La reforma migratoria causa nuevas divisiones en Estados Unidos

Univision.com y Agencias | Apr 02, 2010 | 10:24 AM

Se ensancha la brecha

WASHINGTON - Una guerra de palabras y recriminaciones se desató entre activistas a favor de una reforma migratoria que legalice a la mayoría de indocumentados y la dirigencia del Partido Republicano, al término de una reunión el miércoles en la capital estadounidense. Unos aseguran que la oposición al gobierno de Barack Obama se comprometió a respaldar un proyecto comprensivo, pero la organización política negó todo compromiso y aseveró que el encuentro sólo tuvo un carácter informativo.
El jueves, un día después de la reunión entre 10 líderes pro inmigrantes y la dirigencia del Partido Republicano, ambos bandos se acusaron mutuamente de haber tergiversado el mitin cuya agenda fue el espinoso tema político.Reportes de prensa dan cuenta que a la sesión acudieron Michael Steele, presidente del Partido Republicano, y dirigentes de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes y batallan para que el Congreso apruebe una reforma migratoria generosa.Los dirigentes anunciaron luego que Steele se comprometió a empujar la reforma migratoria.Lanzaron un comunicado"Nos alienta este primer paso", explicó un comunicado de la coalición de grupos civiles, Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM)."El presidente Steele entiende claramente que el futuro del Partido Republicano luce oscuro si continúa con su politiquería con la reforma migratoria", aseguró el texto.Según esa versión, Steele se habría comprometido con los activistas a buscar más apoyos legislativos dentro de su bancada para el proyecto de reforma migratoria bipartidista.De los 57 asientos demócratas en el Senado, entre 10 y 12 no apoyan la reforma migratoria porque fueron electos en distritos electorales que no respaldan la legalización de indocumentados. El único republicano que hasta ahora la expresado un apoyo público al proyecto es Lindsey Graham, pero para aprobar un cambio hacen falta 60 votos de un total de 100.Sólo un borradorEl proyecto de reforma migratoria, 15 meses después de la toma de posesión de Obama -quien prometió durante su campaña que lo impulsaría en el curso del primer año de mandato-, todavía está en veremos.Los Senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) sólo han presentado un borrador que, entre otras recomendaciones, incluye mayor seguridad en la frontera con México, un nuevo mecanismo de identificación para trabajadores nacionales y extranjeros y una rigurosa vía de legalización para indocumentados que sepan inglés, llevan tiempo en Estados Unidos, paguen una multa y carezcan de antecedentes criminales.Con borradores no se logra una reforma comprensiva, coincidieron varios dirigentes pro-inmigrantes consultados por Univision.com. "Hace falta el apoyo republicano. Sin bipartidismo no habrá cambios"."(Steele) Parecía que entendía el dilema político que supone continuar ofendiendo a las comunidades latina e inmigrante al politizar este tema (la reforma migratoria)", aseguró Hoyt en un comunicado.¿Habrá reforma migratoria en 2010? Comente aquí.

La respuesta republicana

Tras el boletín de FIRM, el Partido Republicano dio una versión contraria del encuentro."La reunión fue ideada como una oportunidad para escuchar las preocupaciones y discutir el claro apoyo del Partido Republicano a la inmigración legal", indicó el documento."Cualquier afirmación de que el Comité Nacional Republicano hizo algún compromiso político es una clara distorsión", explicó el texto republicano.Un portavoz de esa colectividad política, además, negó a periódicos como The Wall Street Journal y The New York Times que la reunión hubiese concluido con un compromiso."Cualquier afirmación de que el Comité Nacional Republicano asumiera algún compromiso político es una clara distorsión", aseguró el portavoz de Steele, Doug Heye, a The New York Times.Guerra de palabrasJoshua Hoyt, uno de los activistas de FIRM, dijo en un nuevo comunicado que la explicación republicana "parece una broma del Día de Santos Inocentes" (April's Fool), que Estados Unidos se celebra el Jueves Santo."Steele parecía legítimamente sensible a la necesidad de ampliar la base del Partido", aseguró Hoyt.La directora ejecutiva de One America, Pramila Jayapal, quien a la puerta del Club Nacional Republicano calificó el encuentro como "positivo" y "productivo", expresó el jueves su "sorpresa" de que Steele hubiese dado marcha atrás."Algunos en el Partido Republicano lo entienden", aseguró el director ejecutivo de FIRM, Deepak Bhargava, pero advirtió de que "el futuro de ese partido no está junto a los extremistas y a menudo activistas antiinmigrantes del movimiento 'Tea Party'".La entrevista de Steele y los activistas fue gestada tras una protesta pacífica de Firm en la sede del partido opositor estadounidense, según su comunicado.

Todos se están culpando

De acuerdo con un reporte de la Agencia Francesa de Noticias (AFP), fuentes del Partido Republicano aseguraron que la reforma migratoria es apoyada por varios legisladores, pero que consideran que la Casa Blanca debe apoyar más ese proyecto.La Casa Blanca a su vez considera que la reforma, que ya fracasó en el Congreso en 2006 y 2007, debe ser apoyada claramente por los republicanos.Pero ninguno de los dos partidos ha anunciado por ahora la elaboración de un amplio proyecto bipartidista que cuente con los votos suficientes en ambas cámaras para ser aprobado sin mayores contratiempos.Un plan y un borradorEl 15 de diciembre un grupo demócrata integrado por unos 70 congresistas demócratas encabezados por el legislador Luis Gutiérrez (Illinois), entregó a la Cámara de Representantes un proyecto de reforma migratoria que incluye, entre otros beneficios, una vía de legalización para indocumentados que no tienen antecedentes criminales, pagan impuestos y llevan tiempo en el país.Tres meses más tarde, la tercera semana de marzo y casi en la víspera de una marcha nacional por la reforma migratoria que se celebró en Washington DC y a la que asistieron unos 200,000 manifestantes, los senadores Schumer y Graham presentaron una propuesta marco, de cuatro puntos, para cambiar la actual ley migratoria.El proyecto recomienda:Reforzar la seguridad en la frontera;Poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados;Tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, yEl establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales.
Sólo para los buenosEl plan Schumer-Graham promete además una "tolerancia cero" para los delincuentes que cometan delitos, y prevén más personal y más medios para la Patrulla Fronteriza (Border Patrol).Pero "poner fin a la inmigración ilegal no puede ser el único objetivo de la reforma migratoria. El desarrollo de un sistema racional de inmigración legal es imprescindible", arguyeron los senadores. Así, los extranjeros que completaran estudios avanzados científicos o tecnológicos en universidades estadounidenses podrían recibir la residencia.

Millones bajo la lupa

En cuanto a los beneficiarios de la vía de legalización, según el borrador Schumer-Graham, tendrían que someterse a una investigación sobre sus antecedentes y dominar el inglés antes de poderse poner a la cola de los inmigrantes que esperan su turno para conseguir la residencia permanente.Poco después de conocido el plan Schumer-Graham, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que expresó que el Presidente Obama acogió con satisfacción el documento."En junio, me reuní con miembros de ambos partidos y asigné a la secretaria Napolitano para que trabaje con ellos y con grupos clave de todo el país a fin de formular una estrategia integral que arregle por fin nuestro sistema quebrado de inmigración", dice la nota. Y agrega: "Me complace ver que los senadores Schumer y Graham han producido un marco prometedor y bipartidista, que puede y debe ser la base para avanzar".Nuevas promesas"Mi gobierno realizará consultas adicionales con los senadores sobre los detalles de su propuesta, pero el próximo e importante paso será convertir su marco en una propuesta legislativa, y que el Congreso actúe lo antes posible", anotó Obama. Durante la campaña electoral, Obama se había comprometido a empujar una reforma migratoria, pero la promesa fue postergada por postergada por el debate de otros temas de mayor importancia, entre ellos la crisis económica, las guerras en Afganistán e Irak y la reforma de salud.Tras revisar el documento, Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), dijo en un comunicado que esperaba que Obama firme este proyecto en el curso de 2010.Agregó que el plan Schumer-Graham debe ser "fortalecido con el trabajo de todos" y que sólo de esa forma podrá concretarse este año.
©Univision.com y Agencias
Commentarios