Clinton objetó plan de Bush

Univision.com* | Apr 27, 2007 | 9:30 AM

La situación empeoraría

WASHINGTON - La Senadora Hillary Clinton (demócrata de Nueva York), dijo el jueves estar "extremadamente decepcionada" por una propuesta de reforma migratoria que elabora la Casa Blanca junto con senadores republicanos.
En su opinión, dijo la ex primera dama estadounidense, de aprobarse un plan con las características señaladas por la Administración (multas, regreso a los países de origen y deportaciones, entre otros) "empeoraría dramáticamente la situación para las familias de cientos de miles de ciudadanos de Estados Unidos que patrocinan a sus familiares para que obtengan la tarjeta verde".
En una carta enviada al Presidente George W. Bush y difundida por su oficina de prensa, Clinton indicó que el sistema de inmigración se encuentra "en crisis" y urgió al gobierno y al Congreso a "encontrar una solución bien pensada y efectiva que combine una serie de reformas".
La propuesta oficial
A finales de marzo la Casa Blanca dijo que elaboraba un proyecto de reforma migratoria junto con legisladores republicanos, y que en breve sería entregado al Senado.
El plan, basado en cinco puntos, incluye un aumento de la seguridad fronteriza, detener el cruce de indocumentados, combate al fraude de identidad, un programa de trabajadores temporales y una vía de legalización.
El camino sugerido por el gobierno consiste en el pago, primero, de una visa de residencia temporal a un costo de $3,500. Tres años más tarde el portador del documento deberá salir de Estados Unidos, regresar a su país de origen, iniciar en el Consulado un trámite para recibir la residencia y pagar una multa de $10,000.
Sistema de puntos
Clinton subrayó que la propuesta migratoria de Bush "no solamente no ayuda a las familias inmigrantes" y denunció que, según reportes, "también establecería límites y periodos de espera para los padres de ciudadanos que soliciten la tarjeta verde, obligando a los solicitantes que han esperado con muchos retrasos en las listas de visa familiar a que tuvieran que empezar de nuevo el proceso".
Indicó además que los padres de ciudadanos tendrían que pagar una cuota de $500, "y que crearía un sistema de puntos que le negaría visas a miembros de familias en base a su nivel educativo y de habilidades".
"Aunque necesitamos atraer a trabajadores calificados a nuestro país, no debemos hacerlo a expensas de nuestras familias y comunidades", subrayó.

Reforma migratoria justa

En opinión de la senadora, una reforma migratoria debe tener como ingredientes esenciales: Fortalecimiento de nuestras fronteras. Mayor cooperación entre vecinos. Estricta pero justa aplicación de nuestras leyes. Asistencia federal para nuestros gobiernos estatales y locales. Castigos estrictos para aquellos que exploten a trabajadores indocumentados.
Pero, debe de contemplar también "un camino al estatus legal ganado por aquellos que están aquí trabajando duro, pagando impuestos, respetando la ley y que desean cumplir estándares altos", agregó.
Que cambie de rumbo
Después de apuntar que la iniciativa de la Casa Blanca dificulta la reunificación familiar, Clinton hizo un llamado a Bush a que "reconsidere" y "abandone" cualquier cláusula en su propuesta "que pueda dividir familias", y lo alentó "a que busque reformas que unifiquen a las familias de aquellos que han jugado conforme a las reglas en su búsqueda del sueño americano".
Clinton teme que la propuesta de Bush separe a esposos y esposas, y a padres e hijos, y que "niegue a los padres la oportunidad de jugar un papel activo en criar a sus hijos".
"Separar a estas familias es una ofensa a nuestra rica herencia como nación de inmigrantes y es inconsistente con nuestros principios que valoran la santidad de las familias", matizó.

El Plan Gutiérrez-Flake

Además de la propuesta migratoria de la Casa Blanca, el Congreso tiene en sus manos dos propuestas que incluyen una vía de legalización.
La tercera semana de marzo los legisladores Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y Jeff Flake (republicano de Arizona) entregaron al Comité Judicial una propuesta bipartidista amplia basada en siete capítulos.
Entre ellos, se cuenta seguridad fronteriza, combate al fraude de identidad, visados temporales y una vía hacia la ciudadanía para aquellos indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de julio de 2006.
El plan Gutiérrez-Flake fija una multa de $2,000 al inicio del proceso. El indocumentado recibirá una visa de residencia y, seis años más tarde -y el pago de una segunda multa de $1,000- recibirá la tarjeta verde o green card.
Cinco años después de recibida la residencia podrá iniciar el trámite de naturalización.
El Plan Hagel
El mismo día que Clinton envió la carta a Bush, el senador Chuck Hagel (republicano de Nebraska) entregó a la Cámara Alta del Congreso una propuesta migratoria que beneficiaría a todos los indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 7 de enero de 2004.
El Plan Hagel establece un sistema de puntos basado en los conocimientos de inglés, el servicio militar, el compromiso cívico, como por ejemplo la implicación del indocumentado en actividades religiosas o laicas, así como el pago puntual de los impuestos y no haber cometido delitos criminales.
Los indocumentados que soliciten la residencia podrán conseguirla si obtienen el 65% de los puntos disponibles y el pago de una multa de $2,000.
El proyecto en cuestión exige una presencia de 13 años en Estados Unidos para lograr la ciudadanía.
La iniciativa excluye del sistema a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos después del 7 de enero de 2004 y los obliga a abandonar el territorio norteamericano o a ser deportados por el servicio de inmigración.
©Univision.com*
Comentarios