Kerry sigue búsqueda secreta de VP

EFE | Jun 20, 2004 | 2:29 PM

Empatado con Bush; busca chispa

WASHINGTON - El demócrata John Kerry prosigue esta semana su búsqueda de un candidato que le acompañe en la campaña por la Casa Blanca, mientras la ofensiva publicitaria del Partido Republicano ha mellado su imagen.
El senador por Massachusetts ha mantenido reuniones personales con varios posibles compañeros de candidatura: se entrevistó con algunos la pasada semana y tiene previstas más reuniones en los próximos días.
La selección del compañero de candidatura puede resultar crucial para los comicios del 2 de noviembre si fortalece la imagen de Kerry, afectado por una campaña publicitaria de 85 millones de dólares con la cual los republicanos han generado desde marzo dudas sobre el adalid demócrata.
La campaña publicitaria contra Kerry concluirá el domingo próximo y los republicanos harán una pausa de un mes en los anuncios de televisión.
Pero las encuestas indican que éstos ya generaron dudas suficientes sobre el candidato demócrata como para impedir que éste se beneficie de los altibajos de la popularidad del presidente George W. Bush.
Las encuestas, en general, muestran que Bush y Kerry están casi empatados en la preferencia de los posibles votantes, pero los reveses sufridos por el presidente en la política internacional y las dudas del público sobre la situación económica, no se han traducido en un aumento del respaldo ciudadano para el demócrata.
La personalidad de quien elija Kerry como su candidato para la Vicepresidencia, su capacidad para atraer votos a escala nacional o la posibilidad de que éste sea decisivo para ganar un estado específico son elementos decisivos en este proceso.
El interés en los círculos políticos de Washington se disparó esta semana, cuando se supo que el senador republicano John McCain (Arizona) había rechazado los acercamientos de Kerry para formar una especie de candidatura de "unidad nacional".
A pesar de que McCain es republicano, se enfrenta a menudo a la ortodoxia de su partido y por ello es muy popular entre los votantes independientes.

Entrevista con Gephardt

Sin embargo, el senador por Arizona, quien a pesar de las diferencias políticas es amigo de Kerry (ambos lucharon en Vietnam y han trabajado en leyes relacionadas con ese país y los veteranos) decidió finalmente hacer campaña con Bush y expresó el viernes su apoyo al presidente en la base militar de Fort Lewis (Washington).
Además, esta semana se supo que Kerry se había entrevistado durante más de una hora con el veterano representante Richard Gephardt (Misuri), uno de los fallidos aspirantes a la candidatura presidencial demócrata.
En Misuri, un estado industrial donde se han perdido muchos empleos en los últimos años, Bush ganó por muy poca diferencia en las elecciones de 2000.
La campaña de Kerry podría ver en Gephardt una baza a la hora de conseguir la victoria en ese estado, igual que de lograr el apoyo del voto obrero en estados de tradición industrial que apoyaron a Bush en 2000 (Ohio o Virginia Occidental), o en los que el presidente cree que puede ganar (Pensilvania).
Hasta ahora, Kerry ha mantenido un mutismo casi total, e incluso ha restado credibilidad a las filtraciones de su reunión con Gephardt.
"Yo soy la única persona que sabe cuándo haré" el anuncio, dijo el candidato demócrata, que tiene que revelar su decisión antes de la Convención Nacional de su partido, que comienza el 26 de julio en Boston (Massachusetts).
Kerry tiene previsto mantener durante la semana próxima más entrevistas personales con posibles compañeros de candidatura, pero ya ha avanzado que mantendrá una discreción total hasta el momento del anuncio.
Entre los mencionados figuran los senadores John Edwards (Carolina del Norte), Evan Bayh (Indiana), Bob Graham y Bill Nelson (Florida), igual que los gobernadores Tom Vilsack (Iowa) y Bill Richardson (Nuevo México).
Edwards, el hombre que más problemas puso a Kerry para lograr la victoria en las elecciones primarias, es uno de los favoritos, ya que su oratoria fácil y populista cala muy bien entre el electorado.
Fuentes de la campaña de Kerry han señalado que, como el candidato demócrata está prácticamente empatado con Bush en las encuestas, no necesita elegir a un compañero de candidatura que rompa los moldes tradicionales y dar así algún tipo de chispa que reactive su campaña.
Por ello, añaden que Kerry buscará a un candidato a vicepresidente que coincida con su mensaje y lo respalde, pero que no sea controvertido, no tenga flancos políticos débiles ni le pueda restar votos.
©EFE
Commentarios