Incesto, Secreto de familia

Univision | May 15, 2007 | 2:36 PM

Más segura en la escuela que en casa

Connie Mercado, de 37 años, y Francisca de 69, contaron sus horribles experiencias de abuso sexual por parte de familiares. No te pierdas Aquí y Ahora cada jueves a las 10 pm / 9 centro por Univision.
A sus 37 años, Connie Mercado recuerda que se sentía más segura en la escuela que en su propia casa. "Una maestra, cuando estábamos en el school yard, me vio mis piernas que estaban bien malas". Desde muy pequeña, sufrió los maltratos de su madre alcohólica, hasta el punto de que tuvieron que enviarla a un hogar sustituto.
Ella asegura que allí pudo escapar de los golpes de su madre, pero no de lo que le hizo su padre durante una visita de fin de semana, cuatro días después de cumplir siete años. "Yo recuerdo que él entró en el cuarto. Me hice la dormida pero estoy despierta. No me habla, quita la cobija, quitó mis calzones… Y él eyaculó y usó una toalla, pero porque era niña, no sabía qué era eso". Desde entonces, no ha dejado de hacerse las mismas preguntas: "¿Por qué papi? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué yo?"
Según Connie Mercado, su padre le pidió perdón cuando ella era una adolescente. La última vez que habló con él fue hace 14 años. Ella está casada y tiene cuatro hijos. Mercado asegura que pudo seguir adelante gracias a Child Help USA (1-800-4-A-CHILD), una organización nacional que ayuda a niños víctimas de abuso.
Recuerdos que no se pueden borrar
"Parece ser que lo malo que me sucedió a mí, es lo que más está en mi memoria", dijo Francisca de 69 años, quien prefiere mantener su identidad en secreto. "En 1946, que tenía yo 8 años, una hermana mía mayor empezó a abusarme sexualmente". Según ella, todo sucedía de noche, en el mismo cuarto que compartía con otros familiares. "Lo único que me decía era que no fuera a gritar, que no dijera nada".
Ella dormía en la misma cama con su hermana de 15 años. "Yo decía que por qué me hacía eso, manosearme totalmente todo mi cuerpo, principalmente mi vagina, para ser francos, mis senos, y besarme todo mi cuerpo en una forma, muy, muy grosera, muy terrible". Hasta que un día, Francisca se armó de valor y decidió que tenía que hacer algo. "Cuando fue la tercera vez que ella me manoseó, yo en la mañana hablé con mi mamá. Me dijo que era yo una mentirosa, que mi hermana no podía estar haciendo eso".

La traición de un familiar

Lejos de recibir el apoyo de su madre, Francisca, fue castigada severamente las veces que acudió en su ayuda. "Las tres veces fui golpeada. Fueron unos golpes terribles, me golpeaba salvajemente". En una ocasión, la golpiza fue tan fuerte que Francisca tuvo que ser hospitalizada. "Ya después ya no volví a decir nada".
Según Francisca, los abusos continuaron durante siete años, hasta que su hermana se fue de la casa. Ella asegura que las consecuencias del abuso las vivió en sus tres matrimonios. "Nunca jamás tuve yo un orgasmo con ninguna persona, y me da pánico que alguien me toque". "Aunque me hizo muchísimo daño, la he perdonado, y con todo mi corazón, todos los días, le digo a Dios que la llene de bendiciones y que si le quedan algunas poquitas, también me las de a mí".
Sin miedo al escarnio público
"Tiene que pagar por lo que hizo", denunció la cantante Jenni Rivera, quien a pesar de ser una figura pública, decidió no callar el incesto que sufrieron sus dos pequeñas. Ella denunció a su ex marido, José Trinidad Marín, tan pronto como sus hijas le confesaron lo que él les había hecho desde muy niñas. Esta semana, el ex esposo de la cantante fue condenado a cumplir seis años de cárcel por el abuso sexual que cometío contra sus hijas.
El concepto de incesto de padres con hijas, madres con hijos, y entre hermanos, es universalmente prohibido en todos los pueblos, según explicó José Eduardo Tapan, Sicoanalista y Antropólogo en Ciudad de México. Sin embargo, Tapan asegura que cada cultura concibe el incesto de diferentes formas: algunos lo hacen con el propósito de preservar su cultura o el poder familiar. Por ejemplo, en los pueblos árabes se permiten relaciones consanguíneas como entre tíos y sobrinos.
Según cifras basadas en estudios del Departamento de Justicia, en Estados Unidos se reportan 29 mil casos de incesto al año. Se calcula que el 40 por ciento de los niños han sufrido abuso sexual por parte de un familiar y que miles nunca han sido reportados.
Además de Child Help USA, organizaciones como RAINN (Rape Abuse & Incest Nacional Network / 1-800-656-HOPE) y National Council on Child Abuse & Family Violence (1-800-222-2000) también brindan ayudan a los niños víctimas de abuso sexual.
©Univision
Commentarios