Corte suprema de EU abre la puerta para que indocumentados apelen deportaciones

Univision.com* | Apr 22, 2009 | 8:07 PM

El caso Nken

MIAMI, Florida - Tras más siete años de una difícil batalla legal, un inmigrante camerunés indocumentado recibió una grata noticia el miércoles: la Corte Suprema de Justicia dictaminó que facilitará a los indocumentados que tratan de evitar la deportación el obtener una nueva audiencia judicial.
El máximo tribunal de justicia falló en el caso de Jean Marc Nken, un inmigrante originario de Camerún que llegó a Estados Unidos en 2001 y no salió del país cuando expiró su visa.A partir de entonces, Nken presentó una solicitud de asilo al servicio de inmigración, contrajo matrimonio con una ciudadana estadounidense y tiene un hijo con ella, pero las autoridades migratorias y las cortes federales han rechazado reiteradamente sus argumentos, entre ellos que será perseguido si lo devuelven a Camerún."Las cortes federales de Circuito emplean criterios distintos para casos similares", explicó a Univision Interactive Multimedia (UIM) Lilia Velázquez, abogada de inmigración de la Unión de Libertades Civiles (ACLU). "Por esa razón este caso fue llevado a la Corte Suprema para que se dictamine un solo procedimiento, un solo criterio".Hasta antes del fallo del miércoles, las cortes federales de apelación estaban divididas en cuanto a las pautas a aplicar en los recursos temporarios contra la deportación mientras se revisan los casos, dijo The Associated Press.Dictamen desfavorablePor ejemplo, la corte federal del Cuarto Circuito, con sede en Richmond, Virginia, tomó una posición intransigente ante el recurso de apelación interpuesto por Nken y sus abogados para intentar detener su deportación y que el caso fuera reabierto.Tras este dictamen, los abogados de Nken interpusieron una demanda ante la Corte Suprema, instancia que aceptó considerarlo y resolvió este miércoles que Nken debe de tener otra posibilidad para apelar la decisión de deportación.El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, autor del fallo aprobado por siete votos a dos, desestimó la decisión de la corte de apelaciones del Cuarto Circuito y ordenó la revisión del caso."Estaban en conflicto ocho cortes federales de circuito. Se aplicaban criterios que iban desde una posición totalmente rígida hasta una sección que favorecía una postura humanitaria para detener temporalmente una orden de deportación y un juez revisara el caso", dijo Velázquez.Casos sumamente difíciles"Este tipo de casos son muy difíciles", comentó la letrada. "Pero el fallo ayudará a muchas personas en situación similar a la de Nken y que están peleando el derecho a permanecer en Estados Unidos".Explicó que en la mayoría de este tipo de asuntos "es muy difícil reabrir un caso, porque para hacerlo se requiere del consentimiento de la fiscalía de inmigración y ellos son muy rígidos".Pero con el dictamen del miércoles "si cambiaron las condiciones de elegibilidad y se lograron reunir nuevas evidencias que justifican la permanencia legal en Estados Unidos, se permite a partir de ahora que los casos sean reabiertos para ser revisados nuevamente por un juez de inmigración", dijo."Lo que la corte ha dictaminado hoy es que se tienen que ver todas las circunstancias del caso y también los factores humanitarios, y no aplicar la ley con tanta rigidez cuando esta de por medio la seguridad y la vida de una persona", añadió.¿Qué opina del dictamen de la Corte Suprema de Justicia? Comente aquí.

La decisión de Muckasey

En cuanto a si el dictamen incidirá en la decisión adoptada por el Departamento de Justicia a mediados de enero (durante la Administración del ex presidente George W. Bush) de impedir a los inmigrantes que reabran sus casos cuando sus abogados hayan incurrido en errores o incompetencia, Velazquez dijo que "no" porque se trata de "casos distintos".Pero adelantó que la controvertida decisión, firmada por el ex Secretario de Justicia Michael Muckasey, está siendo revisada por las nuevas autoridades.El fallo de Mukasey, anunciado una semana antes de la toma de posesión del presidente Barack Obama, puede conducir a la deportación de innumerables inmigrantes que han perdido sus casos debido a errores de sus abogados, dijo la ACLU.Cuando un extranjero pierde su caso ante una Corte de Inmigración y tiene evidencias de que el fallo adverso se debió a una mala representación legal, la ley estipulaba que tenía derecho de solicitar la reapertura del proceso y proseguir con su defensa.Miles en la cuerda flojaPero Mukasey cerró este derecho, decisión que para la ACLU tiene "un enorme impacto negativo" en un sinnúmero de personas "que van a ser expulsadas simplemente porque tuvieron la mala suerte de estar representados de manera equivocada por un abogado de inmigración".La American Immigration Law Foundation (AILF) condenó lo que definió como "decisión de último minuto" por parte de la Administración del ex presidente George W. Bush de negar el derecho a reabrir sus casos a inmigrantes cuando sus abogados hayan incurrido en errores o incompetencia.La AILF dijo que el fallo de Muckasey disminuye los derechos del "debido proceso" y detiene la supervisión legal sobre los tribunales federales de inmigración, instancias que, dijo, están plagadas de acusaciones por falta de integridad y de denuncias de clientelismo político.La ACLU dijo confiar que la controvertida decisión de Muchasey sea revertida en breve y permitir que los inmigrantes indocumentados que reciban fallos adversos por la mala práctica de sus abogados puedan reabrir sus casos y también, como el caso Nken, detener temporalmente las órdenes de deportación y un juez revise sus casos.Averigue aquí cómo reabrir un caso de inmigración.
©Univision.com*
Comentarios