Plan contra el abuso infantil

EFE | Apr 05, 2007 | 2:04 PM

"Protegiendo a nuestro niños"

LOS ANGELES - La Arquidiócesis de Los Ángeles desarrolla un programa preventivo para evitar el abuso sexual infantil por parte de miembros del clero y líderes de la iglesia.
El programa, denominado "Protegiendo a nuestros niños", busca informar a los padres de familia y a los niños sobre lo que significa el abuso y la manera de evitarlo y presentar una queja.
"La Arquidiócesis trata seriamente todas las quejas de mala conducta sexual y hace frente a ellas de manera pronta, confidencial y minuciosa, con compasión y consideración para todas las personas involucradas", manifestó a Efe Carolina Guevara, portavoz de la archidiócesis.
El programa se desarrolla a través de conferencias y talleres que se dictan a los miembros de la comunidad a través de las parroquias.
A raíz de los problemas de abuso que se presentaron en el pasado, la Iglesia católica en su archidiócesis angelina ha tomado medidas correctivas serias y ahora está haciendo énfasis en la prevención, anotó Guevara.
Curso a padres e hijos
Los padres pueden asistir a un curso en el que se les explica qué es el abuso, cómo se puede presentar, cómo identificarlo y cómo prevenirlo, según explicó la portavoz.
Los niños también reciben instrucción que les permite estar alerta contra una posibilidad de abuso, y se les hace énfasis en la importancia de hablar con sus padres cuando creen que algún líder religioso está tratando de crear nexos más allá de los debidos.
En las clases, los padres observan vídeos de ex sacerdotes que cometieron abusos sexuales donde ellos mismos explican las estrategias que usaron para acercarse a los niños, ganándose la confianza de los padres.
"Lo más importante es tener la confianza de los padres, una vez que eso se logra los acercamientos a hacia los niños serán mucho más fáciles", explicó un ex sacerdote refiriéndose al tema.
Toda la gente que trabaje con niños y jóvenes en las parroquias y escuelas de la archidiócesis debe, obligatoriamente, participar en el entrenamiento de la prevención del abuso de menores, a través del programa VIRTUS.
Cuando un miembro del clero es acusado, un equipo (incluido el coordinador del ministerio de asistencia, el vicario del clero y un investigador) responde inmediatamente a la queja.
Denigrante historial
De más de 5 mil sacerdotes que sirvieron en la archidiócesis de Los Ángeles entre 1930 y 2003, 113 fueron acusados de abuso, según el Reporte Oficial del Pueblo de Dios de la arquidiócesis de L.A., publicado en febrero de 2004.
Del total de sacerdotes acusados 43 ya murieron, 54 ya no son sacerdotes y 16 permanecían en el ministerio. Del último grupo, en 12 casos no se encontraron pruebas suficientes para declarar abuso y sólo 4 han sido suspendidos y enfrentan juicios.
"La mala conducta sexual por parte del clero, el personal de la iglesia, líderes eclesiales y voluntarios, es contraria a la moral y la doctrina cristiana, así como al derecho canónico. Nunca es aceptable", afirmó el arzobispo de Los Ángeles, cardenal Roger Mahony, en un mensaje sobre el tema.
"En medio de esta historia tan dolorosa, se han aprendido lecciones y se han tomado muy en serio. Se han rechazado políticas no efectivas del pasado. Se han cambiado conocimientos que no estaban a la altura de las realidades humanas", reza un programa de protección de la archidiócesis.

Normas de procedimiento

En cuanto a la prevención, la portavoz explicó que, se hacen todos los esfuerzos para garantizar que todas las personas que sirven en la arquidiócesis estén conscientes y se atengan a las normas que prohíben el acoso sexual, la explotación y el abuso, así como de los procedimientos para tratar con incidentes de mala conducta sexual.
Según la guía "Protegiendo a nuestros niños": "El personal escolar es examinado en su habilidad para trabajar con niños de manera segura, y se le proporciona información para ayudar a reconocer y enfrentar asuntos de abuso sexual. También se le ofrece guía e instrucción sobre la conducta profesional apropiada con los estudiantes".
La arquidiócesis revisó en octubre de 2005 la guía de políticas para adultos que se relacionan con menores en actividades de la archidiócesis. La guía comprende 17 puntos que marcan el comportamiento que cualquier adulto que trabaje o sea voluntario en la archidiócesis debe seguir al interactuar con menores.
Cualquier queja en contra de un sacerdote o un diácono, de personal de la escuela católica u otro empleado debe ser iniciada por escrito o por comunicación telefónica al Ministro Coordinador de Asistencia, al 1 (800) 355-2545.
Terapia y dirección espiritual
La Oficina del Ministerio de Ayuda provee ayuda por medio de terapia, dirección espiritual y grupos de ayuda. La hermana Sheila McNiff, quien dirige la Oficina del Ministerio de Ayuda en la archidiócesis, tiene más de 20 años de experiencia en el servicio especial de asistencia, mala conducta del clero, evaluación y asesoramiento.
"Es de vital importancia que estemos constantemente vigilantes, que observemos siempre los comportamientos de aquellos que conviven con los niños", expresa la hermana McNiff.
"Y, siempre debemos de comunicar nuestras preocupaciones a las personas apropiadas. A veces, esto significa comunicar nuestras preocupaciones de seguridad a nuestros hijos".
Según el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados, en Estados Unidos hay más de 374.270 transgresores sexuales registrados.
California es el estado con el número más elevado, más de 104 mil debido al requisito de tenerlos registrados de por vida y a que es el estado con más población, unos 35 millones de residentes.
Para más información se pueden visitar los sitios de la internet, www.la-archdiocese.org, www.virtus.org y http://MegansLaw.ca.gov.
©EFE
Comentarios