Reforma migratoria tiene fecha

EFE | May 03, 2007 | 2:51 PM

Contraparte mexicana

WASHINGTON - El Senado retomará el debate sobre la reforma migratoria el 14 de mayo, afirmó hoy el líder de la mayoría demócrata en esa cámara, Harry Reid, al reunirse con una delegación de senadores mexicanos.
Reid recibió al presidente del Senado mexicano, Manlio Fabio Beltrones, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y los senadores Santiago Creel, del Partido de Acción Nacional (PAN), y Carlos Navarrete, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Además de analizar el panorama en torno a la reforma migratoria en Estados Unidos, la delegación de los senadores llegó a Washington para coordinar con sus contrapartes estadounidenses la próxima sesión binacional interparlamentaria, que se llevará a cabo del 8 al 9 de junio en Austin (Texas).
Reid, senador demócrata de Nevada, dijo que "la reunión ha sido muy buena", y que espera que "pronto se haga algo acerca de la inmigración".
Según la Oficina del Censo, hay más de 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, en su mayoría de México y Centroamérica.
México a la espera
El senador Beltrones, cuya delegación comprende a "las tres mayores fuerzas en el Congreso de México", dijo que "México acepta su corresponsabilidad en la búsqueda de una solución al asunto de la inmigración".
Reid afirmó que el miércoles próximo iniciará en el Senado la discusión de una reforma inmigratoria, y se prevé que ese debate continuará hasta el 14 de mayo.
Fuentes legislativas dijeron a Efe que, durante las negociaciones previas, la Administración Bush ha endurecido su posición en varios aspectos de la reforma, por lo cual la oposición demócrata considera la posibilidad de un colapso de todo el proceso en esta sesión legislativa.
Critican el plan Bush
Reid dijo que "es inaceptable, por ejemplo, que el proyecto de la Casa Blanca estipule multas y costos de trámite que llevarían a $65 mil el gasto para la regularización de la situación de una familia de cinco miembros".
Los informantes agregaron que la Casa Blanca asimismo ha propuesto trámites que demorarían hasta en 30 años la obtención de la ciudadanía estadounidense, y restricciones para que los trabajadores que estén en Estados Unidos con visa temporal puedan traer al país a miembros de sus familias.
"Jamás aceptaremos eso", dijo Reid.
"Nos gusta la posición del Senado", dijo Beltrones en conferencia de prensa. "Es una posición que se acomoda mejor a la reunificación de las familias".
Reid dijo que él y los demócratas están "muy decepcionados porque el presidente (George W. Bush) y su gente no están más activos, más comprometidos con esta búsqueda de una reforma inmigratoria".
La postura demócrata
La iniciativa demócrata, explicó Reid, incluye aspectos de seguridad de la frontera, un programa de trabajadores temporales, una senda hacia la legalización y la ciudadanía, y sanciones para los empleadores de inmigrantes indocumentados, entre otros.
Una fuente allegada a las negociaciones dijo a Efe que se ha hecho notoria la ausencia en este proceso del senador republicano John McCain, de Arizona.
El año pasado, McCain copatrocinó con el senador demócrata de Massachussets, Edward Kennedy, un proyecto de ley de inmigración que no fue aprobado debido a una pugna partidista.
Este año, notó la fuente, McCain está centrado en su campaña por la candidatura presidencial del Partido Republicano para las elecciones de 2008, y su popularidad ha ido disminuyendo con el paso de los meses, tanto por su respaldo a la guerra en Irak como por su posición en asuntos migratorios.
El senador Creel reiteró el concepto de Beltrones sobre la "corresponsabilidad de México" para resolver el problema de la inmigración ilegal, que incluyen mayores esfuerzos por el desarrollo económico y la creación de empleos que permitan que más mexicanos se queden en su país.
©EFE
Commentarios