Estados Unidos como Gran Bretaña y Francia afirmaron que consideraron esa posibilidad.
La postura de EU
Las fuerzas especiales estadounidenses -o de otro país- están en condiciones de asegurar una formación militar a los rebeldes, pero Gates reafirmó que no se desplegarían tropas estadounidenses en el terreno.
Agentes de la CIA, que sí se encuentran en el lugar según la prensa estadounidense, también podrían entregar este tipo de asistencia.
Tanto Gates como Mullen afirmaron no saber "gran cosa" de la oposición.
"Para ser honesto, aparte de algunos jefes, no sabemos mucho sobre los que se enfrentan a Gadafi", dijo Gates.
Gates afirmó no tener constancia de que la red terrorista Al Qaida quiera aprovechar la rebelión "en su beneficio", a pesar de los signos de "su presencia" detectados por la OTAN.
"Tal vez no sepamos gran cosa de la oposición o de los rebeldes, pero sabemos mucho de Gadafi" y su pasado de sponsor del terrorismo", declaró.
Según él, la intervención es "más una acción preventiva destinada a impedir que Gadafi siga con sus exacciones que a sostener a la oposición".
©Univision.com y Agencias
Commentarios