No estaban muertos, andaban de

Univision.com | Sep 09, 2008 | 5:57 PM

Son "enojones"

CIUDAD DE MÉXICO - Como diría aquel famoso dicho, “algunos mexicanos no niegan la cruz de su parroquia”. Pareciera que atrás quedó el mexicano con sombrero, y bigotes que con traje de charro dominaba y conquistaba a las mujeres que caían tendidas a sus pies.
Aunque esta imagen se esfuma, los machos mexicanos parecen no estar en peligro de extinción.  Al menos la mayoría de ellos aún lo cree, de acuerdo a una encuesta realizada por la Consulta Mitofsky, que revela que el 18% de los 106 millones de habitantes de México no lloran.
Según la firma privada que encuestó a 1,000 mexicanos de ambos sexos entre el 24 y el 29 de julio, para conocer más acerca de los sentimientos, uno de cada seis hombres dice nunca llorar, y un porcentaje similar -el 16%- se enoja muy frecuentemente", algo que podría alimentar el estereotipo del mexicano “muy macho”.
Entre los que se enojan frecuente y regularmente suman "60%" los mexicanos que se declaran enojadizos. Y aunque no lloren, esos pesares se manifiestan con gritos, añade Mitofsky.
"Uno de cada cinco mexicanos declara que grita muy frecuentemente y esa forma de expresión alcanza una alta frecuencia en 25% de los jóvenes y 11% de los mayores de 50 años", según la encuesta.
Consultados por Univision.com algunos mexicanos admiten que el machismo es parte de ellos y de su sociedad.“Es la imagen que se ha proyectado a través de los medios de comunicación, como en el cine, se proyecta a un mexicano machista. Es un circulo vicioso, el que el padre que lo es, transmite sus actitudes a sus hijos”, comentó Omar Camacho Salgado.A decir de los sociólogos expertos Mathew Guttman y Alfredo Mirande, el mexicano tiene la imagen de macho, pendenciero y le gusta que la mujer y los hijos le sean serviciales.
Como lo menciona Guttman en un artículo publicado en la gaceta la Jornada de la  Universidad Nacional  Autónoma de México (UNAM), “el machismo siempre ha estado ligado al nacionalismo cultural mexicano. El macho se convirtió en 'el mexicano'. El machismo existe y en el proceso, ayuda a fomentar su existencia”, señaló en el impreso.
“Si creciste en una familia donde mamá te tiene q servir, lavar, planchar y tu no te mueves porque q eres hombre, creces esperando a una mujer igual y si no es así mamá te dice  que no es una buena mujer. Aun hay familias en donde sólo el hijo tiene herencia, al fin la mujer se casa y q la mantengan”, dijo Michelle Butron.
El ex presidente Manuel Ávila Camacho fue quien popularizó la palabra durante su campaña, ligándola a su apellido en esa misma década (¡Viva el pueblo siempre macho!, Viva Ca-Macho), según la periodista Clarisse Céspedes en un artículo publicado en Impre.com.

Pedro Infante remasterizado

Famosas son las películas mexicanas en donde actores como Pedro Infante, Jorge Negrete, Luis Aguilar, entre otros, representaban fielmente a estos machos que eran borrachos, mujeriegos, mal hablados, valientes y eso sí, 'muy hombres'.Las imágenes de la llamada época del cine de oro mexicano, no dejan mentir: son típicas las escenas de pelea por el amor de una mujer, la veneración hacia el tequila, los sombreros y las pistolas y el orgullo en alto por la famosa frase “los hombres no lloran”.“Es algo que se va pasando de generación tras generación aunque no sea algo así como una enfermedad, más bien es una actitud”, opinó Miriam Ordóñez.Y para muestra basta un botón: La oveja negra, estelarizada precisamente por Infante y  Fernando Soler, trata del ejemplo que da el padre a su hijo, que domina a su familia. Además el padre es mujeriego, parrandero y jugador. Las frases bien machas son muy comunes en la sociedad: “aguántese que por eso es hombre”, “esos son trabajos de hombres”, “el que llore es mariquita (homosexual), “aquí sólo mis chicharrones truenan” (se refiere a 'aquí  mando yo') y “los hombres podemos tener mil y una viejas, ustedes no” (refiriéndose a mujeres), son sólo algunas.Los chistes machistas también abundan así como las canciones y las burlas para quien no resulta tan macho como “se debe ser”. Incluso a las mujeres que tienen otras tendencias sexuales son llamadas “marimachas”.“Creo que lo relacionan en si con el latino aunque más con el mexicano y es por nuestra ideología y la forma de ver a las mujeres, no sólo de los hombres sino de nosotras mismas. Las más machistas somos las mujeres y así educamos a nuestros hijos, nosotras mismas ponemos estereotipos”, aseguró Michelle Butron.
Sexo contra sexoTambién a un hombre que no ingiere alcohol, le pierden el respeto y lo llaman cobarde mientras que a una mujer que tiene la misma actitud, la favorecen diciendo que es toda una dama.
La música vernácula es parte de esta imagen. Fieles representantes son Alejandro y  Vicente Fernández, cuya personalidad se proyecta internacionalmente aunque ellos rompen  con algunos códigos de los hombres en México: padre e hijo se besan en los labios, acción poco vista entre familiares masculinos, de hecho es inusual que los varones besen sus mejillas.Ante todas estas situaciones, se puede notar que al parecer el macho mexicano no ha pasado de moda. Los machos existen y según lo confirma la encuesta, están lejos de extinguirse.
©Univision.com
Commentarios