México festejará sin sus héroes

EFE | Jul 14, 2010 | 4:51 PM

Se desconoce paradero

MÉXICO - México festejará este año el Bicentenario de su Independencia sin los restos del insurgente José María Morelos, que según diversos expertos permanecen perdidos, y sin conocer la auténtica fisonomía de los llamados Padres de la Patria, dijo el historiador Carlos Flores."De acuerdo con el historiador Luis González y González, el retrato más conocido de Miguel Hidalgo y Costilla fue pintado durante el imperio de Maximiliano de Habsburgo (1832-1867) y tomaron como modelo a un hermano menor de Hidalgo -quien ya era un anciano- y supuestamente era el que más se parecía, y de los demás se hicieron con base en descripciones", explicó Flores.
El experto recordó que los aniversarios de la Independencia comenzaron a celebrarse durante la época de Maximiliano y, como no se tenían retratos de los "héroes", éstos se mandaron a hacer casi 50 años después de que hubiesen fallecido.
Sobre el retrato del cura Hidalgo -considerado el iniciador de la lucha de Independencia-, el historiador José Manuel Villalpando afirma que "el pintor del lienzo original de Hidalgo, Joaquín Ramírez, se inspiró en uno de los hermanos menores de Hidalgo".
Villalpando, actual coordinador de los Festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución, señaló que la imagen que prevalece de Hidalgo como un cura con sotana negra no se corresponde con la realidad.
También recuerda que una litografía de Claudio Linati muestra a un Hidalgo muy diferente, regordete y con un atuendo multicolor.
Por otro lado, el pasado 30 de mayo se exhumaron los restos de doce héroes de la Independencia, entre los que están los de José María Morelos.
Carlos Flores recuerda que en 1823 el Congreso decretó exhumar de diversos panteones las osamentas de los principales caudillos de la Independencia y concentrarlos en unas urnas en la Catedral Metropolitana para rendirles un homenaje.
Sin embargo, la exhumación de los restos fue un proceso confuso desde su origen. La historiadora Carmen Vázquez Mantecón destacó las dudas sobre la identidad de los restos, ya que algunos estaban en fosas comunes, otros en sitios desconocidos y los de los principales dirigentes sólo se tenía certeza sobre los cráneos, debido a que habían sido decapitados.

Suspicacias y especulaciones

Durante el Siglo XIX las osamentas se exhibían al público, hasta que en algún momento de esos años las osamentas "quedaron revueltas y no supieron cuál era cuál".
En un artículo publicado en la revista "Relatos e Historias de México" (Editorial Raíces, julio 2010), Flores recordó que hace cien años, cuando los restos de la padres de la patria debían trasladarse a la Columna de la Independencia en el Paseo de la Reforma "se supo que los de Morelos habían desaparecido".
En el artículo, el historiador cuenta como en la segunda mitad del siglo XIX surgieron numerosas suspicacias y especulaciones sobre la desaparición de los restos de Morelos.
Flores recuerda que una de las leyendas en torno a los restos de Morelos afirma que su hijo Juan Nepomuceno Almonte los extrajo y los llevó consigo a Francia en 1867 tras la derrota del imperio de Maximiliano, y supuestamente los depositó en una iglesia.
Según esta versión, en 1891 se abrió la tumba de su hijo en París para verificar -sin éxito- si ahí se encontraban los restos mortales del prócer.
Flores afirmó que el caso de Morelos "no es el único, pues existe la incógnita sobre la identidad de otros héroes, sobre los cuales no tenemos ninguna certeza".
Precisó que de el cadáver de Juan Aldama se sabe que lo decapitaron en Chihuahua y se conocía el sitio donde quedó su cráneo, pero no el resto del cuerpo.
Sobre el destino de los restos de Morelos, Flores señala las posibilidades de que hayan sido arrojados al mar, trasladados a otra cripta en otra iglesia o que estén en la base de un monumento al héroe en la capital mexicana.
"La búsqueda continúa, pero al parecer el misterio alimenta la espera y la incertidumbre que ya se han tornado bicentenarias", sentencia el experto.
©EFE
Commentarios