Reactor nuclear de Fukushima estaría fracturado

Univision.com y Agencias | Mar 25, 2011 | 8:56 AM

Gobierno de Tokio reconoce que situación en Fukushima es "grave y seria"

TOKIO - El primer ministro japonés, Naoto Kan, admitió el viernes que la situación en la planta nuclear averiada es todavía "grave y seria".
En un mensaje por televisión, Kan advirtió que "no estamos en una posición en que podamos ser optimistas" pues "debemos tratar cada hecho con el mayor cuidado".
Dos trabajadores internados en un hospìtal el jueves tras caer en una poza de agua acumulada en las cercanías del reactor 3, registraron nieveles de radiación 10 mil veces superiores a los normales, confirmaron las autoridades.
El primer ministro también ofreció disculpas a los agricultores y a los dueños de comercios en los alrededores de la planta nuclear de Dai-ichi en Fukushima por los daños causados.
Varios funcionarios locales del sector nuclear insinuaron que el núcleo del reactor en una unidad de la planta de Fukushima muestra posibles indicios de fractura, lo cual aumenta el riesgo de una mayor contaminación radiactiva.
Trabajos interrumpidos
La incertidumbre sobre la situación detuvo los trabajos en la estación nuclear, donde decenas de personas han intentado evitar que la planta, sobrecalentada, libere radiación peligrosa.
El vocero del organismo de seguridad nuclear, Hidehiko Nishiyama, dijo que "algo pudo haberse dañado en el reactor" de la Unidad 3 en la planta, que tiene seis unidades.
"Nuestros datos sugieren que el reactor conserva ciertas funciones de contención", expresó, en una insinuación de posibles daños en el núcleo del reactor, pero que estarían limitados.
Otros funcionarios dijeron que el daño pudo haber ocurrido en otro equipo, como en la tubería y en una vasija de combustible gastado.
La planta, de Dai-ichi en Fukushima, se averió en el terremoto y tsunami del 11 de marzo en el oriente del país.
Al menos 10 mil muertos
El número de muertos por el terremoto y el maremoto posterior que devastaron hace dos semanas la costa nororiental de Japón aumentó el viernes a más de 10 mil, informó la policía de la prefectura de Miyagi, mientras cientos de miles damnificados viven todavía en refugios temporales.
Unas 660 mil familias aún no cuentan con servicio de agua potable y más de 209 mil siguen sin electricidad.
El gobierno estima que los daños podrían llegar a los $310 mil millones, cifra que lo convertiría el terremoto y maremoto del 11 de marzo como en el desastre natural más costoso en el mundo.
La cifra total de muertos a causa del desastre podría aumentar mucho más debido a que la Agencia Nacional de Policía ha señalado que más de 17,440 personas permanecen en la lista de desaparecidos. La policía de una de las prefecturas (provincias) más afectadas, Miyagi, calcula que la cantidad de muertos superará los 15,000 tan sólo en esa región.
Avalancha de problemas
Japón ha estado lidiando con una avalancha de problemas que comenzó el martes 11 de marzo con el terremoto de una magnitud de 9,0 que devastó la costa nororiental del país y dañó el crucial sistema de enfriamiento de la planta nuclear Dai-ichi de Fukushima, que se localiza a 220 kilómetros (140 millas) al nororiente de Tokio.
Algunos funcionarios locales del sector atómico dijeron el viernes que al parecer hay una ruptura en el núcleo del reactor en una de las seis unidades de la planta de Dai-ichi.
Mientras los operadores de la planta de Fukushima se esfuerzan por estabilizar la situación en la planta, la radiación liberada ha llegado al agua y a la atmósfera, y por tanto ha agudizado el temor sobre la seguridad en el consumo de alimentos y agua potable en Japón.
Las autoridades han detectado rastros de radiación en leche cruda y 11 vegetales, incluyendo brócoli, coliflor y nabos cultivados cerca de la planta nuclear.
Evalúan impacto mundial
El eventual efecto de la crisis nuclear en Japón en el clima, todavía no ha sido determinado, dijo el jueves la secretaria ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
La planta nuclear de Fukushima Dai-ichi, a 220 kilómetros al norte de Tokio, ha estado liberando radiación desde que el sismo y maremoto del 11 de marzo afectaron los sistemas de enfriamiento, provocando explosiones e incendios en cuatro de seis reactores.
"Aún es demasiado temprano para determinarlo", dijo Figueres en una rueda de prensa en la capital mexicana.
A casi dos semanas del terremoto de magnitud 9, aproximadamente 660 mil personas siguen sin tener agua en el noreste de Japón y la electricidad no ha sido restaurada en casi 209 mil hogares, informó la empresa Tohoku Electric Power Co.
Se riega el miedo
Figueres dijo que la tragedia nuclear podría provocar que los países que usan energía nuclear busquen otras alternativas.
"En Alemania ya tomaron medidas de parar unos meses la operación de ciertas plantas para revisar su nivel de seguridad y es predecible que los países que dependen de esa energía nuclear tomen medidas similares para asegurarse de que si no hay esas medidas, implementarlas", agregó Figueres.
En días recientes las autoridades japonesas detectaron rastros de radiación en la leche sin pasteurizar, agua de mar y 11 vegetales, incluyendo brócoli, coliflor y nabos, cultivados cerca de la planta nuclear.
Figueres habló durante la reunión ministerial denominada "Implementando los Acuerdos de Cancún" a la que acudieron la canciller mexicana Patricia Espinosa, la ministra de clima y energía de Dinamarca, Lykke Friis, y la ministra de relaciones internacionales y cooperación de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane.
Alimentos contaminados
Las ventas de productos japoneses en los supermercados de Asia han caído drásticamente y los clientes desertan los restaurantes de sushi por temor a que el pescado haya sido contaminado con radiactividad tras el accidente nuclear de Fukushima, que también ha llevado a Estados Unidos a suspender importaciones de algunos productos.
Varios países analizan las importaciones de alimentos japoneses desde que la fuga radiactiva fue detectada tras el terremoto del 11 de marzo y el tsunami que siguió y que inhabilitó los sistemas de enfriamiento de la central de Fukushima.
No se han detectado grandes dosis de radiación y las autoridades japonesas e internacionales subrayan que esta crisis nuclear no es comparable con la catástrofe de Chernobyl en 1986.
Pero la fuga continúa alimentando la desconfianza.
Bajó el consumo
"Estos últimos 15 días, hemos tenido menos clientes que nunca en los tres años que llevo abierto", confiesa Shigeyoshi Yasumoto, propietario de Saika, un restaurante del barrio de Manila conocido como "Little Tokyo".
Enfrente, un colmado especializado en productos japoneses está casi vacío.
"No les echo la culpa a los clientes. Ni siquiera yo mismo compraría productos japoneses, pese a que decimos a los clientes que nuestras reservas son de antes del 11 de marzo", indica el director de la tienda.
Las autoridades japonesas han tratado desde el inicio de la crisis tranquilar a la población indicando que las radiaciones no son suficientemente altas como para ser nocivas para la salud.
Pero el primer ministro Naoto Kan prohibió este miércoles el consumo de leche y verduras de hojas verdes procedentes de varias prefecturas cercanas a Fukushima debido a los altos niveles de radiactividad.
Niveles peligrosos
El temor a la contaminación de productos marinos aumenta después de descubrir niveles anormalmente altos de sustancias radiactivas en el agua del mar cerca de la central.
Fuera de Asia, la preocupación también es creciente. Estados Unidos ha prohibido la importación de leche, productos lácteos, verduras frescas y frutas procedentes de las cuatro prefecturas cercanas a la central.
Francia, por su parte, pidió a la Comisión Europea que imponga un "control sistemático" a las importaciones de productos frescos procedentes de Japón en la Unión Europea.
En Corea del Sur, comercios y consumidores no quieren correr ningún riesgo pese a los análisis efectuados en las importaciones japonesas.
Dos de los principales mercados, Lotte Mart y Homeplus, han suspendido las ventas de pescado japonés esta semana.
"Las aduanas les han declarado aptos para el consumo pero los hemos eliminado ya que los consumidores tienen miedo", indicó el portavoz de la cadena Homeplus.
Medidas preventivas
Honk Kong anunció este miércoles la prohibición de importar algunos productos alimentarios japoneses, después de detectar niveles anormalmente altos de radiactividad en legumbres importadas del archipiélago.
Con 600 restaurantes japoneses en Hong Kong que emplean a unas mil personas, la caída de la clientela es perceptible. "Constatamos una reducción de la actividad y esto amenaza a los ingresos de la gente que trabaja" en los restaurantes, dice Yuen Fuk-wo, presidente del sindicato de la restauración del territorio.
La Organización Mundial de la Salud estimó el lunes que las autoridades japonesas habían reaccionado de manera apropiada y pidió que no cunda el pánico en la población.
Pavel Tkalich, un ingeniero que asesoró al gobierno ucranio sobre el peligro de radiación después de Chernobyl, subrayó que nadie sabe todavía el alcance de la contaminación en la cadena alimentaria en Japón y en los alrededores.
"Todo depende de la cantidad" de radiación en el suelo y en el agua, "pero la información todavía no es clara", declaró.
©Univision.com y Agencias
Commentarios