Crecen los problemas en planta nuclear japonesa

Univision.com y Agencias | Mar 30, 2011 | 3:22 PM

Detectan en el océano elevados niveles de radiación

TOKIO - La crisis en la planta nuclear japonesa dañada por el tsunami se agravó el miércoles, luego que el agua de mar cercana mostró los niveles de radiación más elevados hasta el momento.
En Fukushima, la radiación filtrada ha penetrado en la tierra y el mar y se ha introducido en verduras, leche no pasteurizada e incluso el agua corriente hasta en Tokio, 220 kilómetros al sur.
El presidente de la empresa operadora de la planta nuclear fue hospitalizado con un ataque de hipertensión.
Casi tres semanas después que el sismo y tsunami del 11 de marzo anularon los sistemas de refrigeración que impiden el sobrecalentamiento del combustible nuclear de la usina Fukushima Dai-ichi, la empresa de electricidad de Tokio TEPCO aún brega por controlar la situación en las instalaciones.
Visita del emperador
En tanto, el emperador Akihito y la emperatriz Michiko visitaron durante una hora a un grupo de evacuados en Tokio. El desastre ha matado a más de 11,000 personas y desplazado a miles más.
La tensión de la crisis más grave que afecta a Japón desde la Segunda Guerra Mundial cobró una nueva víctima en el presidente de TEPCO, Masataka Shimizu, quien ingresó en un hospital el martes por la noche.
Shimizu, de 66 años, no aparece en público desde una conferencia de prensa el 13 de marzo en Tokio, lo que generó conjeturas de que había sufrido un quebranto. Durante días, los directivos de la empresa se negaron a responder preguntas, señalando tan solo que se encontraba en "reposo" en la sede de la compañía.
El vocero Naoki Tsunoda dijo el miércoles que Shimizu fue hospitalizado debido a mareos e hipertensión.
Acciones en caída
El vacío de dirección en TEPCO, cuyas acciones han caído casi 80% desde el comienzo de la crisis, se produce en medio de críticas crecientes debido a su incapacidad para contener las fugas de radiación.
El presidente del directorio, Tsunehisa Katsumata, anunció en conferencia de prensa que se haría cargo y con una profunda reverencia ofreció disculpas por la demora.
"Debemos hacer todo lo que podamos para poner fin a esta situación por el bien de todos los afectados", dijo el gobernador de la prefectura de Fukushima, Yuhei Sato. "Estoy profundamente decepcionado y entristecido por la idea de que esto se prolongue aún más".
AIEA inquieta
Los niveles de radiación medidos por la AIEA en un pueblo a 40 km de la central nuclear de Fukushima superan los niveles recomendados, y las autoridades japonesas han sido informadas, indicó un responsable de esa agencia de la ONU este miércoles.
"Los primeros resultados indican que uno de los valores límites que justifican una evacuación, según las recomendaciones de la AIEA, ha sido superado en el pueblo de Iitate", declaró el jefe del departamento de seguridad nuclear de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Denis Flory, en una rueda de prensa.
La localidad de Iitate está situada a 40 km al noroeste de la central de Fukushima, dañada por el tsunami del 11 de marzo, y donde las autoridades siguen esforzándose en impedir un accidente.
"Hemos aconsejado a nuestros interlocutores (las autoridades japonesas) que evalúen la situación con cuidado, e indicaron que el examen ya está en curso", añadió Flory.
La zona de evacuación alrededor de la central nuclear cubre actualmente un radio de 20 km. El gobierno ha recomendado a los habitantes que viven en una zona comprendida entre 20 y 30 km que se vayan también, pero sin obligarlos.
Otra central en riesgo
A 120 km al norte de las instalaciones nucleares de Fukushima, la central atómica de Onagawa, también afectada por el sismo y el tsunami del 11 de marzo, preocupa a los vecinos, algunos de los cuales estudian la posibilidad de partir definitivamente de la zona.
La central de Onagawa, situada en una bahía de la Península de Ojika (noreste de Japón), dejó de funcionar después de esta doble catástrofe, a la cual sobrevivió con daños limitados y un comienzo de incendio que rápidamente fue extinguido.
La empresa que lo explota, Tohoku Electric Power, sostiene que sus tres reactores no son peligrosos.
La temperatura del combustible está bajo control, afirma, y el nivel de las radiaciones es "relativamente bajo".
Sin embargo, estas declaraciones no bastan para calmar a los habitantes, que temen "otro Fukushima".
Falta de vigilancia
La preocupación de los vecinos se debe también a la falta de vigilancia independiente de la tasa de radiactividad ambiente.
Las autoridades locales disponían de siete instrumentos de medición: cuatro sufrieron averías debido al maremoto y los tres restantes están perturbados debido a los reiterados cortes de energía eléctrica.
Tohoku Electric Power, por su parte, afirma que su material funciona y que no hay nada anormal en el aire.
Keiko Abe, de 70 años, creyó morir arrastrada por el tsunami. A pesar de ese traumatismo, dijo que estaba decidida a seguir viviendo allí, cerca de la central.
"Todo lo que podemos hacer es rezar por nuestra seguridad y suplicar que no se produzca otro Fukushima aquí", afirmó.
Esta central alberga a unos 200 supervivientes, pero la AFP no fue autorizada a reunirse con ellos dentro de sus instalaciones.
Decenas de plantas
Antes del 11 de marzo, el archipiélago nipón tenía unos 50 reactores en explotación en regiones costeras urbanizadas con una fuerte densidad de población.
Sin embargo, mientras las autoridades japonesas se debaten en plena crisis nuclear, a medida que el accidente de Fukushima evoluciona hacia un desastre ecológico de gran magnitud, los detractores de la energía nuclear civil en Japón se preparan para reanudar su lucha.
Desde el comienzo del accidente, que no ha terminado, la central nuclear de Fukushima ha lanzado numerosos elementos radiactivos, tanto hacia el aire como hacia el Océano Pacífico.
"Es la prueba de que la energía nuclear no es una fuente de energía limpia", afirmó Kouetsu Sugawara, un militante antinuclear. "Ha llegado la hora de pensar en nuevas fuentes de energía en el proceso de reconstrucción de esta región", agregó.
Los responsables municipales de Onagawa pidieron a la central que refuerce sus diques antimaremoto y que observe la mayor transparencia en sus comunicaciones.
"Por el momento concentramos nuestros esfuerzos en la búsqueda de las personas desaparecidas y en el apoyo a los supervivientes", explicó Toshiaki Yaniguma, portavoz de la ciudad. "Cuando hayamos terminado con esa labor hablaremos sobre las medidas de seguridad en la central", añadió.
©Univision.com y Agencias
Commentarios