Santa Muerte vive en México

Univision.com | Mar 13, 2009 | 11:52 AM

"La Santa Niña Blanca"

CIUDAD DE MEXICO - En un barrio céntrico de la capital se venera a una popular imagen religiosa. El culto a la Santa Muerte se hace oficialmente en los altares de un templo católico (no romano), donde cientos de personas, entre niños y adultos, celebran misas, le rinden devoción y le solicitan favores. Mientras la Iglesia de Roma repudia la práctica, que antecede a Hernán Cortés, su culto crece en México.
Con ropaje elegantemente decorado y del tamaño de una persona, la imagen de la Santa Niña Blanca (como la llaman también los creyentes) sostiene al mundo sobre la palma de la mano izquierda, en una vitrina colocada en la entrada de la Parroquia de la Misericordia, ubicada en la céntrica Colonia Morelos.
El templo, que sirve de santuario a la Santa Muerte, pertenece a la Iglesia Catélica Tradicionalista Mex-USA, denominación independiente de la jerarquía católica romana, e integrada por 15 parroquias en Los Angeles, California, y una en México.Al fondo de la construcción, en lo que fuera una casa de principios del siglo XX, se ubica el altar principal de la Soberana Señora, donde cientos de personas acuden semanalmente a rezarle o a pedirle algún favor."Unas 80 ó 90 personas diarias, que vienen en familia, individualmente o acompañadas y lo mismo en las misas, tenemos una afluencia de 200 a 300 personas dos veces por semana", comenta monseñor David Romo, párroco del lugar.Entre flores y veladoras, al menos 20 imágenes y cuadros de la "Poderosa Señora" integran el altar donde sus devotos le ofrendan manzanas rojas, agua, pan blanco, incienso e incluso le invitan a cigarros, que según la creencia siempre deben ser dos, uno para ella y otro para el devoto.

Culto prehispánico

Según Romo, este culto ha estado presente más de 500 años en México, "desde la época prehispánica, sólo que los españoles con la Inquisición hicieron que fuera secreto, de tal manera que en muchas casas podían tener a la Virgen o al santo de su devoción y también contaban, en un lugar muy escondido de su casa, con la imagen de la Santa Muerte".Con la libertad de culto, ha disminuido el sabor a religión prohibida."Actualmente, mucha gente ha tenido la necesidad de manifestar la devoción que ya tenía desde hace mucho tiempo. No es algo nuevo, es una realidad  que han tenido siempre".Contrariamente a lo que se cree, el culto a la Santa Muerte no lo practican los satánicos, brujos o narcotraficantes para hacer el mal, "lo que ellos piden es que los proteja a ellos y a sus familiares", señala el sacerdote."Hay mucha gente acomodada, de posiciones muy elevadas y también  gente muy humilde que  ha adoptado este culto".Y aunque sólo tiene una iglesia en el territorio mexicano, el cura párroco Romo no duda en hacer comparaciones con otras imágenes veneradas en México."En la actualidad es una devoción que ya está al nivel de San Judas Tadeo (uno de los santos más importantes para los mexicanos) y posiblemente hasta de la Virgen de Guadalupe".Aunque no existe un censo sobre el número de personas que actualmente le rinden culto, lo cierto es que en la venta de imágenes de la Santa Muerte es superior a la de otros santos, según una encuesta informal de varios vendedores en el tradicional mercado de Sonora, donde se puede encontrar una infinidad de artículos religiosos."Uy sí, la Santa Muerte es la que se vende más. Chicas, grandes, medallas, o en estampas se venden más que otros santos", opina María Guadalupe Alfaro, empleada de una tienda del mercado.Alfredo Flores, dueño de otro local en dicho mercado, asegura que “los santos se venden sólo en su momento", es decir, cuando se acerca el día dedicado a él; "en cambio, la Santa Muerte no tiene día especial para que la compren, [a] diario vendo imágenes de ella".

¿Intevención divina?

Al santuario acude regularmente Salvador Cuéllar, que se hizo devoto cuando un taxista le regaló una imagen de la Santa Muerte para que le rezara y le ayudara a solucionar un problema.Unos acreedores amenazaron a Cuéllar de secuestro y asesinato."Tenemos medio año con el problema y desde que le rezamos [a la Santa Muerte], las personas éstas se calmaron, nos ha dado mucha tranquilidad y me dieron un plazo, y luego de ellos salió a darme otro plazo de tres meses más", asegura."Todavía no se me soluciona el problema pero yo sé que se me va a solucionar", comenta con fe Cuéllar mientras prende una veladora que coloca en el altar.En la sala de su casa, ubicada en una zona de clase media en la zona oeste de la Ciudad de México, Cuéllar tiene una docena de imágenes de "la Santa", como él la llama. Les tiene agua, puros y manzanas amarillas, que sirven  para los problemas económicos, según la creencia."Incluso mi esposa no creía y después que vio lo que pasó, se hizo devota y le pusimos un altar (en casa); empezamos a saber que se le tiene que soplar con un puro, y que hay que llamarla con una maraca o sacarla cuando hay luna llena;  y yo me la tatué en la espalda como promesa por su ayuda", agrega.Pero el culto a esta figura no ha quedado exenta de mitos y leyendas macabras, surgidas de la práctica de la santería y de la cultura popular, donde la ven como un ser celoso y vengativo.
La creencia popular señala que si le es solicitado un favor, hay que darle algo a cambio, o si no, este ser se cobrará llevándose a un familiar.Mito que desmiente el padre David, "ese tipo de cosas las consideramos nosotros desquiciadas, porque lo diabólico realmente, cuando se desata, se ve o se tiene contacto con eso, es muy difícil, te lo digo porque nosotros (los padres) también somos exorcistas, sabemos de los que hablamos".El párroco se distancia de la santería, pues según él, "no te ayudan en nada y simplemente se aprovecha la gente".

¿Angel o demonio?

El culto a la Santa Muerte es rechazado por la Iglesia Católica Romana, según señala un artículo del padre Sergio Román, publicado en el semanario Desde la fe,  revista oficial de la Arquidiócesis Primada de México.El texto señala: "Jesús venció a la muerte, su enemiga, consecuencia y castigo del pecado...¿Cómo, pues, vamos a llamar a la muerte 'Santísima'?".No obstante, acepta que "el culto a la 'Santsima Muerte' ha cobrado a lo largo de los últimos años numerosos adeptos...[pero] ningún católico [romano] debe tener devoción a esa grotesca imagen que representa fundamentalmente todo aquello contra lo que Cristo luchó", apunta finalmente el escrito del cura católico romano.
"Cerca de Dios y lejos del Papa"Al respecto, el padre David habla a nombre de su comunidad, “Nosotros no hemos encontrado nada realmente criticable, o a juicio nuestro, capaz de juzgarse como hermético o que desvíe la doctrina o el conocimiento de la fe”.Y por si hubiera dudas, señala que no tiene nada que ver con la Iglesia de Roma."Para nosotros, no nos hace más, ni menos (católicos) esta situación, es más, hay un lema que dice 'lejos de Roma y cerca de Dios' y nosotros preferimos estar cerca de Dios y lejos del Papa".Claro, el culto de la parroquia de la Misercordia no consiste exclusivamente en venerar a esta imagen, pero su párroco no duda en afirmar que sobran razones para acaparar la popularidad de la devoción, y que le duela al Vaticano si quiere."Ubicar a la santa Muerte, en el lugar que le corresponde, que es el de los santos, es lo natural, ya que este ser no necesita de una canonización, como el Angel Gabriel, quien sin necesidad de que un Concilio o de que un Papa lo hubiese nombrado santo, es santo porque es un ángel de nuestro señor", afirma  el sacerdote. "Lo mismo la Santa Muerte".
©Univision.com
Commentarios